ENTRETENIMIENTO
23/02/2018 12:08 PM CST | Actualizado 24/02/2018 1:17 PM CST

El acoso en el mundo editorial contado por la ex editora de Glamour

La editora especialista en moda también narró su historia con Carmen Aristegui.

Gustavo Caballero via Getty Images

Lucy Lara es en el mundo editorial de México y Latinoamérica una de las figuras con más larga trayectoria. Su trabajo en revistas como ELLE, Marie Claire y recientemente Glamour México, la han posicionado como una voz de peso en la moda y belleza.

Ella, al igual que Karla Souza, Sofía Niño de Rivera, Paola Núñez y Azul Almazán, entre otras, se unió al movimiento #MeToo para denunciar casos de acoso y abusos por parte de hombres "con poder".

A continuación la historia que Lara compartió con el auditorio de Carmen Aristegui en CNN en Español.

"Hubo una exposición del proyecto que yo estaba liderando. A esta exposición vinieron mis jefes y me invitaron a cenar. Voy con ellos y en la cena, el jefe mayor empieza a entablar una conversación conmigo como si nadie más existiera [en la mesa]. Yo medio incómoda y tal. Cuando van a pagar la cuenta, en ese momento decido ir al baño y, para mi mala suerte, el estilo del baño era de esos que el lavabo es compartido", relató Lara.

Cuando salió del baño, "el jefe de los jefes de los jefes" (como lo describió la editora), se abalanzó hacia ella para darle un beso. "Él estaba tan borracho y es tan alto, y yo soy tan chiquita, que lo esquivé por abajo", relató. "Él, básicamente, me abraza y yo me pasé por abajo", resaltó Lara.

Victor Chavez via Getty Images
Editora de la revista Glamour México, Lucy Lara

Después de ese movimiento por parte del jefe, la escritora se sentó en el lavabo para comprender lo que estaba pasando, y convencer al hombre de verse al día siguiente para cenar. "Mañana nos vamos a París. Tú y yo. Escoge el restaurante al que quieres ir", le él dijo a ella.

El jefe directo de Lara le comentó que alguien —al parecer la mano derecha del jefe de jefes—, le pidió que fuera al baño a ver que ella estuviera bien.

"Este tonto, entra y nos ve conversando... y se sale", narró. "Pensó que estábamos haciendo un date (una cita) o algo", añadió Lara.

Al día siguiente de este incidente, la editora se sentía mal y se preguntó "¿y ahora qué?", pues no sabía qué iba a pasar con su carrera de tantos años. "Te ponen en una situación muy vulnerable".

Cuando Lara llegó a su oficina, su jefe le comentó que "la mano derecha del jefe mayor" fue a preguntarle a su director qué iban a hacer con ella.

"No va a pasar nada. Ella es una mujer de mundo", contestó el jefe. Respuesta que no aceptó Lara.

"Fue raro porque todavía llegó ese individuo... Sin decírmelo directamente, me trató de indicar que no podía contar lo que había pasado. Lo más decepcionante del caso es que yo era una de las tantas personas que había pasado por eso. Y yo no hablé, pero alguien previamente lo hizo y no pasó nada", finalizó Lara.

Lara también comentó que las mujeres que se han atrevido a hablar, terminaron siendo despedidas. "Finalmente las despiden. O lo que sucedió conmigo es que se cerró el proyecto en el que yo estaba. La persona que te acosa, tiene poder sobre ti", remarcó la experta en moda.