NEGOCIOS
03/03/2018 11:00 AM CST | Actualizado 03/03/2018 2:56 PM CST

Uno de los sindicatos más grandes de Canadá pidió abandonar la negociación del TLCAN

Unifor pidió al primer ministro, Justin Trudeau, abandonar la renegociación, tras el anuncio de Trump de gravar hasta en 25% las importaciones de acero.

Chris Helgren/Reuters

Unifor, el mayor gremio del sector privado de Canadá, pidió a su gobierno abandonar la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) tras la decisión de Washington de gravar las importaciones de acero y aluminio.

"Si Canadá no logra obtener una exención a las injustas y punitivas tarifas a las exportaciones a Estados Unidos de acero y aluminio, el gobierno canadiense no tendría otra opción que retirarse de la renegociación del TLCAN", dijo el sindicato Unifor en una nota.

La respuesta de Unifor sucedió después de que Trump anunció tarifas de hasta 25% a las importaciones de acero y 10% al aluminio para castigar prácticas comerciales que considera desleales y que aumentan el déficit comercial estadounidense y que roban empleos.

Renaud Gagne, dirigente del sindicato que representa a más de 300,000 trabajadores del sector del automóvil, acero y aluminio, dijo que "es evidente que Estados Unidos está usando a las tarifas como arma comercial".

"El gobierno federal debe ponerse de pie y pelear".-Renaud Gagne, dirigente de Unifor.

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, advirtió que la actitud de su vecino causará daños en ambos lados de la frontera.

"En el comercio de acero, Estados Unidos tiene un superávit de 2,000 millones de dólares con nosotros, de manera que vemos como absolutamente inaceptable la imposición de cualquier tarifa entre ambos países", dijo Trudeau.

El anuncio de Trump causó molestia en Canadá y en México, en un momento en el que los tres países están en plena renegociación del TLCAN, bajo la presión de Estados Unidos de separarse si no logra cambios que le resulten convenientes.

La medida anunciada por Trump también afectaría directamente la economía de China, Rusia, Brasil, y prácticamente toda la Unión Europea.

Con información de AFP.