MÉXICO
20/02/2018 11:22 AM CST | Actualizado 20/02/2018 4:09 PM CST

Si ningún tuit sale mal, Peña y Trump se reúnen a finales de febrero

La agenda estaría enfocada en temas como la renegociación del TLC, pero otros temen que se hable del proceso electoral en México.

SAUL LOEB via Getty Images

A más de un año del que debió ser el encuentro oficial en Estados Unidos entre los presidentes mexicano Enrique Peña Nieto y estadounidense Donald Trump, los mandatarios por fin se encontrarán.

La cita se realizará los próximos 27 y 28 de febrero, de acuerdo con fuentes estadounidenses citadas por el semanario Proceso.

Ninguna autoridad ha confirmado la noticia; sin embargo, Presidencia anunció que ambos mandatarios sostuvieron una conversación telefónica esta martes, en la que intercambiaron condolencias por los trágicos sucesos ocurridos en Oaxaca y Florida.

Sin dar más detalles, agregó que tanto Peña como Trump, reiteraron su compromiso de avanzar en el desahogo de la agenda bilateral en materia de seguridad, comercio y migración, mediante el esfuerzo coordinado de sus equipos de trabajo.

La Casa Blanca informó la semana pasada que funcionarios de ambos gobiernos trabajaban para organizar una reunión entre Trump y Peña Nieto "en el futuro cercano" para analizar avances en conversaciones comerciales, un muro fronterizo y otros asuntos.

De acuerdo con el medio mexicano, los mandatarios se concentrarán en abordar temas de interés común, como la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), la lucha contra el crimen organizado y el narcotráfico e inmigración, entre otros temas.

La política antimexicana de Trump es conocida desde 2015, cuando el entonces empresario en su postulación presidencial se refirió a los mexicanos como "violadores" y "narcotraficantes", además de su deseo de construir un muro que separe a ambas naciones para evitar el tráfico de drogas.

Que ambos traten el proceso electoral también fue motivo de alerta para el senador del Partido del Trabajo, Luis Humberto Hernández, pues la cita se celebrará a cuatro meses de los comicios.

Los antecedentes pasados nos prohíben ser optimistas. Trump tiene una política definida hacia México y América Latina, la inquietud surge del desconocimiento de la agenda a abordar durante el encuentro y de la posibilidad de que únicamente el proceso electoral con México sea tema de la misma.Luis Humberto Hernández, senador del Partido del Trabajo

Agustín Basave, columnista de El Universal, también coincide con esta preocupación. En su artículo de este lunes, "Trump y Peña Nieto, juntos otra vez" expone que "la decisión del mentor y 'destapador' de Meade, Luis Videgaray, de promover otro encuentro de Peña Nieto con Donald Trump es prueba inequívoca de que la candidatura #priñanietista va en picada".

¿Qué puede decir Donald Trump que levante la ínfima aprobación de Enrique Peña Nieto y reviva la agonizante campaña de José Antonio Meade? ¿Que su país no saldrá del TLC? Quizá, si ya se llegó a un acuerdo, aunque parece improbable. ¿Que no construirá el muro o que no se lo cobrará a México? Imposible. ¿Que suavizará sus políticas antiinmigración o que no desaparecerá el DACA? Lo primero es impensable y lo segundo está en la cancha del Senado. Y lo más importante: si Trump dice algo fuera del script, algo impertinente que hiera la susceptibilidad de los mexicanos, ¿qué hará Peña Nieto? Si se vuelve a agachar como lo hizo cuando consumó su error histórico en Los Pinos, recibiría la puntilla; y si le respondiera con firmeza y dignidad ganaría en popularidad pero no mandaría el mensaje que quiere dar en el sentido de que su actitud sumisa con el presidente estadounidense ha dado frutos.


El senador petista Hernández también solicitó al canciller Luis Videgaray posponer el encuentro y que se presente ante el pleno de la Cámara alta para explicar la agenda a tratar entre los mandatarios.