INTERNACIONAL
21/03/2018 3:09 PM CST | Actualizado 21/03/2018 3:12 PM CST

Secretario de Comunicación del Vaticano renuncia tras difundir una foto alterada digitalmente

Semanas después de que el papa Francisco condenó la difusión de "noticias falsas", se supo de una foto del Vaticano que tergiversó los puntos de vista de Benedicto XVI.

El prefecto de la Secretaría de Comunicación, Dario Edoardo Viganò, renunció este miércoles en medio de un escándalo, por una fotografía manipulada digitalmente que tergiversó una carta del retirado papa Benedicto XVI.

El papa Francisco aceptó la renuncia de monseñor Viganò sobre lo que se ha denominado el escándalo del "buzón", informó la agencia AP. El papa nominó al sacerdote italiano, monseñor Lucio Adrián Ruiz, para asumir el control del departamento de comunicaciones del Vaticano.

La renuncia se produjo luego de que el Vaticano admitiera la semana pasada que se alteró digitalmente una fotografía de una carta escrita el 7 de febrero en la que Benedicto XVI, comentaba una nueva serie de libros de 11 volúmenes sobre la teología del papa Francisco. Viganò le había pedido a Benedicto que escribiera una reseña de la serie. La foto fue publicada por el departamento de comunicaciones del Vaticano el 12 de marzo, un día antes del quinto aniversario de la elección del papa Francisco.

Según los informes, Viganò leyó partes de la carta en una conferencia de prensa sobre la serie de libros y la usó para repudiar a los críticos conservadores de Francisco, quienes dicen que el estilo del papa es un cambio radical respecto de su predecesor, según la AP.

Viganò citó una parte de la carta en la que Benedicto escribe que los libros muestran la "continuidad interior entre los dos pontificados, con todas las diferencias de estilo y temperamento". Pero no pudo leer la dura crítica de la carta a uno de los autores del volumen "puntos de vista anti-papistas" sobre Benedicto y su predecesor, Juan Pablo II.

Vatican Media
A Vatican media handout shows a letter from retired Pope Benedict XVI.

La carta de Benedicto también admite que no tuvo tiempo para leer toda la serie de libros, y no puede ofrecer una revisión teológica sólida del proyecto.

La fotografía del Vaticano, sin embargo, borra la parte donde el papa retirado comienza a explicar esto.

La mayoría de los principales medios de comunicación tienen políticas estrictas que prohíben a los editores agregar o quitar digitalmente fotografías, especialmente cuando alteran el significado de la imagen.

"La advertencia completa de Benedicto sobre su negativa a comentar sobre el volumen nunca se hizo pública en la presentación de Viganò, comunicado de prensa o foto adjunta", escribe la AP. "Esa omisión dejó la impresión de que el papa jubilado de 91 años había leído el volumen y lo había respaldado por completo, cuando en realidad no lo había hecho".

El sábado, el Vaticano se inclinó ante la presión de los medios de comunicación y de los conservadores católicos para publicar la carta completa de Benedicto XVI. La Secretaría de Comunicaciones dijo que inicialmente retuvo parte de la carta por deseo de reserva, "no por ningún deseo de censurar".

Viganò se refirió a la controversia en su carta de renuncia fechada el 19 de marzo, según el Vatican News. Dijo que estaba haciendo un lado por respeto a los compañeros de trabajo, y no quería "retrasar, dañar o bloquear" la reforma de Francisco de las operaciones de comunicaciones del Vaticano.

El escándalo se produce semanas después de que Francisco condenara la difusión de noticias falsas. El papa lanzó un mensaje en enero que comparaba noticias falsas con el "mal" que destruyó las figuras bíblicas de Adán y Eva en el Jardín del Edén. Identificó las noticias falsas como "información falsa basada en datos inexistentes o distorsionados destinados a engañar y manipular al lector".

El papa escribió que "difundir noticias falsas puede servir para avanzar objetivos específicos, influir en las decisiones políticas y servir intereses económicos". Agregó que era responsabilidad personal de los periodistas comunicar la verdad.

"Asegurar la precisión de las fuentes y proteger la comunicación son medios reales para promover la bondad, generar confianza y abrir el camino a la comunión y la paz", escribió Francisco.