UN MUNDO MEJOR
03/03/2018 5:00 AM CST

¿Imaginas crear alimentos más nutritivos con el aceite gastado en la cocina?

Científico mexicano crea un proyecto, basado en cultivo de microalgas y aceite reciclado, para fortalecer alimentos con antioxidantes.

Conacyt

¿Qué se puede hacer con el aceite gastado de cocina? El científico Carlos Jesús Castillo Zacarías ya tiene una respuesta: lograr que alimentos como el yogurt, pasteles, muffins... ¡cualquiera! aumenten aumentar su valor nutricional.

La idea es producir microalgas en un medio de cultivo al que se le añade este aceite reciclado que proviene de cafeterías, hogares y hasta fábricas, y después extraerles los carotenoides, que son los pigmentos orgánicos que se encuentran de forma natural en las algas.

Son estos carotenoides los que agregarían mayores antioxidantes a los alimentos y los harían mucho más nutritivos.

Castillo explica que gracias al proceso que han creado no hay riesgo que estos antioxidantes se degraden con la luz o el oxígeno, por lo que al momento de consumir esos alimentos se estaría consumiendo su carotenoide total, es decir, su poder antioxidante.

Lo más interesante de este proyecto es que las microalgas pueden consumir este aceite, y al consumirlo, hacemos que esos desechos desaparezcan poco a poco y al mismo tiempo se produzcan carotenoides. Después cosechamos estas microalgas para, a su vez, extraer de ellas estos compuestos que son interesantes para nosotros", dijo Castillo a la agencia Conacyt.

Apoyo de Singapur

Conacyt

Carlos es un científico del Tec de Monterrey del Grupo Biotecnología Aplicada Sostenible y para este proyecto colabora con la Universidad Tecnológica de Nanyang de Singapur.

Y es que mientras científicos de Singapur buscaban qué podían hacer con ese aceite gastado de cocina, los mexicanos buscaban qué residuos podían utilizar para que lo consumieran los microorganismos.

Nosotros teníamos nuestra fortaleza en crecimiento de algas y la producción de carotenoides. Ellos tenían esa otra fortaleza, de buscar la producción de esos residuos para la obtención de omega 3 con levaduras; trabajan con levaduras, con microorganismos que fueron modificados genéticamente", explicó el científico.

Por ello, este año vendrán a México científicos de Singapur y seguirán con la segunda parte del proyecto.

Conacyt

Una explicación técnica

El científico advierte que se trata de una tecnología verde pues no genera desechos que puedan dañar al medio ambiente.

El tema resulta un tanto técnico pero como tal, se trata de una técnica novedosa: la microencapsulación por coacervación, que implica la utilización de cualquier tipo de polímero.

"En la NTU de Singapur, utilizamos una goma que es extraída por ellos a partir de una fruta que se llama durián. Lo que hicimos fue probar esta goma con otros polímeros. Teníamos el carotenoide ya extraído y lo que hicimos fue unirlo iónicamente con un polímero, que en este caso fue quitosano. Después utilizamos la goma para hacer esa microencapsulación, y el objetivo final fue proteger el compuesto para que ya no existiera posibilidad de que la luz o el oxígeno pudiera degradarlo", dijo Castillo.