MÉXICO
22/03/2018 4:00 AM CST | Actualizado 22/03/2018 4:00 AM CST

El norte del país, el "coco" de López Obrador (y su repunte en estados clave)

Aunque ir a una elección presidencial sin un solo gobernador representa una desventaja importante para AMLO frente al PRI y PAN, sus ‘generales’ consideran que el crecimiento del tabasqueño en Jalisco, Sonora y Nuevo León será un factor clave.

Cuartoscuro

El norte de México ha sido siempre el "talón de Aquiles" de Andrés Manuel López Obrador. Pero a diferencia de lo ocurrido en las dos campañas presidenciales previas, 2006 y 2012, el escenario de Morena podría ser decisivo ante el crecimiento inesperado en estados como Jalisco, Sonora y Nuevo León.

Así lo consideran 'los generales' de López Obrador, quienes se muestran optimistas aunque reconocen que ir a una elección presidencial sin un solo gobernador (contra 16 de la coalición PAN-PRD-MC y 15 del PRI-PVEM-NA), representa una dura desventaja ante sus competidores.

"En el norte del país hemos tenido siempre nuestro problema, donde nuestra alternativa política no ha tenido éxito y tenemos una baja votación. Sin embargo, hoy va a resultar una sorpresa porque observo un repunte extraordinario", afirma Ricardo Monreal, encargado de la operación electoral de Morena en la segunda circunscripción.

En este sentido, el zacatecano advierte que dos entidades serán clave para obtener el triunfo en la elección presidencial: Guanajuato y Nuevo León. Entidades donde históricamente ni Morena ni el PRD han figurado.

"En Guanajuato quizá sea el estado donde más dificultad hemos tenido para entrar, pero ahora vamos a dar la sorpresa porque ya Andrés Manuel está parejo en las encuestas con el candidato del PAN-PRD que tiene el segundo lugar. Nosotros estamos en 21% y ellos 20%. En el resto de los estados aparece Andrés arriba, aunque en las fórmulas al Congreso", afirma Monreal.

"En Nuevo León va a ganar Andrés Manuel, sin duda. Hay un cambio total", refiere el exjefe delegacional en Cuauhtémoc, quien considera que en los estados fronterizos del norte, fenómenos como la reforma fiscal, el abandono del campo y la clase media, son algunos de los factores que han mermado el apoyo al PRI y al PAN en algunas entidades, agrega.

Aunque la cercanía de AMLO con Alfonso Romo no ha podido ganarse las simpatías del Grupo Monterrey, los empresarios más fuertes del norte de México y que históricamente han sido un factor de poder en Nuevo Léon, la adhesión de Romo le ha permitido a López Obrador entrar con grupos empresariales más pequeños.

"Ahora tenemos un ingrediente que en 2006 y 2012 no tuvimos. El ingrediente es que los maestros están con Andrés Manuel, los petroleros están con Andrés Manuel y los empresarios que históricamente habían estado a favor de otros partidos hoy están volteando los ojos para dar la oportunidad a una opción distinta", aseguró Monreal al HuffPost.

Para Marcelo Ebrard, operador de la primera circunscripción, el repunte de López Obrador en estados como Jalisco y Sonora son otro factor digno de mención.

"Andrés está en estos momentos ganando en todos los estados que a mí me corresponden (Baja California Sur, BC, Chihuahua, Durango, Jalisco, Nayarit, Sinaloa y Sonora) y no porque a mí me correspondan, sino por el esfuerzo de él. En Jalisco ya está arriba, estado en el que preveíamos una competencia más difícil", dijo Ebrard en entrevista durante el registro de López Obrador ante el INE.

De acuerdo con otras fuentes consultadas, incluyendo a algunas del frente PAN-PRD-MC, otra de las sorpresas para la elección es Jalisco, donde López Obrador aparece como puntero con arriba del 30% de las preferencias electorales. Un escenario que contrasta mucho frente a 2012, cuando quedó rezagado al tercer lugar, por debajo de la panista Josefina Vázquez Mota y el priista Enrique Peña Nieto.

"Es un fenómeno interesante que yo no había visto ni en 2006 ni en 2012, y que es que él vaya arriba en el noroeste. Acabamos de estar en Sonora y sorprendentemente también va arriba por un margen que sigue creciendo. Estamos muy optimistas", agregó Ebrard.

En el sur del país, el encargado de coordinar los trabajos en aquella región, el abogado Julio Scherer Ibarra (quien no tiene experiencia como operador electoral) pinta un escenario favorable para López Obrador.

Asegura que en Chiapas, la candidatura del morenista Rutilio Escandón y la rebelión de Eduardo Ramírez (quien deja el PVEM y va como candidato al Senado por Morena) fortalece el proyecto lopezobradorista en aquella entidad.

En Tabasco, asegura que van a "arrasar", al estar con preferencias cercadas al 80% con Adán Augusto López. En Veracruz, el candidato de Morena, Cuitláhuac García lleva ventaja pese a que ahí habrá una férrea batalla contra el gobernador Miguel Ángel Yunes y su hijo.

En Yucatán, las posibilidades de Morena son pocas, pero Scherer espera que la adhesión del expanista Joaquín Díaz Mena "puede llevar la elección de gobernador a tercios".

Además, 'los mariscales territoriales' de López Obrador destacan el papel que jugará el sindicato magisterial en la elección a favor del tabasqueño.

Aunque tanto Scherer como Monreal han externado su preocupación por la intervención de los gobernadores en el proceso electoral, la estrategia que piensan desarrollar es una política de no agresión con los mandatarios estatales, con el fin de que no metan las manos y los dejen pasar en algunas entidades.

"Ahora nuestro reto es tener vigilancia en las casillas, porque históricamente hemos cubierto apenas el 40% o 30% de las casillas a instalarse. Hoy tenemos que tener el 100% para cuidar el voto", señala Monreal.

Pero aunque existe optimismo entre 'los generales' de López Obrador, y la candidatura independiente de Margarita Zavala podría quitarle votos a su más cercano perseguidor, Ricardo Anaya, todavía es demasiado pronto para cantar victoria.

Saben muy bien que en tres meses pueden pasar todavía muchas cosas.

No en balde, López Obrador lanzó recientemente una advertencia sobre cómo podría quedar suelto "el tigre" del descontento social.

Una metáfora con la que López Obrador ha advertido a sus detractores sobre los riesgos de intentar un fraude electoral durante los comicios del 1 de julio próximo.

::.