MÉXICO
22/03/2018 3:23 PM CST | Actualizado 22/03/2018 3:30 PM CST

Todo queda en familia: huachicoleo colectivo en Guadalupito, Puebla

Los pobladores de Guadalupito Las Dalias aprovecharon una toma clandestina de Pemex para hacerse de sus litros de gasolina, a la vista de los militares.

Cortesía

PUEBLA — A pesar de que los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) están bajo vigilancia de militares en Puebla, los ladrones de gasolina siguen haciendo de las suyas.

Familias completas llegaron este jueves con sus galones a una toma ilegal en la comunidad de Guadalupito Las Dalias, perteneciente al municipio de Santa Rita Tlahuapan, para recoger el hidrocarburo regado en el suelo.

Según las autoridades, los huachicoleros dejaron abierto el ducto, una práctica que se volvió constante en 2017, principalmente en comunidades que colindan con el estado de Tlaxcala.

Rapiñas ante la mirada de militares

Hombres, mujeres y niños llegaron la mañana de este jueves a dicho punto con el propósito de apoderarse de la mayor cantidad de gasolina.

Aunque había militares armados en la zona, evitaron desalojarlos mientras que el personal de Seguridad Física de Pemex tardó más de dos horas en acudir a sellar la toma clandestina.

Cortesía

En declaraciones pasadas sobre este practica ilegal, el secretario general de gobierno, Diódoro Carrasco Altamirano, ha asegurado que se tiene detectado el nuevo modus operandi de los traficantes de combustible: primero provocar una fuga en los ductos; luego, convocar a la población y cobrarles 500 pesos para poder robarlo.

Después, los mismos huachicoleros les compran el combustible a las familias.

Esta práctica se frenó en los últimos meses por la instalación de operaciones mixtas en lugares donde cruza el poliducto Minatitlán-México.

De acuerdo con datos de Pemex, la estrategia que se implementó el año pasado para erradicar el robo a los ductos ha dado resultados positivos. El número de ordeñas disminuyó en un 5.8 % de enero a diciembre en comparación con el mismo periodo en 2016, al pasar de mil 533 a mil 443 ordeñas, principalmente en municipios que conforman el triángulo rojo (Tepeaca, Acajete, Quecholac, Acatzingo y Palmar de Bravo).