ESTILO DE VIDA
28/02/2018 6:01 AM CST

Los filtros de Snapchat han detonado una preocupante tendencia en cirugías plásticas

Consecuencias negativas del los filtros de Snapchat.

Los filtros de Snapchat e Instagram hacen que nuestra piel luzca más tersa, nos proporcionan labios más llenitos y hacen que nuestros ojos se vean más grandes, todo lo cual está acorde a los estándares de belleza de la actual sociedad occidental. Como cualquiera que navegue por sus redes sociales se habrá dado cuenta, los filtros, ya sea que incluyan caritas de animales o simplemente diferencias en contraste, son la norma.

Pinterest

Hay mucha polémica en torno a si estas aplicaciones y filtros son buenos o malos para nuestra autoestima o si pueden provocar problemas como el desorden de la dismorfia corporal, un trastorno de la imagen del cuerpo que se "caracteriza por preocupaciones persistentes y molestas sobre un defecto imaginario o apenas perceptible de nuestra apariencia", de acuerdo con la Asociación de la Ansiedad y Depresión de EU.

El caso es que, ahora, hay pacientes que llevan sus selfies con filtro a sus consultas con sus cirujanos plásticos para ejemplificar los looks que quieren tener, dice Matthew Schulman, un cirujano plástico certificado basado en Nueva York. Otro médico se ha referido a este fenómeno como "dismorfia por Snapchat".

Otros más argumentan que los filtros de Snapchat podrían estar provocando cómo lucimos en realidad.

"El perder la perspectiva de cómo nos vemos es un problema y no es algo de lo que se hable mucho", dice Renee Engeln, profesor de psicología de la Universidad Northwestern y autor de Belleza enferma: cómo la obsesión cultural con la apariencia lastima a mujeres y niñas. Antes de la era de Snapchat e Instagram, explica Engeln, las fotos alteradas se limitaban a las celebridades o modelos en anuncios o en las revistas y uno sabía que esas imágenes habían sido editadas.

Pero las redes sociales han cambiado esto.

"No basta con tener que compararnos con esas imágenes perfeccionadas de las modelos, sino que ahora está esa comparación cotidiana de nuestras personas reales con las falsas imágenes de uno mismo que de manera intencional o no intencional presentamos en las redes. Todo eso representa una forma en la que no cumplimos con nosotros mismos cada día", dice Engeln.

Hemos llegado al punto en que la gente usa los filtros como una fuente de inspiración para eventuales procedimientos cosméticos que, además, no serán baratos. La mayoría de las personas que se someten a estas operaciones plásticas son mujeres, lo cual tiene razón de ser si se consideran las presiones constantes que sufren para vivir acorde a los estándares siempre cambiantes y dañinos de belleza de la sociedad.

"Es una tremenda carga sobre las mujeres la que les endilgamos con esta incesante presión de adoptar un ideal de belleza en particular, por lo que se avergüenzan y se sienten obligadas de hacer algo al respecto", dice Engeln. "No creo que eso sea lo fundamental. Creo que lo que tendríamos que promover es una representación más fiel de nosotros y creo que eso se dificulta cada vez más".

Cuando se cruzan las redes sociales y la cirugía plástica

AOL

Cuando muchas pacientes pedían la nariz de Meghan Markle o los labios de Kylie Jenner, ahora llevan a la mano sus selfies con filtro para mostrarlas a sus cirujanos plásticos.

"Básicamente, todas utilizan un filtro propio y ahora dan ese paso al traerlo y decirme: 'Así es como me quiero ver'", dice Schuman. "No todas se lanzan tan lejos, pero en su conciencia así quieren lucir, por lo que vienen conmigo y me dicen que quieren la piel más suave, o que sus ojos se abran más o que sus labios se vean más llenos. Esos dos tipos de persona son las que llegan aquí".

Entre los filtros más populares están los de la piel más suave o que borran las imperfecciones.

"Muchas personas utilizan eso como ejemplo de cómo quieren que se vea su piel, lo que básicamente significa que quieren eliminar alguna pigmentación irregular y buscan suavizar sus líneas de expresión fina o sus arrugas", dijo el especialista.

Las pacientes también se inspiran por los filtros que hacen que sus ojos se vean más grandes, para lo cual, dice Schulman, se necesita una cirugía de los párpados o inyecciones de botox. También piden que sus labios se vean más llenos, lo cual, dice, "significa que piden rellenos para los labios como Restylane o Juvederm".

Pinterest

Michelle Yagoda, una cirujana plástica facial de Nueva York, concuerda en que cada vez más gente parece recurrir a las redes sociales en búsqueda de inspiración de belleza, aunque, en su experiencia, no siempre es muy obvio,

"No creo que en realidad alguien venga y me diga que se quiere parecer a Angelina Jolie o que quiere parecerse a su filtro de Snapchat. Sin embargo, me doy cuenta de que hablan de cosas muy similares a esto sin utilizar esas palabras exactamente", dijo Yagoda.

"En general, se preocupan por el tamaño de sus poros y la textura o el color de su piel... esas son las cosas que más se relacionan con los filtros, añadió. "Cosas como productos tropicales para el cuidado de la piel, que quizá tienen glicoides o retinoides; exfoliadores químicos que se prescriben por profesionales que pudieran ser superficiales o más profundos; tratamientos láser para resurgir la piel; tratamientos IPL (Luz de Intensa Pulsada) para eliminar las áreas café... esas son las cosas más comunes".

De acuerdo con Engeln, el querer tener una piel más suave, juvenil y sin imperfecciones no es algo nuevo; esos filtros simplemente reflejan los estándares de belleza que están vigentes.

"No se trata de que estén cambiando la forma de nuestros estándares de belleza", dice. "Simplemente buscan que ese tipo de imágenes esté más disponible".

Por su parte, Schulman dice que él prefiere a alguien que utilice una imagen para su cirugía plástica que alguien que nada más parecerse a una celebridad "porque por lo menos así tienen de base su propia persona".

"Creo que eso es un poco más realista que llegar y traer una foto de Angelina Jolie y que diga que se quiere parecer a ella", dijo.

Por otra parte, Yagoda dice que hay otra forma en que las pacientes describen lo que quieren.

"No creo que sea malo utilizar fotos, como paciente, para transmitir tu sentido de la estética puesto que no hay una belleza igual para todos", dijo ella. Una de las cosas más importantes a considerar sobre una procedimiento plástico es ser realista. Un procedimiento que dejó ciertos resultados en una persona podría no tener lo mismo para otros. Más allá de esto, explica Schulman, la cirugía cosmética no necesariamente va a cambiar tu vida.

"Yo rechazo a casi 25% de las personas que me vienen a ver por una cirugía plástica, por muchas razones", dice Schulman. "Parte de lo que hago es saber si lo que me están pidiendo es factible y seguro. Luego, también tengo que saber si lo hacen por las razones adecuadas, lo cual siempre es lo más difícil".

¿Es algo que nos deba preocupar?

La tendencia de las personas que piden parecerse a las versiones con filtro de sí mismas presenta muchas cuestiones en torno a la ética de la cirugía plástica, la influencia de las redes sociales en esta práctica médica y, en general, los estándares de belleza en nuestra sociedad. Por ejemplo, utilizar un versión filtrada de ti mismo en Snapchat o Instagram es válido para una inspiración realista? ¿No están promoviendo estos filtros un desorden de dismorfia corporal o que nos obsesione la perfección?

Para Schulman, no importa cómo nos hagan sentir las tendencias en la cirugía plástica o la influencia de la redes sociales sobre ella pues es algo que no a a desaparecer. "La verdad es que así están las cosas".

Si bien el especialista acepta que las redes sociales en general pudieran tener un impacto negativo en nuestra imagen propia, Schulman añade que, como cirujano plástico, su meta es dar a la gente lo que quiere si bien manteniédose realista y sin causarles daño.

Sin embargo, Yagoda destaca los efectos potenciales, individuales o sociales, de vivir la vida a través de los lentes y filtros de Snapchat.

Pinterest

"Creo que cada vez que escondes las imperfecciones y haces una mejor foto de tí misma estás afectando la forma en que nos vemos y la forma en que queremos vernos", dijo. Para ella, si nos estamos viendo constantemente a través de fotos con filtro o editadas de nosotros mismos, esa será la forma en que vamos a esperar que nos vean en la vida real.

Los millones de dólares que perdió Snapchat por un tuit de Kylie Jenner

"Creo que eso es un problema real, pero dudo que eso pueda afectar más a la gente que el desorden de dismorfia corporal", añadió. "Es interesante, en tanto aumentan los problemas para las revistas y crece la saturación de internet—lo cual creo que es una modalidad diferente—, pero se trata del mismo tipo de exposición a las imágenes no realistas lo que lo provoca".

Engeln opina igual que Yagoda. "Estamos en un nuevo nivel en el que en verdad perdemos contacto con nuestro propio rostro o nos sorprende mirarnos al espejo".

Para ella, el problema es más complejo que la cirugía plástica pues someterse a este tipo de procedimientos es a menudo una elección de la cual uno no debería avergonzarse. Sin embargo, Engeln subraya que la cirugía plástica "no es algo milagroso".

"No hay nada que pueda borrar en definitiva los signos de envejecimiento o que garantice que no tendrás imperfecciones o que no tendrás arrugas en tus ojos. No hemos llegado tan lejos", dice Engeln.

Añade que la cirugía cosmética promueve una "cultura híper competitiva similar a un constante concurso de belleza". Si todos a tu alrededor se están haciendo trabajitos, vas a sentirte más presionada para hacerlo tú también", afirmó.

Esto es lo que nunca más vas a poder hacer en Instagram sin que nadie lo sepa

"Hay una noción certera de que si te ves de cierta forma el mundo te va a dar poder, y todos lo saben. Cualquiera que lo niegue está mintiendo o se niega a ver la verdad", dijo Engeln. "Pero lo que me preocupa, especialmente en tanto las mujeres envejecen, es que si ponen toda su fortaleza emocional para mantener cierta apariencia, eso se convertirá en una base muy débil sobre la cual mantenerte al envejecer".

Ella afirma que "uno nunca va a alcanzar los estándares de belleza de esta cultura y, si acaso cumplimos eso, el estándar simplemente cambiará más adelante".