POLÍTICA
15/03/2018 3:00 PM CST | Actualizado 15/03/2018 5:19 PM CST

El caso de las polémicas torres que ensombrecen el panorama de CU

Una construcción a escasos metros de Biblioteca Central no tiene nada contenta a la comunidad universitaria.

Captura de pantalla de simulación realizada por Comunicación Social de la UNAM.
Comunicación Social UNAM
Captura de pantalla de simulación realizada por Comunicación Social de la UNAM.

El proyecto de Be Grand sobre avenida Copilco no va a ir para atrás ni para adelante luego que un juez otorgara la razón a la Universidad Nacional Autónoma de México, la cual expuso los daños que podría causar la construcción de las dos torres contempladas al panorama de Biblioteca Central y, por tanto, al campus central de Ciudad Universitaria, considerada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

El jefe de gobierno de Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera,manifestó su rechazo a la construcción e hizo público su deseo de acompañar a la máxima casa de estudios durante el proceso. Pero también dejó en claro que si la constructora obtiene los permisos necesarios, no lo impedirá.

El proyecto contempla 600 departamentos distribuidos en al menos 23 niveles y la queja no sólo viene por la interferencia a la vista en CU, también los vecinos reclaman posibles afectaciones en el suministro de agua.

Aquí una visualización del proyecto hecha por la UNAM que fue publicada por ProcesoTV:

La responsabilidad de otorgar los permisos recae en la delegación Coyoacán y de comprobarse que el proyecto tiene la altura permitida, así como el uso de suelo adecuado, los trabajos de construcción podrían reanudarse en cualquier momento, luego que fueron suspendidos el pasado 2 de marzo.

Fue el Juez Quinto de Distrito en Materia Administrativa, Juan Carlos Guzmán Rosas, quien suspendió la obra luego de aceptar el juicio de amparo que la UNAM promovió contra quienes dieron luz verde.

Nuria Sanz, la representante en México de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), dejó en claro que el título de Patrimonio de la Humanidad que obtuvo el campus el 28 de junio del 2007, nunca se ha visto amenazado ni se ha considerado retirarlo.

El edificio está a aproximadamente 450 metros de la Biblioteca Central y apenas a 50 metros de los límites de Ciudad Universitaria.

Sin embargo, Sanz señaló que debe presentar un reporte a la sede en París, Francia para que se tomen las medidas correspondientes y sentar precedente sobre la oportuna capacidad de reacción por parte de los involucrados.

Aunque la Unesco podría apoyar a la UNAM en los debates que puedan desprenderse, se propone junio como fecha límite para presentar el caso junto a las autoridades mexicanas, aunque el tiempo corre en su contra, pues la empresa Be Grand tiene contemplado el primer trimestre del próximo año para concluir la construcción.