INTERNACIONAL
29/03/2018 10:47 AM CST | Actualizado 29/03/2018 10:51 AM CST

“Un mundo indiferente” está viendo una “masacre masiva”: trabajador humanitario en Siria

“Cada vez hay menos ayuda” en la región asediada de Siria.

Anadolu Agency via Getty Images
Edificios dañados después de los ataques aéreos en el este de Ghouta, cerca de Damasco, Siria.
Anadolu Agency via Getty Images

Un trabajador humanitario en Guta del este, la región asediada de Siria, ha hablado de la angustia y desesperanza que sienten muchos de los que están atrapados por los ataques aéreos y no pueden escapar, diciendo que es "una matanza masiva de la que un mundo indiferente es el único testigo".

Desde 2013, Guta, una región que colinda con Damasco, la capital, ha sido blanco de las fuerzas del gobierno en la guerra civil de Siria, a fin de suprimir las fuerzas rebeldes y de oposición guarecidas en el área. En febrero, el gobierno lanzó un operativo para recuperar las áreas de Guta ocupadas por los rebeldes, el cual consiste en una campaña de bombardeo más agresiva y un bloqueo de la ayuda médica y del acceso de comida a la región.

AFP/Getty Images
Los niños caminan sobre los escombros después de un ataque aéreo en Douma, en el este de la región Guta, Siria, el pasado lunes. Los últimos ataques han matado a por lo menos 13 personas por la noche, afirmó el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

Amnistía Internacional denuncia que más de 500 civiles han sido asesinados en los últimos meses durante una "catástrofe humanitaria", mientras que otros miles han resultado heridos. La Red Siria para los Derechos Humanos, con base en Gran Bretaña, señaló en un informe de febrero que, desde 2013, 13,000 personas han sido asesinadas en la región. Los hospitales, escuelas y centros ceremoniosos se encuentran entre los edificios dañados por los bombardeos.

El Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, declaró el mes pasado que las 400,000 personas atrapadas en el este de Guta estaban viviendo "el infierno en la tierra", cuando la ONU votó unánimemente por apoyar un cese al fuego de 30 días en Siria y el levantamiento del sitio de Guta. Sin embargo, los llamados a cese al fuego han sido ignorados, de hecho, los reportes indican más de 100 fallecidos en la semana posterior a la resolución.

Abdelkarim Ibrahim, un trabajador humanitario asociado con Save The Children, está trabajando en el este de Guta para distribuir paquetes para el invierno a los civiles. Con la ayuda de un traductor, informó al HuffPost del "pánico histérico" que experimenta la gente atrapada en la región frente a "ataques aéreos constantes, bombas de barril y bombardeos de artillería."

"Ha habido un deterioro devastador en la calidad de vida de la población de Guta", dijo sobre Siria.

"Los civiles del este de Guta nunca han presenciado una campaña ofensiva tal en un lugar donde... se han lanzado más de 4,200 ataques aéreos sobre la ciudad del este de Guta. Una ciudad con un área total de 107 kilómetros cuadrados (alrededor de 41 millas cuadradas) y con 400,000 habitantes que ha sido asaltada por más de 4,200 ataques aéreos".

Anadolu Agency via Getty Images
El humo asciende después de los ataques aéreos en la ciudad del este de Guta, Kafr Batna, Siria.

Ibrahim dice que las condiciones de alto el fuego se han ajustado de manera efectiva a solo una ventana de dos horas cada día antes de que se reanude la acción militar. Dijo que este tiempo no era suficiente para que los trabajadores humanitarios ingresen y traigan ayuda médica o alimentos. Los civiles se están refugiando de las bombas en sótanos inadecuados, superpoblados e insalubres.

"Los refugiados internos carecen de los elementos esenciales mínimos para la vida humana: alimentos, medicinas y ropa. Actualmente, todas las personas de Guta viven en sótanos sin equipar, con los elementos básicos necesarios para vivir", dijo.

"Los sótanos son cárceles para las masas ... Esa abyecta falta de limpieza y de instalaciones sanitarias, como el agua y el equipo de higiene personal, ha provocado la propagación de epidemias y otros problemas relacionados, como los piojos entre los niños. La escasez de medicamentos para personas con enfermedades crónicas, como la diabetes y la presión arterial alta, ha llevado a la muerte. Las personas con enfermedades renales no pueden tener sesiones de diálisis que podrían salvan vidas.

"Hay dificultad para enterrar cadáveres. Los cementerios de la ciudad se encuentran entre las áreas afectadas por el bombardeo, lo que hace imposible que las personas entierren los cuerpos de los muertos. En Douma, la gente tenía que enterrar a los muertos en los parques públicos y en los patios traseros de las casas porque no les era posible llegar al cementerio de la ciudad".

Anadolu Agency via Getty Images
El humo asciende después de los ataques aéreos en la ciudad del este de Guta, Kafr Batna, Siria.

Ibrahim afirma que la gente alrededor del mundo ha ignorado la situación en Siria y sostuvo que la ayuda prometida y la que ha llegado al este de Guta es "una vergüenza para el mundo". Dijo que lo que llegó alcanzó solamente para el 6% de la población de la ciudad.

"Hay una creciente incapacidad por parte de las agencias de ayuda locales para proporcionar socorro a los civiles. Los mercados y farmacias han sido bombardeadas, y los lugares de trabajo de las organizaciones humanitarias han sido blanco de las fuerzas de ataque", dijo y agregó los mercados y farmacias fueron dañadas.

Una opción es que la gente de otros países del mundo presione a sus gobiernos y a las organizaciones de derechos humanos para que tomen una postura cooperativa contra la masacre masiva de civiles en el este de Guta. El éxito que pudieran tener salvaría cientos de miles de personas de esta masacre masiva de la que un mundo indiferente es testigo.

"Son como cualquier otra persona del mundo. Esto es de lo que debería darse cuenta la gente de fuera, para que puedan usar sus esfuerzos con firmeza y salvarlos y protegerlos contra la injusticia y el asesinato".

Este artículo se publicó originalmente en The HuffPost Australia.