INTERNACIONAL
14/03/2018 10:40 AM CST | Actualizado 14/03/2018 11:17 AM CST

Reino Unido expulsa a 23 diplomáticos rusos por envenenamiento de exespía ruso

"No habrá asistencia de ministros ni de miembros de la familia real al Mundial de Rusia", afirmó la primera ministra Theresa May.

AFP/Getty Images

La primera ministra británica Theresa May anunció el miércoles la expulsión de 23 diplomáticos rusos y la suspensión de contactos bilaterales con Moscú en respuesta al atentado contra el exespía ruso, Sergei Skripal, perpetrado en suelo inglés y con armas químicas.

"No hay otra conclusión alternativa más que fue el Estado ruso el culpable del intento de homicidio del señor Skripal y su hija y de poner en riesgo la vida de otros ciudadanos británicos en Salisbury", explicó May ante el Parlamento.

Además, la primera ministra suspendió los contactos bilaterales de alto nivel, incluyendo una visita prevista del ministro de Exteriores ruso Serguéi Lavrov y toda representación diplomática británica en el Mundial de fútbol Rusia 2018.

"No habrá asistencia de ministros ni de miembros de la familia real al Mundial de Rusia", afirmó.

May culpó al presidente ruso Vladimir Putin del deterioro de las relaciones.

"Muchos de nosotros miramos a la Rusia postsoviética con esperanza. Queríamos una mejor relación y es trágico que el presidente Putin haya elegido actuar así", dijo May en el Parlamento.

Sergei Skripal traicionó a docenas de agentes rusos en Reino Unido antes de ser arrestado en Moscú y luego encarcelado en 2006. Fue liberado bajo un acuerdo de intercambio de espías en 2010 y se refugió en Salisbury.

El ataque contra él y su hija fue comparado en Reino Unido con el asesinato del exagente de la KGB Alexander Litvinenko, un crítico de Putin que murió en Londres en 2006 después de beber té verde mezclado con polonio radiactivo 210.

El científico que reveló el programa ruso de armas químicas, Vil Mirzayanov, que ahora vive en Estados Unidos, dijo que "solamente los rusos" fabricaron el potente agente nervioso "Novichok" usado en el atentado.

"Lo tenían y siguen teniéndolo en secreto", explicó Mirzayanov, que estima que las dos victimas principales, padre e hija —hay un policía también hospitalizado, pero en mejor condición— morirán o saldrán muy dañados del contacto con esta sustancia.

La respuesta de Rusia

En la primera reacción rusa, la embajada en Londres denunció en un comunicado un acto hostil "totalmente inaceptable, injustificado y corto de miras".

Rusia había advertido que no admitía las acusaciones "sin pruebas" y los ultimátums de Londres.

"Moscú no admite las acusaciones sin pruebas y no verificadas, y el lenguaje de los ultimátums" declaró a la prensa el vocero del Kremlin, Dmitri Peskov, quien agregó que Rusia "espera que se imponga el sentido común".

La crisis entre Moscú y Londres podría agravarse tras la muerte de otro exiliado, Nikolái Glushkov, de 69 años, que fue hallado muerto en su domicilio en New Malden, un suburbio de Londres, según la prensa británica.

Glushkov, cuya muerte aún no fue confirmada oficialmente, era cercano al millonario Boris Berezovski, un enemigo del Kremlin que fue hallado ahorcado en 2013 en el Reino Unido.

Con información de agencias.