INTERNACIONAL
28/02/2018 5:17 PM CST | Actualizado 28/02/2018 5:19 PM CST

Hope Hicks, una de las asesoras más cercanas a Trump, deja la Casa Blanca

Su renuncia se da un día después de su testimonio de ocho horas ante el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes.

Carlo Allegri/Reuters
Carlo Allegri/Reuters

Hope Hicks, ampliamente considerada por muchos como una de las asesoras más cercanas a Trump, renunció como directora de comunicaciones de la Casa Blanca, confirmaron varios medios estadounidenses el miércoles.

"Hope es extraordinaria y ha hecho un gran trabajo durante los tres últimos años", explicó Trump en un comunicado a The New York Times. "Es inteligente y atenta, una gran persona. Extrañaré tenerla a mi lado, pero cuando se acercó a mí para hablarme sobre nuevas oportunidades, lo entendí por completo. Estoy segura de que trabajaremos juntos nuevamente en el futuro".

Se espera que Hicks concluya el trabajo en las próximas semanas.

Su renuncia se da un día después de su testimonio de ocho horas ante el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes que está investigando la intervención rusa en las elecciones presidenciales de 2016. De acuerdo con el reporte, Hicks admitió en su testimonio que Trump algunas veces le pidió que "dijera mentiras".

Su salida también se da semanas después de que el secretario de personal, Rob Porter, con quien Hicks ha estado vinculado románticamente, dejó su puesto tras acusaciones de que había abusado de sus dos exesposas.

El 8 de febrero, el vocero de la Casa Blanca Raj Shah dijo que Hicks "se recusó de algunos asuntos" sobre la respuesta de la administración a la salida de Porter, pero no negó los informes de que Hicks estaba involucrada en la redacción de la declaración inicial de la Casa Blanca sobre el escándalo.

Algunos especularon que la supuesta relación de Hicks con Porter fue un factor en la decisión inicial de la Casa Blanca de defenderlo.

Hicks también fue asociada recientemente con la investigación del abogado especial Robert Mueller sobre los vínculos de la campaña de Trump con Rusia. A fines de enero, The New York Times informó que Mark Corallo, que se desempeñó como vocero del equipo legal de Trump antes de renunciar en julio, planeaba contarle a Mueller una llamada telefónica no revelada previamente entre él, Trump y Hicks.

Según fuentes familiarizadas con el asunto, Corallo afirma que Hicks dijo en la llamada que los correos electrónicos de Donald Trump Jr, sobre la reunión en la Torre Trump en 2016 con un abogado ruso, "nunca saldrián", sugiriendo a Corallo que estaba contemplando obstruir la justicia.

El equipo de Hicks negó haber hecho ese comentario.

El enigmática mujer de 29 años nunca ha concedido una entrevista en pantalla y rara vez se le cita. Sin embargo, ha sido considerada como una de las principales confidentes de Trump y "a veces es tratada como un miembro de la familia extendida", según un perfil de Politico publicado el verano pasado.

En 2015, Trump recurrió a Hicks, que había estado trabajando en la línea de ropa de Ivanka Trump desde 2014 y no tenía experiencia política, para trabajar como secretaria de prensa en su campaña presidencial. Después de la toma de posesión de Trump, Hicks fue nombrada directora de comunicaciones estratégicas. Ella asumió el cargo de directora interina de comunicaciones en julio pasado, cuando Anthony Scaramucci fue destituido abruptamente, y aseguró el trabajo permanentemente en septiembre.

También se informó recientemente que el subdirector de comunicaciones Josh Raffel, quien ha actuado principalmente como vocero de las iniciativas de la Casa Blanca de Ivanka Trump y Jared Kushner, también está renunciando. Se espera la partida de Raffel, dijo un funcionario de la Casa Blanca a CNN esta semana, dentro de los próximos dos meses.

Este artículo se publicó originalmente en The HuffPost.