ESTILO DE VIDA
13/03/2018 5:59 AM CST | Actualizado 13/03/2018 9:16 AM CST

12 consejos infalibles para dejar de morderse las uñas

Dile hola a los dedos bonitos y adiós al mal hábito de morderte las uñas.

Morderse las uñas puede ser un hábito difícil de vencer.

Se cree que diariamente alrededor del 20% o el 30% de la población intenta dejar de morderse las uñas. Pero eso no quiere decir que sea una causa perdida. Según los expertos, puede lograrse, pero hay que esforzarse.

mheim3011 via Getty Images
Dejar de morderse las uñas es uno de los hábitos más difíciles de eliminar.

A continuación te damos algunos tips para dejar de morderte las uñas para siempre.

El perfeccionismo detrás del hábito de morderte las uñas

1. Identifica tus detonadores

Antes de intentar acabar con tu manía de morderte las uñas, tal vez sería bueno que averigues qué te lleva a morderlas.

La gente se come las uñas por muchas razones, dice Paul DePompo, psicólogo clínico y fundador del Instituto de Terapia de Conocimiento Cognitivo del Sur de California. Según DePompo, los detonadores más comunes provienen de situaciones como la de darle vueltas en la cabeza a un problema, de ignorar el enojo o los sentimientos que provoca alguna situación, o de tener el hábito inconsciente de mordisquear todo el tiempo.

La clave para dejar de hacerlo es encontrar el detonador y desactivarlo.

"Para intentar acabar con el hábito, puedes probar todos los métodos tradicionales, como usar guantes, masticar chicle o usar uñas postizas. Pero si no descubres el origen de tu comportamiento, nunca acabarás definitivamente con el hábito", dice Kathryn Smerling, terapeuta de Nueva York.

Smerling sugiere llevar un diario o hacer notas mentales de lo que sucede cuando te muerdes las uñas para poder descubrir lo que detona este mal hábito.

"¿Se da durante las juntas de trabajo que te provocan mucho estrés? ¿Estás en casa viendo la TV y tratando de pasar el tiempo? Descubre qué pasa. Si empiezas a comerte las uñas en ciertos eventos, con determinadas personas o estados emocionales entonces trabaja para cambiar tu reacción frente a esos escenarios de estrés, explica".

2. Pide ayuda a tus amigos

No temas pedir ayuda. Recluta a la gente que amas para que te ayuden a vencer el hábito. Hay estudios que demuestran que cuando te juntas con un amigo para alcanzar un objetivo, las posibilidades de tener éxito suben hasta el 95%.

Pide a amigos y familiares que te llamen la atención, amablemente, si te ven mordiéndote las uñas. Anímalos a animarte. O mejor aún, encuentra a alguien que también quiera dejar de comerse las uñas y hagan la promesa de ayudarse mutuamente.

"Tuve una paciente que le contó a su novio que estaba batallando con su problema de uñas pero que ni siquiera se daba cuenta de que lo hacía", cuenta Smerling. "Cuando estaba con él, el novio le ayudaba a quitar la mano de la boca cuando empezaba a mordisquear. Con el tiempo, ella se hizo consciente de su comportamiento y ya no necesitó ayuda. Todo sucede cuando te das cuenta de las cosas, el compromiso para dejar de hacerlo y practicar todos los días para mejorar".

Qué comer para que tu pelo y uñas crezcan más y más fuertes

3. Imagina cosas asquerosas

Piensa en todas las cosas asquerosas que pueden acechar bajo tus uñas y nunca vas a querer volver a morderlas.

"La gente que se muerde las uñas no suele lavarse las manos antes de llevarlas a su boca, por tanto, se exponen a una serie de patógenos que pueden provocar enfermedades como la influenza", dijo Hal Weitzbuch, dermatólogo certificado y fundador de JuveTress.

Weiztbuch explica que los gérmenes más comunes de nuestro cuerpo normalmente se encuentran bajo las uñas, y estos incluyen estafilococos, que son responsables de algunas infecciones, y algunas especies de estreptococos. Algunos hongos también se alojan bajo las uñas y provocan onicomicosis, un hongo de las uñas que hace que se vuelvan amarillas, cafés o negras, dice Weitzbuch.

"Resulta muy común que los pacientes que tienen verrugas en las manos las lleven a los labios o la boca y en ocasiones, con muy mala suerte, puede ser que les salgan hasta en la laringe", agrega.

Así es que, lo mejor que puedes hacer es no meter las uñas a tu boca.

Getty Images/iStockphoto
Llevar tus uñas a la boca puede ser un gran error porque en ellas pueden vivir miles de bacterias.

4. Piensa en tus dientes

Aguantaste la tortura de usar brackets cuando eras niño. Te cepillas los dientes y utilizas hilo dental al menos una vez al día. Pero morderte las uñas puede arruinar todo tu esfuerzo.

"Todos los días llegan a mi consultorio pacientes con pequeñas fracturas en los dientes superiores o inferiores. No necesito ver sus uñas para darme cuenta que están usando sus dientes para morder cosas que no son necesariamente comida", dice Jack Schwarz, un dentista de Nueva York.

Cuando muerdes las uñas, sometes a tus blancas perlas a todo tipo de daños en potencia. Algunos estudios señalan que la fuerza que aplicas para morder las uñas pueden llegar a la raíz del diente y provocar una gran variedad de lesiones en éste, o en las encías, o provocar infecciones o daños en la raíz del diente. Además, si te muerdes las uñas puedes hacer que se rompan tus dientes frontales.

"Alguien que realmente se preocupa por sus dientes recuerda que no son herramientas", dice Schwartz.

5. Házte manicures con frecuencia

"La gente que paga manicure se muerde menos las uñas", dice Tania Elliott, directora de médicos de la compañía nacional de prevención de enfermedades EHE. "Antes de roer la uña, piensa en el tiempo, dinero y esfuerzo que se dedicó para que ésta se viera linda".

El incentivo financiero tal vez sea la razón más fuerte para mantener a raya el hábito, según Natasha Poliakov, copropietaria de Marina and I, un salón de uñas en Deerfield, Illinois.

"Si gastas mucho dinero en manicure, es probable que cuides más tu inversión", dice Poliakov. Una manicurista también puede recortar las uñas de tal forma que te cueste más morderlas", agrega.

6. Utiliza el teléfono a tu favor

Existen aplicaciones como Streaks que te ayudan a llevar la cuenta de los días que llevas sin morderte las uñas. El objetivo del programa es juntar días de logros para que te esfuerces más en conservar el momentum.

"Los malos hábitos se acaban con la práctica deliberada, y si utilizas una aplicación como ésta tendrás un muy buen recurso para alcanzar tu objetivo", dice DePompo, quien recomienda darle seguimiento a tus hábitos unas tres semanas. "Revertir una situación puede tomar todo este tiempo", explica.

Si te quieres ver todavía más elegante, puedes probar algo como HabitAware. Un brazalete que parece un monitor de fitness que utiliza sensores de movimiento para detectar un comportamiento específico del usuario tras una sola sesión de entrenamiento vinculada a una aplicación en el teléfono. Si el dispositivo detecta que tu mano realiza un movimiento no aprobado, vibra y hace que te des cuenta de lo que estás haciendo y te da la oportunidad de detenerte a tiempo.

7. Corta las uñas rotas

A veces la gente empieza a morderse las uñas cuando se arranca una uña rota. Sin darse cuenta llegan a la uña y ya no paran. El secreto de dejar de hacer esto es estar preparados, dice Elliot.

"Carga un cortauñas y corta las uñas rotas antes de que te dan ganas de morderlas", dice.

Guarda un cortauñas en tu bolsa, en tu coche, y en el cajón de tu escritorio.

8. Haz lo contrario de lo que quieres

Si empiezas a sentir la necesidad de morderte la uña, trata de cuidarlas en lugar de royerlas, dice DiPompo.

"Si da das cuenta de que ya te estás mordiendo, inmediatamente y sin importar otra cosa, pinta tus uñas, usa una lima o pon crema en tus manos", dijo. La idea es dejar de hacer algo "malo" y cambiarlo por algo "bueno" y que te ayude.

9. Haz que sepan mal

Considera aplicar un barniz con mal sabor, fabricado específicamente para dejar el hábito. Anna Guanche, dermatóloga certificada de California, es fanática del barniz de ORLY no Bite, para no morderse las uñas ni chuparse los dedos, y de SuperNail Bite No More. Otra marca muy popular es Mavala Stop.

"Estos son recursos efectivos para recordar no morderse las uñas", explica. Las uñas postizas también pueden ayudar. "Además, las uñas de acrílico son tan gruesas y sólidas que es difícil morderlas, lo que puede ayudar a que dejes de morderte las uñas el tiempo suficiente como para dejar el hábito".

10. Haz conciencia

Según Elliot, hacer conciencia también ayuda a combatir la necesidad de morderte las uñas. La práctica de estar presente en el momento y darte cuenta de todo lo que sucede puede aumentar tu noción del hábito.

"Si estás mordiendo tus uñas, piensa en todos los aspectos, en el sabor, en el dolor de tus manos, en las gomitas de tu piel", dice. "Entonces ya no se siente tan bien, ¿o sí?"

Elliot explica que si te detienes a pensar realmente en lo que estás haciendo, tal vez puedas darte cuenta de que morderte las uñas no proporciona ningún beneficio.

"Mucha gente se muerde las uñas como respuesta al estrés o a cualquier otro detonador, y sea la razón que sea, tu mente está entrenada para pensar que morderte las uñas te hace sentir mejor y hace que el estrés desaparezca", dice. "El objetivo es cambiar la "recompensa" por lo que en realidad sucede para que te des cuenta de que morderse las uñas es en realidad asqueroso. Cuando el cuerpo se da cuenta de esto, el hábito es más fácil acabar con el hábito".

11. Visualiza tu sueño de uñas

Si quieres dejar de morderte las uñas, piensa en las uñas perfectas y así, ayudarte en el proceso.

"Coloca fotografías de manos hermosas y uñas en el espejo del baño, en el auto, o en el fondo de la pantalla de tu teléfono", dice Julie Kandalec, mejor conocida como Julie Off Duty, una estilista de uñas de las celebridades que tiene clientes como Viola Davis, Emma Roberts y Hailee Steinfeld. "Te ayuda a visualizar constantemente es aspecto que podrían tener tus uñas y tus manos si dejaras de morderte las uñas".

12. Premia tus logros

"No te quedes con los fracasos", dice Paul Hokemeyer, psicoterapeuta certificado que trabaja con clientes en EU y Europa.

Cuando llega el momento de alcanzar un objetivo como dejar de morderse las uñas, es importante celebrar las pequeñas victorias en el camino.

"Es como el tenis profesional. Si te das cuenta de que te estás mordiendo las uñas, no te quedes con eso, haz una correción y sigue jugando", dice. "Y no te olvides de premiar tus éxitos".