NEGOCIOS
01/03/2018 7:02 AM CST | Actualizado 01/03/2018 10:14 AM CST

Denuncian “trama oculta” de empresas para esquivar regulación contra obesidad

El Poder del Consumidor presentó un estudio en el que denuncia el modo en que operan empresarios de la industria.

El poder del consumidor

La asociación civil El Poder del Consumidor denunció que en México hay varias empresas de alimentos y bebidas procesadas que ejercen su poder con funcionarios para influir en el diseño de regulaciones contra la obesidad.

En el estudio La trama oculta de la epidemia, obesidad, industria alimentaria y conflicto de interés, la asociación civil acusó que para burlar las regulaciones, las empresas crean asociaciones que "sugieren" promover un bienestar en la población o inciden en alianzas con organismo gubernamentales a través de cámaras empresariales.

Crean sitios para generar presión con nombres que sugieren un interés por el bienestar.El Poder del Consumidor

"Suelen manifestarse a través de las cámaras comerciales de las que forman parte, entes a los que pertenecen que persiguen sus mismos intereses. Otra práctica muy común es la creación de asociaciones y/o sitios para generar presión con nombres que sugieren un interés por el bienestar, que se pueden confundir con entidades de la sociedad civil", se lee en el estudio firmado por Alejandro Calvillo y Agata Székely.

El estudio hace referencia al Movimiento por una Vida Saludable (Movisa), creado en 2016, y al que se unieron más de 60 empresas y organizaciones, entre las que se encuentran Bimbo, Coca-Cola, PepsiCo y Nestlé.

ww.cofepris.gob.mx
Imagen informativa del "nuevo" etiquetado frontal lanzada por la Cofepris en 2014.

El Poder del Consumidor refiere en específico a la campaña informativa "Checa y Elige", lanzada por Movisa en enero de 2017 en alianza con la Secretaría de Salud y la Cofepris, para "orientar a los consumidores, de forma clara y sencilla, sobre cómo leer y utilizar" el etiquetado frontal en productos procesados que la Cofepris hizo obligatorio en enero de 2015.

"Este etiquetado frontal es deliberadamente confuso, favorecedor a la industria", denuncia en el estudio El Poder del Consumidor. Además de que "establecía criterios muy altos de consumo de azúcar que representan un riesgo a la salud".

La organización civil acusó que pese a que la Organización Panamericana para la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya habían advertido al gobierno mexicano de estas problemáticas en la campaña de etiquetas, "25 funcionarios de la Secretaría de Salud siguieron promoviendo en actos con la industria el etiquetado GDA a principios de 2017".

El poder del consumidor
Pruebas presentadas por El poder del consumidor de las recomendaciones de instituciones internacionales sobre el etiquetado frontal en México.

También se refiere a la alianza de Movisa con la asociación civil Queremos Mexicanos Activos y el programa "Ponte al Cien", impulsado por la Industria Mexicana de Coca-Cola y la Comisión Nacional del Deporte, ambos emprendidos para el fomento de educación física entre la población mexicana.

Los mensajes son en apariencia positivos porque promueven el ejercicio, pero no dicen una palabra sobre evitar los alimentos dañinos.El Poder del Consumidor

"Los mensajes son en apariencia positivos porque promueven el ejercicio, pero no dicen una palabra sobre evitar los alimentos dañinos que quienes patrocinan sus asociaciones 'sin fines de lucro' venden. La función es desviar la atención de la causa principal de la epidemia de obesidad y diabetes que radica en el cambio de dieta generado por los productos de estas empresas", se lee en el estudio.

Consultado por el HuffPost México sobre el documento, Movisa dijo no tener un posicionamiento público, pero reiteró que es una "organización sin fines de lucro, cuyo objetivo principal es el combate al sobrepeso y la obesidad a través de la promoción de hábitos de vida saludables".

México tiene la segunda tasa de obesidad en adultos más alta en la OCDE. En el país, más del 70% de los adultos padecen obesidad o sobrepeso; entre adolescentes entre 12 y 19 años la proporción de población con este problema es de 35%, según datos de la Encuesta Nacional de Salud de 2016.

kwanchaichaiudom via Getty Images
El 35% de los adolescentes mexicanos padecen obesidad.

Y es que el consumo de alimentos y bebidas procesadas en México es muy alto. El 85.3% de los mexicanos consumen regularmente bebidas azucaradas no lácteas, 38% botanas, dulces y postres y 45.6% cereales dulces, según datos de la encuesta.

El poder del consumidor también denunció presuntos lazos de grandes marcas en la industria de alimentos y bebidas procesadas y de grupos empresariales con instituciones gubernamentales en México.

Entre varios casos, hacen referencia al Observatorio Mexicano de Enfermedades No Transmisibles (OMENT), creado por la Secretaría de Salud en 2014 para apoyar la toma de decisiones sobre el desempeño de la Estrategia Nacional para la Prevención y el Control del Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes.

"Más de la mitad de los asientos están representados por la industria, por organismos que reciben financiamiento de la industria y/o por organismos que tienen en sus consejos directivos y de asesores a representantes de la industria", se lee en el estudio.

www.gob.mx/salud/

En la página oficial del OMENT no se mencionan nombres específicos de los miembros del Consejo Asesor, solo se hace referencia a grupos empresariales como la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra); asociaciones médicas como Academia Nacional de Medicina y la Federación Nacional de Diabetes A.C.

Ese año se estableció en el Diario Oficial de la Federación que la Universidad Autónoma de Nuevo León sería la responsable de la gestión del Observatorio, así como la administración de la plataforma tecnológica.

El poder del consumidor
Captura de pantalla del Consejo Asesor del OMENT publicado en la página oficial.

Para el exasesor de la Organización Panamericana de la Salud Enrique Jacoby los empresarios de la industria de alimentos y bebidas procesadas no debería estar involucradas en el diseño de ninguna política pública.

Eliminar la obesidad es un tema de interés público. La industria trae con sigo su obligación central: vender más.El Poder del Consumidor

"Las conformaciones que producen comestibles ultraprocesados no tienen un lugar en las mesas donde se diseñan las políticas públicas de un Estado", dijo en entrevista con HuffPost México. "Eliminar la obesidad es un tema de interés público primordial y la industria lógicamente lo que trae consigo es su obligación central: llevar dinero o responder a la visión de sus accionistas y vender más".

El especialista dijo que es recomendable que haya una distancia entre empresarios y miembros de la industria de alimentos y bebidas procesadas con el gobierno de un país para la discusión de políticas contra la obesidad.

Cuartoscuro
Niño bebiendo un refresco.

En 2016, la directora Regional de Salud de Unicef para América Latina y el Caribe dijo que el vínculo entre la comida procesada y la obesidad empieza desde la infancia, pues el consumo de alimentos y bebidas no saludables ocasiona un incremento de peso y obesidad, y tiene una relación directa con el riesgo de diabetes tipo 2 y enfermedades cardiovasculares".

Según los especialistas, la obesidad favorece el desarrollo de enfermedades crónicas como diabetes, presión alta y enfermedades del corazón e infartos. En México, la diabetes mellitus es la segunda causa de muerte a nivel nacional, mientras que la hipertensión arterial causa más 50 mil muertes al año. El costo por el tratamiento de diabetes y otras enfermedades crónicas fue de alrededor de 67 mil millones de pesos en 2008.

La organización El Poder del Consumidor aseguró que las regulaciones dentro de la estrategia nacional contra el sobrepeso —como el etiquetado frontal de alimentos o la regulación del expendio, distribución y publicidad de estos alimentos— nacieron de una discusión entre gobierno y sociedad civil, pero fueron manipuladas en su diseño por empresas de la industria.

Cuartoscuro

"Cada una de estas regulaciones ha sido combatida por la industria con diferentes tácticas, la principal: influir en el diseño", se lee en el estudio. "El poder de la industria y sus alianzas con instituciones y funcionarios gubernamentales no solo les permitió participar en el diseño de regulaciones fundamentales para combatir la obesidad, también excluir de este proceso a los institutos nacionales de salud".

Para evitar estas prácticas, El Poder del Consumidor recomienda que en la elaboración de políticas públicas contra la obesidad se evalúen los casos en los que hay conflicto de interés con medidas claras, transparentes y creadas por expertos.

"México ha fracasado en sus políticas para enfrentar estas epidemias por el conflicto de interés, por la alianza entre las instituciones a cargo de elaborar estas regulaciones y la industria", concluye el estudio de El Poder del Consumidor.