ESTILO DE VIDA
22/03/2018 4:54 PM CST | Actualizado 22/03/2018 6:30 PM CST

Lo que necesitas saber para borrar tu cuenta de Facebook

Es más difícil de lo que piensas.

blackred via Getty Images
blackred via Getty Images

Terminar con Facebook no es tan fácil. Esta omnipresente red social parece no aceptar el rechazo. Y, sin importar su constante mala conducta, no está dispuesta a dejarte ir sin una pelea, ni a ti ni a tus datos personales.

La acusación más reciente en contra de las malas conductas de Facebook ocurrió el fin de semana pasado, cuando legisladores de Estados Unidos y el Reino Unido exigieron saber por qué no advirtió a sus 50 millones de usuarios que una empresa informática de carácter político, vinculada con la campaña presidencial de Donald Trump en 2016, había recolectado su información para crear el llamado "modelo psicográfico de votantes".

Facebook ya había sido acusado de violar la confianza de sus usuarios: Permitió que se usara como herramientas de desinformación y admitió que mostró publicidad política falsa, diseñada para engañar a los votantes.

Incluso, dejando de lado el miedo de que la información acabe en lugares equivocados, algunos usuarios han llegado al límite de ver videos de gatos y fotos de comida. Quieren decirle adiós, pero Facebook lo hace muy difícil. Entonces, ¿qué puede hacer un usuario de Facebook que está harto?

A Facebook le gusta conservar a sus usuarios, explica Serge Egelman, director de investigación del Berkeley Laboratory for Usable and Experimental Security (Laboratorio de Berkeley para Seguridad Usable y Experimental), una compañía afiliada a la Universidad de California, Berkeley, que investiga cómo las personas toman decisiones relacionadas con su seguridad y privacidad, luego utiliza esos hallazgos para construir sistemas e interfaces más seguros.

El verdadero negocio de Facebook es recolectar información, afirmó Egeleman, y desde años, el sitio ha hecho más difícil que los usuarios eliminen su información, aunque también el mismo internet evita que la información se elimine por completo. Una vez que publicas algo, está ahí, en algún lugar, para siempre. Hasta 2007, Facebook nunca borraba por completo la información del usuario, aunque eliminara su cuenta. Funcionaba más como suspender la cuenta, lo cual significaba que la persona podía recuperar su cuenta y su información en cualquier momento que decidiera regresar a Facebook. En 2008, Facebook empezó a ofrecer la opción de eliminación permanente.

Facebook no está interesado en regalar tu información, cuando puede sacarle una ganancia.

Actualmente, Facebook ofrece básicamente dos opciones de divorcio a sus usuarios: desactivación, que permite al usuario regresar con toda su información (y deja la información a disposición de Facebook, incluso si el usuario no regresa); y eliminación, que elimina de forma permanente la información del usuario de Facebook, pero requiere que éste contacte a Facebook y realicé un proceso largo con varios pasos para llevar a cabo la eliminación. Después de sobrellevar varios obstáculos cibernéticos, quienes desean eliminar su cuenta están obligados a esperar aproximadamente dos semanas para que la eliminación sea procesada. Si ingresas a tu cuenta durante este tiempo, el proceso de eliminación se cancelará y tendrás que empezar de nuevo.

Existe una tercera opción, claro, que es no hacer nada: abandonar tu cuenta y dejar de entrar a Facebook, algo que Egelman y otros piensan que es muy común.

Facebook no respondió a la solicitud de The HuffPost para obtener estadísticas sobre cuántos usuarios han eliminado, desactivado o abandonado sus cuentas de Facebook.

Egelman comentó que el "derecho a ser olvidado" existe en la Unión Europea, pero no en Estados Unidos. "Estados Unidos necesita lineamientos políticos más estrictos, para contar con el derecho de ser olvidados y que nos entreguen nuestra información", dijo al HuffPost.

Pero, para poner las cosas en perspectiva, agregó, deberías definir tu propio "modelo de amenazas", es decir, ¿qué es lo que más te preocupa que ocurra?

¿Que un extraño sepa dónde vives y cuáles son los nombres de tus hijos por medio de tu Facebook? Ciertamente existe la posibilidad de que la recolección de datos de varias fuentes en línea, de las que Facebook es sólo una, pueda llevar a un conjunto de información más amplia sobre ti, tu salud, tu posición económica, etc.

La realidad es que la mayor parte de esta información está siendo recolectada por compañías que quieren mostrarte la publicidad que más te interese. Aunque es molesto pensar que alguien te está siguiendo, su propósito no es más perverso que identificar a los consumidores de un producto. Hasta ahí. Lo cual no descarta que haya personas que podrían robar tu identidad, vaciar tu cuenta de ahorros o entrar a tu casa después de enterarse que estás en Hawái, al ver en Facebook todas las fotos que publicaste de tus vacaciones.

Facebook ciertamente sabe mucho sobre ti, comentó Egelman, pero es importante tener algo en mente: Facebook no está interesado en regalar tu información, cuando puede sacarle una ganancia.

Si no vas a eliminar tu cuenta, entonces ¿qué puedes hacer como usuario para limitar el alcance de la información que has puesto en Facebook? Aquí hay algunas precauciones:

1. No uses Facebook para entrar a otras aplicaciones.

Claro, es más conveniente usar Facebook para entrar a otras aplicaciones, porque, ¿quién puede recordar una infinidad de contraseñas para todos esos sitios? Pero cuando lo haces, le estás dando a esa aplicación el permiso de acceder a tu información en Facebook y quién sabe qué harán esos sitios con la información.

2. Recuerda que el eslabón más débil es cualquier persona que esté conectada a ti.

Bueno, digamos que, sabiamente, has escuchado el consejo de sólo tener amigos en Facebook que conoces en la vida real. Incluso, puede ser que seas más selectivo: sólo compartir noticias de familia para la familia o sólo información de la escuela con compañeros de la escuela.

Pero, cuando le abres la puerta de Facebook a extraños, les estás dando las llaves de tu información. Lo mismo cuando publicas mensajes que pueden ser vistos por amigos de amigos, o que son públicos.

Las personas a menudo agregan a compañeros de trabajo a su lista de amigos. Esto puede ser muy arriesgado si te quejas de alguien de la oficina o subes una foto inapropiada. Quizá debería existir el eslogan "No uses Facebook bajo la influencia del alcohol".

3. No dejes que otras personas publiquen en tu muro.

¿Realmente quieres que el vago con quien tomabas clases en la universidad comparta sus recuerdos en tu muro, como aquella vez que se despertaron en un basurero ? "Buenos tiempos". Tu futuro jefe puede no estar de acuerdo.

Los administrativos encargados de darte una beca, futuros jefes, incluso tu futura pareja, todos te van a buscar en línea. Por lo menos controla la historia que cuentas en tu propio muro, y aleja a esos vagos y personas que podrían dañarte sin darse cuenta.

En la misma línea, probablemente no necesitas publicar tu historial de salud en tu muro.

4. Comparte de forma defensiva.

Incluso la publicación más inofensiva puede servirle a los ladrones de identidad. ¿Recuerdas cómo te gusta recibir todas esas felicitaciones de cumpleaños en Facebook? Olvídalo. Tu cumpleaños es un elemento esencial al verificar tu identidad. La herramienta de Facebook que recuerda tu cumpleaños y notifica a todos tus amigos es muy agradable, pero también peligrosa.

Tampoco hay una buena razón para publicar en Facebook con tu ubicación activada. Los lugares de Facebook avisan a tus amigos dónde estás y qué estás haciendo. Aún más, te llegarán todas las actualizaciones de los lugares donde han estado tus amigos, lo cual puede ser muy perturbador. Así que, si quieres tomar tu café en paz, asegúrate de tener la configuración de privacidad en Facebook como la necesitas.

5. Da menos Likes, piensa más.

A todos nos llega un diluvio de solicitudes para darle Like a algo en Facebook: un grupo, una publicación, una película, un libro o un lugar. Un diluvio. Esos Likes son lo que le da forma a nuestro perfil de información.

Toma conciencia de lo que dices en todas las redes sociales, incluyendo Facebook. Disfruta lo que el sitio te ofrece: la habilidad de estar en contacto y compartir momentos con las personas que conocemos, pero cuida muy bien lo que publicas.

Este artículo se publicó originalmente en The HuffPost.