MÉXICO
16/03/2018 4:00 AM CST

México, ¿cerca de perpetuar un Estado militarista? Así lo ven expertos en derechos humanos

A raíz de la resolución de la Suprema Corte que permite a los policías detener a civiles sin orden judicial, especialistas y organizaciones advierten una tendencia preocupante en el Poder Judicial, el cual habrá de resolver próximamente las impugnaciones contra la Ley de Seguridad Interior.

Cuartoscuro

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) defendió su postura por la resolución que permite a policías detener a personas por el criterio de "sospecha razonable", al mismo tiempo que expertos consideran que la aprobación de controles coercitivos que tienden a perpetuar un Estado policiaco y militarista.

Una situación que sienta un peligroso antecedente en las semanas previas a que la Corte tenga que resolver los recursos de inconstitucionalidad interpuestos por diversos organismos frente a la Ley de Seguridad Interior.

A raíz de las críticas, la SCJN emitió un video en sus redes sociales con el fin de explicar su postura sobre la resolución aprobada en torno al Código Nacional de Procedimientos Penales, la cual generó una ola de críticas al abrir la puerta a que la policía preventiva pueda realizar detenciones sin orden judicial.

En este sentido, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) externó su preocupación porque "los preceptos que fueron impugnados sigan propiciando violaciones a derechos y libertades básicas de las personas, sobre todo en contra de adolescentes y jóvenes".

Entre los derechos humanos que la aplicación de estos artículos pueden vulnerar, se encuentran los derechos de presunción de inocencia, debido proceso, seguridad jurídica, libertad personal y el principio de legalidad, en tanto faculta a la autoridad policial a llevar a cabo la inspección de una persona o de su vehículo, por la simple existencia de una "sospecha razonable", lo cual, en opinión de este Organismo Nacional contraviene principios procesales y directrices básicas del sistema penal acusatorio mexicano".CNDH

La CNDH aclaró en un comunicado que las detenciones arbitrarias han sido unas de las principales causas de inconformidad ante el organismo en los últimos años, habiéndose registrado 10 mil 225 quejas por este motivo entre 2007 y 2017, tan sólo en el ámbito federal. Por ello, la CNDH y el Sistema Nacional de Ombudsperson se encuentran realizando un informe sobre este tema para dimensionarlo y determinar sus causas a nivel nacional.

De ahí que organizaciones y expertos en materia de derechos humanos señalen que se trata de una lógica de acotamiento a las garantías individuales.

Nosotros vemos una Corte regresiva. Se habían dado pasos hacia adelante en torno al respeto y reconocimiento de los derechos humanos. Hoy vemos que está dando pasos hacia atrás y está yendo hacia una lógica de acotamiento de las libertades individuales, de hacer respetar las garantías como ciudadanía, y esto es sumamente preocupante".Alberto Solís, director de Serapaz

"Tienen en sus manos además, la resolución de las controversias, amparos y demás recursos contra la Ley de Seguridad Interior. Si está va a ser la lógica estamos en un peligro fuerte, de que esto tenga una mala resolución y hablemos de perpetuar un Estado militarista", agrega Solís en entrevista con el HuffPost.

En este sentido, algunos expertos advierten que el principal problema de la resolución de la SCJN tiene que ver con la falta de controles para regular bajo qué criterios los policías podrán utilizar el concepto de "sospecha razonable".

"Es una situación que se está viviendo con la nueva instauración del Sistema de Justicia Penal Acusatorio, como desde el Ejecutivo y la Procuración de Juticia se han venido dando algunas resistencias para mantener prácticas que ya operaban y son violatorias de los derechos humanos", dijo Andrés Díaz, investigador de derechos humanos y combate a la impunidad de Fundar.

"Aquí lo que preocupa es la figura discrecional de la sospecha, una figura que hemos tenido desde hace tiempo en discusión, la actitud sospecha, que lamentablemente la adherimos y ponemos al mismo nivel que una situación de discriminación, por clase, género o imagen. En un país donde hay una gran discriminación obviamente la actitud sospechosa se le podría dar a cualquier persona", agregó Díaz.

En un sentido similar acotaron otros críticos de la Ley de Seguridad Interior.

La investigación de delitos quedó así deprovista de control judicial efectivo, a menos que se investigue un delito cometido por autoridades durante la investigación de delitos, cosa que rarísima vez pasa. La policía -nuestra policía- queda entonces en descontrol. Es gravísimo".Alejandro Madrazo, investigador del CIDE

"¿Quién y cuándo valorará la razonabilidad de la "sospecha"? La SCJN djea en la apreciación subjetiva del policía la decisión si "pararnos" (con lo que eso implica en este país). El juez, quizá podrá desechar una prueba algún día, si llega a juicio. Nada más", concluyó Madrazo.

::.