MÉXICO
12/03/2018 7:13 AM CST | Actualizado 12/03/2018 11:16 AM CST

Gobernadores del Frente abandonan a Anaya mientras Zavala profundiza la división en el PAN

La ausencia de más de la mitad de los gobernadores que conforman la alianza PAN-PRD evidenció el tibio apoyo de los mandatarios a la campaña de Ricardo Anaya durante su registro como candidato presidencial ante el INE.

Ricardo Anaya

Si hubo algo notorio en el registro formal de Ricardo Anaya como candidato presidencial de la coalición Por México al Frente ante el INE, fue la ausencia de más de la mitad de los gobernadores del PAN-PRD.

Un hecho que alimenta las versiones de que el candidato presidencial panista no ha podido dejar atrás las muchas heridas de batalla que quedaron tras la operación política que desplegó durante más de un año para hacerse de la candidatura presidencial.

De los 16 gobernadores de la coalición PAN-PRD, sólo seis acudieron al INE para apoyar a Ricardo Anaya en su registro como candidato. Una falta de músculo que evidencia la reticencia y el tibio apoyo de los mandatarios frentistas a la campaña de Anaya.

En primera fila del auditorio sólo estaban el gobernador Miguel Márquez (Guanajuato); Francisco Kiko Vega (Baja California); Francisco García Cabeza de Vaca (Tamaulipas); Antonio Echeverría (Nayarit) y el exgobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle.

Los que brillaron por su ausencia fueron Miguel Ángel Yunes (Veracruz); José Rosas Aispuro (Durango); Francisco Domínguez (Querétaro); Antonio Echeverría (Nayarit); Carlos Mendoza (BCS); Martín Orozco (Aguascalientes) y Javier Corral (Chihuahua).

Sin embargo, los gobernadores de Baja California Sur, Chihuahua, Querétaro, Veracruz y Durango enviaron mensajes de apoyo que fueron transmitidos en video durante el acto.

Del lado perredista asistieron Miguel Ángel Mancera (Ciudad de México) y Arturo Núñez (Tabasco). Pero no asistieron ni Silvano Aureoles (Michoacán), Graco Ramírez (Morelos) y Carlos Joaquín (Quintana Roo).

Sin embargo, Anaya sería arropado por los líderes de los partidos que integran el Frente: Dante Delgado (MC); Damián Zepeda (PAN) y Manuel Granados (PRD).

"Anaya ciertamente "no está solo", como subrayaría Dante Delgado. Sin embargo, tampoco queda claro que todos los gobernadores del PAN –y menos los del PRD- vayan a apoyarlo; como tampoco cantar victoria frente a la embestida que enfrentan", escribió la periodista Martha Anaya en su columna de El Heraldo de México.

Y mientras Ricardo Anaya batalla para sumar a sus correligionarios, la independiente y expanista Margarita Zavala sigue captando apoyos del panismo más conservador para su campaña presidencial.

Zavala anunció que dentro del Consejo Político de su campaña estarán los exgobernadores panistas Fernando Canales de Nuevo León; José Guadalupe Osuna Millán de Baja California y Alberto Cárdenas Jiménez de Jalisco. También incorporó al exdiputado federal Manuel Gómez Morín Martínez del Río, nieto del fundador de Acción Nacional y quien será el secretario técnico del Consejo.

De acuerdo con encuestas recientes, Zavala ha logrado posicionarse en la cuarta posición entre las preferencias electorales.

De ahí que algunos calderonistas como el exembajador Jorge Guajardo, destaquen en redes sociales la manera en que la ausencia de panistas en el acto de Anaya ante el INE.

Un asunto que empieza a marcar tendencia en los apoyos hacia Anaya, tal como destaca el consultor Fernando Vázquez Rig, quien advierte que el presidenciable "cada vez es más perredista".

Un caso que evidencia la manera en que la fisura dentro del PAN provocada por el accidentado proceso que derivó en la autoproclamación de Anaya como candidato presidencial de la coalición Por México al Frente, situación que en opinión de algunos analistas ha debilitado al partido blanquiazul.

"Anaya destruyó a Acción Nacional para hacerse de la candidatura presidencial. Por eso no puede contar hoy con un partido al que ha liquidado. Hábil como fue para negociar con sus adversarios, no fue capaz de aceptar la disidencia dentro de su partido, no supo dialogar con la crítica interna, no toleró la discrepancia en su partido. Arrinconó a los críticos, los condujo al precipicio y los invitó al salto", escribió Jesús Silva-Herzog Márquez en su columna semanal de Reforma.

"Nadie puede sorprenderse: si algo obstaculiza el crecimiento del Frente es precisamente el éxito de Anaya en su partido. Su victoria, es decir, su imposición, obstruye el crecimiento de la alianza. Sus enemigos más temibles eran, hace unos meses, aliados. La escalera de su ambición ya lo castiga. Los escalones que usó son sus barrotes", remató Silva-Herzog.

Una opinión que coincide con la manera en que dos expresidentes de extracción panista han operado en contra del queretano.

"El arropamiento político de Anaya no cuaja. El PAN vive una crisis estructural donde corrientes del partido, en donde se encuentran grupos que no tienen la mejor relación, encabezados por los expresidentes Vicente Fox y Felipe Calderón, están unidos en su contra. Parte de los gobernadores panistas están distanciados de él, o como el de Querétaro, Francisco Domínguez, y el exgobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, enfrentados a él", escribió el periodista Raymundo Riva Palacio.

"Sin gobernadores panistas, sin gobernadores perredistas, sin grandes figuras, Ricardo Anaya está dejado a su suerte", añadió Riva Palacio en un tuit.

Un abandono que podría pasarle factura a las aspiraciones presidenciales de Anaya, tomando en cuenta el peso que tienen los gobiernos estatales a la hora de operar y movilizar votos en las campañas electorales.

::.