ENTRETENIMIENTO
04/03/2018 11:11 AM CST | Actualizado 04/03/2018 11:15 AM CST

Los Oscar del #MeToo: las ocho claves a los que no quitar ojo

La Academia de Hollywood celebra la 90 edición de sus premios.

Christopher Polk via Getty Images

La noche del domingo 4 de marzo podría ser histórica para Guillermo del Toro. Su película The Shape of Water (La forma del agua) podría alzarse con 13 estatuillas en la gala de los Oscar.

La cinta del mexicano parte como gran favorita en esta 90 edición, que volverá a presentar Jimmy Kimmel por segundo año consecutivo. Después de que Donald Trump acaparase los dardos en la ceremonia de 2017, es muy probable que el blanco de la diana sean este año el productor Harvey Weinstein y todos los casos de acoso y abuso sexual destapados en Hollywood en los últimos meses.

Sin embargo, Kimmel ha asegurado en una entrevista a ABC News que no hará chistes sobre el acoso sexual. "No quiero revivir los abusos sexuales que ha sufrido la gente. Es una gala de premios para gente que ha estado soñando toda su vida con ganar un Oscar, y lo último que quiero hacer es arruinárselo a alguien que esté nominada como Mejor actriz, Mejor actriz de reparto, Mejor dirección, fotografía o lo que sea, haciéndolo desagradable", ha asegurado.

Kimmel tiene la complicada labor de ponerle voz masculina a una noche de reivindicaciones feministas, que se espera que sigan la estela de galas anteriores como los Globos de Oro, los Bafta o los premios Emmy. El #MeeToo estará muy presente en la gala, aunque los discursos de actrices no serán los únicos aspectos a los que deberemos prestarle atención. Estos son los otros imprescindibles de la noche.

90 años, 90 películas

Nueve candidatas y solo una se alzará con el premio Oscar a Mejor película. Cuando este domingo suene eso de "and the Oscar goes to..." en el Teatro Dolby de Los Ángeles (EU) se sabrá cuál es la mejor película del año para la Academia de Cine de Hollywood y la 90 de la historia. La ganadora recoge el testigo de Moonlight y hereda un premio que en la primera edición, el 16 de mayo de 1929, se llevó Alas, de Lucien Hubbard. En esa primera edición se entregaron solo 12 premios, ahora se otorgan justo el doble (24).

Ha habido más cambios desde su arranque: la primera gala se celebró en el Hotel Roosevelt de Los Ángeles y hubo 270 asistentes. Al Dolby, donde caben 3 mil 300 personas, se trasladaron en 2002 previo paso por otros enclaves como el Shrine Auditorium o el Dorothy Chandler Pavilion (aquí los tienes todos). La primera ceremonia retransmitida en televisión se celebró en el Pantages Theatre en 1953.

Todo apunta a que 'The Shape of Water' ganará el Oscar, pero...

Blindados contra equivocaciones

Los Oscar del año pasado quedarán para el recuerdo como los de la equivocación al anunciar el premio gordo de la noche. Los actores Warren Beatty y Faye Dunaway (protagonistas de Bonnie and Clyde) anunciaron que la estatuilla era para La La Land, cuando la verdadera ganadora era Moonlight... y, pese a eso, es posible que este año vuelvan a presentar un premio.

El fallo en realidad fue de la empresa auditora, PricewaterhouseCoopers (PwC). Los empleados encargados de custodiar los sobres con los nombres de los ganadores, Martha L. Ruiz y Brian Cullinan, cometieron un "error humano" —así lo describieron— al entregarlos, por lo que este año todos los ojos estarán puestos en que algo así no vuelva a ocurrir.

La Academia ha mantenido su confianza en PwC pero con alguna medida de seguridad extra: habrá una tercera persona que tenga conocimiento de quiénes son los ganadores y los consultores tendrán que entregar sus teléfonos móviles antes de la gala para evitar distracciones.

La noche del #MeToo

Si la reivindicación por la igualdad racial marcó los Oscar de 2017, este año lo hará la de los movimientos Me Too y Time's Up contra los abusos sexuales en la industria del cine.

Asimismo, si el recién elegido Donald Trump acaparó todos los dardos de la pasada edición, es previsible que en esta vayan dirigidos a Harvey Weinstein, productor sobre el que pesan decenas de acusaciones de acoso y abuso sexual. A partir de ese escándalo se destaparon muchos otros en Hollywood, como el de Kevin Spacey, Dustin Hoffman, Louis C.K o James Franco.

Las reivindicaciones feministas serán seguro protagonistas tanto en la alfombra roja como en los discursos, aunque no ha habido ningún llamamiento para lucir ningún símbolo común —en los Globos de Oro las actrices vistieron de negro y en los Grammy algunas artistas llevaron rosas blancas—, aunque se habla de que quizá lleven pines con el lema Time's Up.

El logro de Greta Gerwig

La nominación de Greta Gerwig en la categoría de Mejor dirección por Lady Bird ya fue una gran noticia en sí misma: es la quinta mujer de la historia de los Oscar que opta al premio.

Las cuatro mujeres nominadas antes que ella son Lina Wermüller (por Pasqualino: siete bellezas, en 1977), Jane Campion (por El piano, en 1994), Sofia Coppola (por Lost in translation en 2004) y Kathryn Bigelow (por En tierra hostil en 2008). De ellas, solo Bigelow se llevó la estatuilla a casa, por lo que Gerwig puede convertirse esta madrugada en la segunda mujer en lograr este Oscar.

Oscar less white

Si Greta Gerwing no levanta la estatuilla dorada a Mejor dirección por Lady Bird, podría hacerlo el cineasta Jordan Peele por Get out. Sería también histórico. Peele se convertiría en el primer afroestadounidense en ganar el Oscar en esta categoría (anteriormente hubo otros cuatro nominados negros). De llegar ese momento, promete lanzar un mensaje como hizo Whoopi Goldberg en 1991 al ganar el premio a Mejor actriz de reparto por Ghost.

Peele, que además opta al premio a Mejor guión y Mejor película, contó en una entrevista: "Recuerdo que ella envió un mensaje en su discurso que era para mí. Dijo, 'No permitan que nada los detenga. Si esto es lo que quieren, si tienen un sueño, sigan ese sueño y podrán lograrlo'. Y siempre recordaré eso".

Oscar para la diversidad

Después de 90 años de premios, por primera vez el Oscar podría ser para un cineasta transexual. Y eso también sería hacer historia. Yance Ford opta a la estatuilla dorada a Mejor documental por Strong Island (La isla fuerte), un trabajo en el que narra cómo el racismo ha marcado la vida de su familia. Su hermano fue asesinado hace 25 años y a él lo señalaron como autor del crimen. Tras recibir la nominación por este trabajo, producido por Netflix, Ford confesó: "Creo que todo el mundo debería saber que existe una generación de directores trans que van a venir por sus Oscar".

Netflix se cuela en los Oscar

En 2017 la plataforma digital Amazon consiguió llevarse dos galardones con Manchester frente al mar (Mejor actor y Mejor guión original) y precisamente Netflix busca este año conseguir sus primeras estatuillas.

Con Mudbound opta nada menos que a cuatro: Mejor actriz de reparto, Mejor guión adaptado, Mejor canción original y Mejor fotografía. Este último premio tiene especial simbolismo en el año del feminismo, porque Rachel Morrison es la primera mujer nominada de la historia en este apartado.

Sabor en español

La gala tendrá un cierto aroma en español gracias a la mexicana Coco. La cinta de Disney, candidata en la categoría de Mejor cinta de animación, le pondrá banda sonora a la ceremonia. Recuérdame, el tema principal del mexicano Carlos Rivera, es una de las cinco canciones que se escucharán durante la gala. Los mexicanos Natalia Lafourcade y Gael García Bernal se encargarán de interpretarlo. Las otras canciones que se escucharán son las otras cuatro nominadas a en la categoría de Mejor canción original.

El sabor español lo pondrán los hermanos Roca en la fiesta posterior organizada por Elton John. Canelón de pularda con bechamel de trufa, lubina con ñoquis de trufa, limón y avellana con salsa de vino Chardonnay y filete de garnacha a la tarta de verduras formarán parte del menú, que disfrutarán cerca de 800 personas.