MÉXICO
26/02/2018 9:35 AM CST | Actualizado 26/02/2018 12:51 PM CST

Los señalamientos por lavado de dinero contra Anaya desatan guerra entre PAN y PRI en la contienda presidencial

Las acusaciones de triangulación de dinero mediante la venta de un terreno en Querétaro, desataron una ola mediática contra el candidato presidencial del PAN, Ricardo Anaya, quien trata de salir airoso de las dudas que dejó su enredo inmobiliario y su relación con el empresario Manuel Barreiro.

Ricardo Anaya

La guerra política entre el PRI y PAN por el segundo lugar de la contienda presidencial alcanzó un nuevo nivel la semana pasada, luego de que Ricardo Anaya, candidato de la coalición Por México al Frente, fuera señalado de realizar operaciones de lavado de dinero a través de transacciones inmobiliarias.

La polémica se desató el pasado 20 de febrero, cuando el abogado Joaquín Adrián Xamán McGregor, en representación de dos personas que aseguran haber sido contratadas por un empresario del sector inmobiliario de Querétaro (identificadas solamente como Alberto N y Daniel N), señaló irregularidades en operaciones de lavado de dinero por 54 millones de pesos que involucran a una empresa de Anaya.

En conferencia de prensa, Xamán McGregor indicó que sus clientes anónimos fueron contratados por el empresario Manuel Barreiro Castañeda para realizar una venta irregular de un terreno en el municipio de El Marqués, Querétaro.

De acuerdo con la denuncia presentada ante la PGR, la empresa Juniserra (propiedad de Anaya y Barreiro) compró un terreno de 10 millones de pesos. Por órdenes de Barreiro, Alberto y Daniel crearon una red de empresas fantasma en México, Canadá, Suiza y paraísos fiscales, con el fin de dispersar 54 millones de pesos con los cuales se compró un terreno con una nave industrial propiedad de Anaya. Esto con el fin de ocultar la procedencia del dinero obtenido por Anaya, según la denuncia.

Es decir, Juniserra, empresa propiedad de Anaya, compró un terreno a Barreiro para luego vendérselo a este a un precio mayor, previa triangulación de recursos a través de empresas fantasma.

El propósito de la operación era ocultar el origen de los recursos, así como su destinatario final, simulando una compraventa para pagarle el precio a la citada empresa, Juniserra –propiedad de Anaya y su suegro Donino Ángel Martínez Diez–, utilizando para ello un valor que no correspondía al verdadero precio del inmueble. Por tanto, de esa forma lograr el objetivo de hacerle llegar los recursos a Ricardo Anaya por conducto de la mencionada empresa; esto, seguramente, por la gran relación de amistad que guardan Manuel Barreiro y Anaya desde hace muchos años".Denunciantes Alberto N y Daniel N

La denuncia provocó que Ricardo Anaya tuviera que salir a defenderse en redes sociales, acusando un intento del PRI para descarrilar la campaña presidencial de la coalición PAN-PRD-MC.

Mientras tanto, la PGR ubicó a Barreiro en Canadá y lo citó a comparecer para explicar el caso, pero el empresario se amparó para evitar su detención.

Aunque Anaya dijo apenas conocer a Barreiro, el periódico El Universal señala que se conocen desde hace años y las esposas de ambos sostienen una relación de amistad.

El ruido mediático que provocó la acusación causó que Anaya se presentara en la PGR para entregar un documento a Alberto Elías Beltrán, encargado de despacho de la dependencia.

Anaya también acusó a la PGR de prestarse a "la guerra sucia del PRI", al emitir un "ambiguo boletín" que busca "confundir" al no aclarar que la denuncia presentada no acusa directamente al candidato presidencial del PAN de ningún delito.

Dolosamente, omitieron señalar que a quien están investigando es a otra persona y no a mí. La PGR se ha prestado a la guerra sucia del PRI".Ricardo Anaya

"Por estar en curso un proceso electoral y que los ciudadanos tienen derecho de conocer la verdad, le exijo a usted que sin dilación ni pretextos haga del conocimiento si de las investigaciones realizadas se desprende alguna conducta mía que, conforme a la ley, pueda ser constitutiva de delito", indicó Anaya en su escrito.

El pasado domingo 25 de febrero, Anaya difundió otro video en redes sociales para explicar a detalle su postura sobre el caso.

"¿De dónde obtuvimos el dinero para comprar el terreno y construir la nave industrial? El dinero provino de tres fuentes principales. Hipotequé mi casa, obteniendo un crédito en Banamex, se contrató un crédito en el propio terreno para el parque industrial y de los ahorros que teníamos tanto en lo personal como en la propia empresa", aseguró Anaya en un video.

"Se ha cuestionado que de dónde obtuvo el dinero la empresa que a nosotros nos compró la nave industrial, pero eso por obvias razones yo no lo puedo saber", agregó.

Las repercusiones mediáticas de las acusaciones contra Anaya llegaron hasta la prensa internacional. El Financial Times, en un texto titulado Mexico's elections: corruption confusion, destacó que las acusaciones de lavado de dinero contra el panista, así como las burlas por no poder arrancar su automóvil híbrido, provocaron que la campaña del queretano entrara en un bache.

Pero las declaraciones de Anaya no dejaron satisfechos a algunos. Tal fue el caso del economista del Colegio de México y exdirector del Instituto Belisario Domínguez del Senado, Gerardo Esquivel (cuya esposa Graciela Márquez Colín, fue propuesta para integrar la Secretaría de Economía en el gabinete de Andrés Manuel López Obrador). A través de Twitter, Esquivel cuestionó por qué el préstamo de Anaya no aparece en su declaración fiscal de 2014, donde señala que no recibió préstamo alguno.

Anaya respondió que dicho crédito se reportó en la declaración de su esposa, ya que la casa está a nombre de ella.

El panista Diego Fernández de Cevallos salió en defensa de Anaya y aseguró que el gobierno federal está usando a la PGR para manchar al candidato presidencial blanquiazul porque está bien posicionado en las encuestas de preferencia electoral. De ahí que Fernández de Cevallos calificara la actuación de la PGR como "canallesca y perversa".

Y mientras el PAN argumenta que las acusaciones contra Anaya forman parte de una campaña negra orquestada por el PRI, Javier Lozano, vocero de la campaña presidencial de José Antonio Meade, aseguró que el tricolor no tiene nada que ver en el caso e hizo un llamado al queretano para asumir la consecuencia de sus actos.

"Hacemos una petición para que Ricardo Anaya asuma las consecuencias y se haga cargo de sus actos, hechos y misiones, de sus dichos, que no voltee a ver a otro lado", dijo Lozano.

Aunque el PRI se deslindó de los ataques contra Anaya, analistas advierten que el caso podría afectar profundamente la campaña presidencial de la coalición PAN-PRD-MC mientras los enredos derivados de los negocios inmobiliarios del queretano siguen poniendo en aprietos al queretano.

"El golpe contra Ricardo Anaya fue seco y a la cabeza", señaló el periodista Raymundo Riva Palacio.

"El vínculo criminal con Anaya es la venta de la nave a una empresa de la que es socio el hoy prófugo de la justicia (Barreiro), y la declaración de Alberto y Daniel, que los millones que movieron por paraísos fiscales, terminaron en la empresa Juniserra, propiedad del candidato y de su familia política", agregó el analista.

"Las señales en el caso de Anaya es que van por él, y que la cacería no cesará: sus escándalos ya pasaron de los periodicazos al Ministerio Público. Es el Estado contra Ricardo", escribió el periodista Salvador Camarena.

¿Hallará Ricardo –que ha jugado como pocos a la traición– en el PAN, en el Frente, o más allá, quién lo defienda?", agrega Camarena, quien considera que la manera en que el queretano obtuvo su candidatura presidencial sin una base social fuerte, hará complicado montar una defensa contra el ataque del PRI.

::.