MÉXICO
02/04/2018 7:07 AM CDT | Actualizado 02/04/2018 7:52 AM CDT

📷 Motín y asesinatos dentro del penal de La Toma, Veracruz

Al menos seis policías murieron en el levantamiento en esta cárcel, cuando intentaban trasladar a cuatro cabecillas peligrosas.

AFP/Getty Images

Siete personas, seis de ellas policías, murieron la mañana de este domingo durante un operativo para controlar un motín en una cárcel del estado de Veracruz (este de México), informó el gobierno local.

El motín inició el sábado a las 22:00 horas en el penal de La Toma, en la localidad de Amatlán (sur), cuando las autoridades intentaban trasladar a cuatro presos de alta peligrosidad, quienes mantenían el control y desde ahí seguían delinquiendo, de acuerdo con la agencia EFE.

"Al ingresar, seis de los elementos policíacos fueron agredidos y encerrados en un espacio sin salida. Los internos prendieron fuego y provocaron que con el humo se intoxicaran y perdieran la vida", añadió la AFP citando un comunicado del gobierno local.

Siete presos también están heridos, dos de ellos de gravedad, mientras que otros 15 policías se encuentran hospitalizados, agregó AFP.

Victoria Razo/AFP/Getty Images
Los guardias de la prisión La Toma colocan una lista con información sobre los presos heridos trasladados a un hospital, después de que se registrara un motín, en el que murieron siete personas, entre ellos siete policías, en Amatlan de los Reyes, Veracruz, el 1 de abril de 2018.

Victoria Razo/AFP/Getty Images
Familiares de los preso esperan información afuera de La Toma.

El gobernador explicó que se está definiendo la identidad de una víctima más para determinar si se trata de un interno o un custodio debido a que no estaba uniformado. Inicialmente las autoridades informaron que los siete fallecidos eran policías, citó la agencia Reuters.

El gobierno precisó que ya se inició una investigación y que militares han apoyado a las policías estatales para controlar la zona en un operativo que continuaba por la tarde.

Óscar Martínez / Reuters
Policías refuerzan la seguridad de las inmediaciones y en las instalaciones de La Toma.

Victoria Razo/AFP/Getty Images
Policía estatal y de la Fuerza Civil bloquearon el camino hacia el penal, en un intento de controlar la situación dentro del penal y con los familiares que llegaron a pedir informes de los reos heridos.

Óscar Martínez / Reuters
Policías y militares en resguardo de La Toma.

Decenas de familiares de los internos se arremolinaron en el exterior de la cárcel para exigir informes sobre sus familiares, por lo que debieron ser contenidos por agentes de la Policía Federal, el Ejército y la Secretaría de Marina- Armada de México, de acuerdo con EFE.

Cuando el mandatario veracruzano llegó al centro de reclusión al mediodía del domingo, fue recibido a gritos con reclamos por la falta de información de lo ocurrido, citó EFE.

Óscar Martínez / Reuters

Óscar Martínez / Reuters
Una mujer llora mientras espera información de su familiar preso.

VICTORIA RAZO viía AFP/Getty Images

La Comisión Estatal y la Nacional de Derechos Humanos intervino para garantizar el respeto e integridad física de los internos, muchos de ellos acusados de homicidio, secuestro y extorsión.

En su informe anual de 2017, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos dijo que entre los problemas que enfrenta el sistema penitenciario mexicano están sus malas condiciones, la violencia en su interior y la presencia de grupos delincuenciales.

Las disputas entre los cárteles de Jalisco Nueva Generación, los Zetas, exmilitares de élite, y el Cártel del Golfo han convertido a Veracruz en una de las regiones más convulsas del país.

La escalada de violencia que se presenta en esta región del Golfo de México ha dejado en promedio anual entre 800 y mil muertes, e incontables detenidos por participar en actividades ilícitas.

Desde la llegada de Yunes Linares, del derechista Partido Acción Nacional (PAN) al Gobierno de Veracruz (diciembre de 2016), los principales organismos de medición de delitos han registrado aumentos en todos los crímenes.