INTERNACIONAL
13/03/2018 9:00 AM CST | Actualizado 13/03/2018 11:38 AM CST

Oskar Groening, el contador de Auschwitz, muere a los 96 años sin haber pisado la cárcel

El exguardia nazi confesó en 2005 los crímenes del régimen nazi contra los judíos en Alemania en la Segunda Guerra Mundial.

Oskar Gröning, un exguardia nazi de las SS conocido como el contador de Auschwitz, murió a los 96 años sin cumplir un día de su condena de cuatro años de prisión por ser cómplice de asesinato.

Groening, uno de los últimos criminales de guerra nazis a enfrentar un juicio por el genocidio de los judíos de Europa durante la Segunda Guerra Mundial, murió en un hospital la semana pasada, informaron los medios alemanes.

Como guardia de Auschwitz, a Groening se le había encomendado la tarea de clasificar billetes de banco y otras pertenencias extraídas de los prisioneros que llegaban. Fue condenado en 2015 por ser cómplice de los asesinatos de 300 mil personas. Sin embargo, su periodo de prisión se retrasó debido a episodios de mala salud y apelaciones.

Los abogados defensores de Groening suplicaron clemencia, dada su avanzada edad, pero los fiscales en Hanover lo consideraron "apto para la prisión" el año pasado.

Oskar Gröning, el contador de #Auschwitz, un exmiembro de la guarnición de las SS del campo de concentración y exterminio nazi alemán, muere antes de comenzar la sentencia


Nacido en 1921 en la Baja Sajonia en Alemania, Groening fue criado por su padre ultranacionalista después de que su madre muriera cuando él tenía 4 años. Gröning se unió a las Waffen-SS a la edad de 20 años y llegó a Auschwitz en 1942. En la corte, admitió haber compartido "culpabilidad moral" por los crímenes en el campo de exterminio, pero sostuvo que nunca asesinó personalmente a los prisioneros.

"Pido perdón", le dijo Groening al juez durante su juicio. "Comparto moralmente la culpa, pero si soy culpable bajo la ley penal, tendrá que decidir".

Después de la Segunda Guerra Mundial, Groening trabajó en una fábrica de vidrio en la Baja Sajonia, informó la BBC. Décadas más tarde, decidió hablar públicamente sobre sus experiencias durante la guerra, convirtiéndose en uno de los pocos miembros del personal nazi que lo hicieron.

Groening dijo en ese momento que había elegido hablar para convencer a los negadores del Holocausto de la verdad. "Me gustaría que me crean. Vi las cámaras de gas. Vi los crematorios. Vi las fogatas", dijo a la BBC en 2005." Me gustaría que crean que estas atrocidades sucedieron porque yo estaba allí ".

Legal y simbólicamente, el juicio de Gröning tuvo un profundo significado en Alemania, donde la mayoría de los oficiales nazis nunca fue procesada ​por crímenes relacionados con el Holocausto. De los 6 mil 500 antiguos miembros de las SS que sirvieron en Auschwitz y sobrevivieron a la guerra, menos de 50 fueron condenados.

El juicio de Groening, señaló The Guardian en 2015, fue "al corazón de la cuestión de si las personas que eran pequeños engranajes en la maquinaria nazi, pero no participaron activamente en el asesinato de 6 millones de judíos durante el Holocausto, fueron culpables de crímenes".

Sobre la noticias de la muerte de Groening esta semana, Efraim Zuroff, jefe de cazadores nazis en el Centro Simon Wiesenthal, dijo que era "desafortunado, al menos en un nivel simbólico", que Groening nunca cumpliera su tiempo en prisión.

"Sin al menos la justicia simbólica, estos juicios, por importantes que sean, pierden una parte importante de su relevancia", dijo Zuroff a la BBC. "Sus víctimas nunca tuvieron apelaciones, ni sus torturadores tuvieron piedad. En consecuencia, estos perpetradores tampoco se lo merecen".

Extremadamente frustrado por la muerte del contador de Auschwitz, Oskar Groening, antes de que pudiera cumplir un solo día de su sentencia de prisión. Groening murió a la espera de transmitir su petición de clemencia, pero sus víctimas no tuvieron esa oportunidad y sus torturadores no tuvieron piedad de ellos.


El martes, Eva Mozes Kor, una sobreviviente de Auschwitz que fue noticia en 2015 por expresar públicamente el perdón de Groening, compartió una fotografía en Twitter de ella y del exguardia de las SS tomadas durante su juicio.

"Él testificó acerca de sus experiencias y validó mi testimonio", escribió sobre Groening. "Dijo que lamentaba haber sido parte del régimen nazi, ¡era importante denunciarlo!".

Este texto se publicó originalmente en HuffPost.