ENTRETENIMIENTO
26/03/2018 5:05 PM CST | Actualizado 27/03/2018 1:06 PM CST

#YaPágameINBA: las denuncias del Munal son tan solo la punta del icerberg

La mayoría de los museos que dependen del INBA no han recibido su sueldo desde diciembre del 2017. Ese pago correspondía a noviembre.

Getty Images

La denuncia realizada hoy por trabajadores del Museo Nacional de Arte (Munal) en redes sociales es tan sólo una pequeña parte del enmarañado burocrático que precariza cada vez más las condiciones laborales de los empleados de este y la mayoría de los museos que dependen del Instituto Nacional de las Bellas Artes (INBA).

"Que no nos hayan pagado desde diciembre del 2017 es lo de menos", dijo para el HuffPost, una fuente que labora en el Munal y solicitó mantener su anonimato para evitar represalias en su trabajo.

Con respecto a las publicaciones en las cuentas oficiales del Munal, esta persona aseguró que el Departamento de Jurídico comenzó con la revisión de equipos para dar con el responsable del mensaje difundido en redes sociales.

El problema que explotó, pero no comenzó, en redes sociales

"Llevo varios años trabajando en el sector cultural de México, pero eso siempre ha sido igual: los primeros tres meses del año son complicados porque suelen no pagarnos con la excusa de que 'no les ha caído el dinero del presupuesto'. Pero eso no lo es más grave", aseguró la persona que accedió a dar su testimonio sobre su experiencia laboral.

El viernes pasado el diario Reforma publicó información recabada gracias a las declaraciones de algunos colaboradores del Museo de Arte Moderno (MAM), Casa Estudio Diego Rivera, Museo Tamayo, Museo Nacional de San Carlos, el Carrillo Gil, Cencropam, Sala de Arte Público Siqueiros, Coordinación Nacional de Teatro y Museo Nacional de la Estampa. Y nuestra fuente dio cuenta de ello.

Cuartoscuro

"Desde que inició el sexenio (de Enrique Peña Nieto) los derechos laborales de los trabajadores en el sector de cultura. Antiguamente existía la posibilidad de acceder a un puesto bajo la modalidad denominada 'plaza de confianza', que es la gente que contaba con todas las prestaciones que contempla la ley. La gente que laboraba por honorarios podía hacerlo bajo dos submodelos: Capítulo 1000 y Capítulo 3000.

"La gente de capítulo 1000 tenía derecho a aguinaldo, seguro médico y vales. Sin embargo, a principios del 2016, mandaron una circular a todos los centros de trabajo de INBA y del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) para solicitar a los jefes que se 'deshicieran' de toda la gente del Capítulo 1000.

Siempre ha sido igual: los primeros tres meses del año son complicados porque suelen no pagarnos con la excusa de que 'no les ha caído el dinero del presupuesto.

De acuerdo con las revelaciones de la persona que habló con este medio, los directores no tuvieron alternativa que ofrecerle a los trabajadores ser contratados pero bajo el régimen del Capítulo 3000, que les exigía las mismas obligaciones sin ofrecer otro beneficio más que el salario. Sin considerar, además, que el pago del sueldo siempre está desfasado por un mes.

"Ante el INBA tú sólo eres un proveedor"

Muséologos, museógrafos, diseñadores, historiadores de arte, entre otros profesionales se ven obligados a firmar de dos a tres contratos al año para no generar antigüedad. A principios de este 2018, autoridades del Munal les notificaron sobre la posibilidad de que fueran contratados ahora por una empresa de outsourcing llamada Negocios Universales, hecho que no se concretó.

"En el INBA debemos ser 1000 personas las que estamos contratadas bajo el régimen del Capítulo 3000 y en el Munal 50. Pero la situación es la misma para todos los centros culturales que pertenecen al INBA y al INAH", aseveró.

Algunos museos como el de Tamayo, el MAM, y Casa Estudio Diego Rivera se pronunciaron en huelga desde el viernes pasado.

Explicó que "al no contar ni siquiera con un contrato que diga que estamos trabajando aquí (los trabajadores del Munal), de marzo a diciembre, no nos quisimos arriesgar y por eso decidimos continuar con la operación del museo. No obstante, sí realizaremos otras actividades para manifestar nuestras inconformidades".

Después de enfatizar que apoyan a los directores de cada museo, adelantó también que, en coordinación con los museos que deseen sumarse a la iniciativa, se elaborará un pliego petitorio que busca mejorar de facto las condiciones laborales en las que se desempeñan.