NEGOCIOS
20/03/2018 4:00 AM CST | Actualizado 21/03/2018 11:41 AM CST

El mexicano que creó un endulzante natural para sustituir al adictivo azúcar

Un avance nada menor en un país con altas tasas de obesidad y muertes por diabetes. 

A los 18 años, Javier Larragoiti recibió una terrible noticia de su padre: "soy diabético", le dijo. Así fue como pasó de verlo jovial y alegre a cansado y triste. El azúcar era tal parte de la vida de su papá, que aún diagnosticado seguía consumiéndolo.

Así empezó la travesía del emprendedor mexicano que creó con su empresa Xilinat un endulzante natural, el xilitol, que se ve y sabe como azúcar, pero que tiene propiedades benéficas para la salud: controla los niveles de glucosa en la sangre, es bajo en calorías y protege los dientes de la caries.

Este producto, reconocido por Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) como una de las promesa en innovación en América Latina, podría ayudar a miles de diabéticos en México y el mundo, pues incentiva la producción en el cuerpo de insulina. Un avance nada menor en un país con altas tasas de obesidad y muertes por diabetes.

Cuartoscuro

Cada año mueren más 98 mil mexicanos por diabetes, la causante del 15% del total de defunciones en el país, según datos de la Secretaría de Salud y el Inegi de 2017. Además, en México el 73% de los adultos y el 35% de niños y adolescentes tienen sobrepeso u obesidad, que es factor de riesgo para desarrollar diabetes.

Y es que el azúcar, que contiene cientos de productos procesados, es considerado tan adictivo como la cocaína o la heroína porque causan el mismo efecto neurológico, según un estudio del British Journal of Sports Medicine y del investigador estadounidense Robert Lustig de la Universidad de California.

Una idea mejorada

Youtube

Su primer idea era formular una pastilla que hiciera que los alimentos les supieran más dulces a los diabéticos, pero su hermana odontóloga le habló de lo que sería la clave para la creación de este producto: el xilitol, un polialcohol que se extrae de la madera del abedul y que sirve para proteger los dientes de las caries.

El problema, dijo Larragoiti, era que el xilitol era muy caro y requería de toneladas de árboles de abedul para extraer apenas kilos de este producto.

"Me clavé con la idea de cómo hacerlo barato. Llegue a un laboratorio de la Ibero, donde me adoptó la maestra Lorena Pedraza, hoy socia de este proyecto. Con ella, que estaba trabajando en hacer bioetanol con residuos, empezamos a ver la forma de lograrlo", dijo en entrevista con el Huffpost México en el festival de innovación South by Southwest en Austin, Texas.

Alejandra Arteaga

Luego de cuatro años de investigación en laboratorio y uno de aplicación de patente, Javier Larragoiti encontró la forma de hacer el xilitol accesible a todos los bolsillos y, además, incentivar el comercio en comunidades campesinas.

Larragoiti encontró una forma de producir el xilitol a partir de desechos orgánicos, específicamente del olote de maíz, que compra a agricultores en Puebla. Y lo hizo a través de una fermentación, que básicamente es dárselo de comer a una levadura.

Todo bien con la insulina

"El xilitol es un compuesto que hacemos naturalmente en el cuerpo, en el hígado, y es una parte muy esencial en la producción de insulina. Consumes xilitol y activa tu producción de insulina constantemente para que tus niveles de azúcar en la sangre estén en lo normal", dijo.

¿Y la protección a los dientes? Es gracias a su propiedad de alcohol. El xilitol "deja una capa en toda la boca, alcohol que precisamente no deja que las bacterias tengan el PH adecuado para crecer y generar caries".

Getty Images
El xilitol deja una capa de alcohol en toda la boca.

Todo esto suena increíble, pero luego de año de poderosas industrias tratando de vendernos productos "sanos" para seguir incentivando el consumo de azúcar, ¿por qué habríamos de creer en el xilitol?

"La mejor forma de asegurarte de que lo que tú estás consumiendo verdaderamente es natural, saludable, verídico, es investigar. Y no significa teclear "xilitol" para que Wikipedia responda. Chequen que dice la FDA, que es la máxima institución reguladora de alimentos en Estados Unidos y a nivel mundial, qué dice de este producto. Van a encontrar que es súper recomendado, incluso como suplemento antidiabético", dijo.

Y sí, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) lo reconoce como un endulzante natural que evita el desarrollo de caries en los dientes y genera producción de insulina, pero advierte que es dañino para perros.

Un negocio incipiente

A pesar de que Xilinat fue premiada por Casa México en el festival de South by Southwest y reconocida el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) con el Premio Innovadores menores de 35 en Latinoamérica, Larragoiti aún necesita inversión para hacer crecer su negocio.

"Estamos ahora maquilando en Chihuahua para tener más volumen de venta, generar mayor tracción de mercado y, ya con eso, buscar inversión para poner nuestra propia planta, porque la que tenemos es de una capacidad limita", dijo.

La planta en que se produce el xilitol tiene una capacidad de una tonelada al año. Lo que Larragoiti busca es tener 100 veces esa producción en una mayor planta, para lo que necesita el capital que le permitirá llevar el producto a otras latitudes del mundo.