MÉXICO
29/03/2018 7:47 AM CST | Actualizado 29/03/2018 7:47 AM CST

Senadores gastan cada año 27 mdp en 'snacks'

En 3 años realizó 12 mil 100 reuniones, lo que representó un gasto de 82 millones de pesos en café, bocadillos y frutas.

Un cafecito (o varios) para estar despierto durante las sesiones del Senado.
ADOLFO VLADIMIR /CUARTOSCURO
Un cafecito (o varios) para estar despierto durante las sesiones del Senado.

Facilitar café, bocadillos, algunas legumbres o frutas como snacks a los 128 senadores para las sesiones del pleno, las reuniones de las comisiones de trabajo, de los órganos de gobierno, de los grupos parlamentarios e incluso a los invitados a los foros, consultas, conversatorios, comparecencias y audiencias para la construcción de leyes y reformas representaron al Senado un gasto promedio de 27 millones 336 mil 733 pesos anuales.

Durante los años 2015, 2016 y 2017, el Senado realizó 12 mil 100 reuniones formales, que le representaron un gasto en alimentos y utensilios por 82 millones 10 mil 200 pesos, que incluyen los servicios directos a las oficinas de los senadores y de los mandos medios, que no son cuantificados; el promedio de gasto por los eventos que sí son registrados es de seis mil pesos por cada una de ellas.

De acuerdo con las nuevas reglas de transparencia aprobadas por el Senado de la República y que se aplican desde el año 2015, la administración central reporta el número de reuniones que se realizan en el edificio de Reforma e Insurgentes y el gasto destinado en el rubro de Alimentos y Utensilios.

Reportes de gastos

Los reportes de gastos de los años 2015, 2016 y 2017 muestran que el mayor gasto lo realizó en el 2016, a pesar de que fue el año en que menos eventos realizó, comparado con 2015 y 2017, pues:

  • en 2016 fueron en total dos mil 868 reuniones, para las que erogó 28 millones 421 mil 900 pesos,
  • en el 2015 fueron cuatro mil 661, a las que destinó 26 millones 292 mil 900 pesos, y
  • en el 2017 fueron cuatro mil 472, a las que canalizó 27 millones 295 mil 400 pesos.

A partir del reporte detallado de los eventos que realiza, se observa que en tres años completos, el pleno del Senado sesionó en 224 ocasiones, de las cuales 63 fueron en 2015, otras 79 en 2016 y en 2017 sumó 82 reuniones; es decir, fue el año que más trabajó.

Las comisiones, por lógica, suman el mayor número de actividad, con cinco mil 310 reuniones en estos tres años; la mayoría en 2015, con dos mil 348; en 2016 se reunieron en mil 536 ocasiones y en 2017 fueron mil 496 veces que sesionaron.

Los órganos de gobierno, como son la Mesa Directiva y la Junta de Coordinación Política sumaron en tres años mil 599 reuniones; en 2015 fueron 411; en 2016 sumaron 613 y en 2017 fueron 575 reuniones.

Por su parte, los cinco grupos parlamentarios realizaron en tres años mil 147 reuniones. El reporte no especifica cuántos por cada uno de los grupos, pero sí por cada año. En 2015 fueron 341; en 2016 fueron 445 y en el 2017 sumaron 361 reuniones de las bancadas.

En cuanto a los foros, consultas, conversatorios, audiencias y comparecencias se observa que en 2016 fue el año en que menos hubo, pues en 2015 se registraron mil 498; en el 2017 sumaron mil 958 y en el 2016 solo fueron 195 de estas reuniones, que en total se han realizado tres mil 651, lo que representa el nivel de contacto que tiene el Senado con los grupos sociales interesados en participar de las decisiones legislativas.

En el 2015, Excélsior informó que el Senado gastaba en bocadillos, café y algunas botanas en cada sesión del pleno 50 mil pesos, lo que implica que tan solo las 224 sesiones del pleno en estos tres años representaron 11 millones 200 mil pesos de los 82 millones 10 mil 200 pesos en ese periodo.

Este texto se publicó originalmente en Excélsior.