ESTILO DE VIDA
16/02/2018 6:30 AM CST | Actualizado 16/02/2018 9:42 AM CST

Las fotos de 'antes y después' de bajar de peso: ¿motivacionales o peligrosas?

Algunos defienden la parte que motiva, pero los críticos dicen que se trata de avergonzar a los cuerpos que no son delgados.

Weight Watchers recién anunció que eliminará el uso de las fotos de 'antes y después' en su publicidad y en sus contenidos en una acción con la que buscan promover la pérdida de peso como "una ruta a la salud, sin principio, término medio o final".

La compañía de dietas se ubica entre las primeras que utilizaron el 'antes y después' como un concepto, pero ahora, las fotografías se utilizan con profusión en las redes sociales y hay incontables bloggers de fitness y entrenadores profesionales que publican imágenes en línea. El hashtag #TransformationTuesday también ofrece al público en general la oportunidad de compartir su experiencia en cuanto a la pérdida de peso con los demás.

A la luz de ese anuncio, así como del creciente movimiento de amor propio, ¿no deberíamos poner fin a las fotos en las que comparamos nuestros cuerpos de esa manera?

"En la escuela de capacitación dramática, cuando teníamos que diseñar nuestros 'curriculos de actor', solían decirnos: 'Qué delgada estás', lo cual era maravilloso. Pero ahora son las pequeñas cosas cotidianas las que me recuerdan lo feliz que soy en comparación con la flacucha adolescente que entonces era". Josie.

Josie Clifton

Josie Clifton ha tenido una membresía dorada de Weight Watchers por seis años, lo cual indica que ha podido llegar a su meta y se ha mantenido. Ella ha aparecido en materiales promocionales de la empresa y opina que "es una pena" que hayan tomado la decisión de eliminar las fotos que muestran la transformación de los clientes.

"Las fotos de antes y después son una gran manera de recordarse a una misma qué tanto ha conseguido, nos mantienen motivadas y nos inspiran. Yo las sigo publicando de vez en vez en la app de Weight Watchers, dijo Josie a HuffPost UK. "Las fotos se comparten con frecuencia entre los miembros y es una gran manera de echarse porras unos a otros por la pérdida de peso y un recordatorio de nuestros logros, inclusive si nos ha tomado años".

Tommy Langford

Una crítica frecuente a las fotos de 'antes' es la sugerencia inherente de que cierta parte de nuestro cuerpo tiene que cambiar. Sin embargo, Tammy Langford, quien también comparte con frecuencia sus fotos de antes y después en Instagram, no ve las fotos viejas como una manera de derrotarse. Al contrario, ella dice que mirar las fotografías anteriores es un recordatorio positivo de sus logros.

"Todos nos desviamos de nuestros planes de pérdida de peso en determinado momento. Es de gran ayuda mirar las fotos de antes y comparar, viendo la película completa a fin de no castigarme por 'haberme atascado' de comida china la noche anterior", dijo a HuffPost Uk. "También me encanta ver las transformaciones de otras personas, especialmente cuando inician en esto porque nos ayuda a creer que también podemos alcanzar nuestro objetivo".

En una respuesta a HuffPost UK, Weight Watchers dijo que no va a desanimar activamente a sus clientes de publicar sus fotos por su cuenta.

Si bien algunos saludan la publicación de dichas fotos por su impacto positivo, Jenny Cole, un profesor de la Universidad Metropolitana de Manchester, dijo que también pueden "conducir a una tendencia a sentir insatisfacción corporal" a quienes las miran puesto que provocan que la gente se compare a sí misma con otros.

"También pueden provocar que se fijen más en la apariencia y en que unos cuerpos son mejores que otros, lo cual puede llevar a la vergüenza corporal, o body shaming", dijo a HuffPost Uk. "Eliminar esa mentalidad de 'antes y después' también podría ayudar a quienes quieren perder peso al animarlos a enfocarse en energizar y mover su cuerpo para sentirse más saludables, en lugar de castigar sus cuerpos para acercarse a una apariencia ideal que casi siempre es inalcanzable".

Natasha Devon, una promotora de la imagen corporal y la salud mental, dijo que las fotos de antes y después son parte de una "amplia narrativa inconsciente que nos empuja a pensar que estar delgados equivale al éxito y a la felicidad". Por ello, a ella le complace que Weight Watchers haya puesto un dique a esas fotos. "No soy fan de las dietas y creo en la mentalidad SECS (salud en cualquier talla), representada por un estilo de vida basado en comer bien de forma balanceada, con ejercicio regular y en gozar el propio cuerpo", dijo a HuffPost UK.

Aquellos que se sienten vulnerables, las fotos de antes y después podrían dejarles serias consecuencias. Un vocero de Beat, una organización caritativa que ayuda en casos de desórdenes alimenticios, dice que si bien éstos representan problemas complejos de salud mental, las fotos de antes y después podrían provocar que las personas vulnerables se sientan presionadas a lucir de determinada forma. En Beat afirman que "saludan la idea" de que Weight Watchers ya no promueva esas imágenes.

"Para las personas con desórdenes alimenticios, las imágenes que representan un tipo de cuerpo idealizado podrían empeorar sus problemas o empeorarlos", dijo Beat a HuffPost UK. Añaden que hay un riesgo porque cuando alguien publica una imagen de antes y después en la red, no necesariamente se cuenta toda la historia de cómo perdieron peso o si su salud es buena.

Denise Hatton, directora ejecutiva de YMCA para Inglaterra y Gales, un socio fundador de Be Real Campaign para la confianza en el cuerpo propio, está de acuerdo con esto.

"La salud es un ropaje que luce diferente en cada persona y sólo porque alguien es ahora más delgado que antes no significa que en general su salud sea mejor", dijo a HuffPost UK. "Queremos que la gente se sienta más confiada con su estado físico como tal, por lo que es importante crear una sociedad que valore más la salud que la apariencia. El nuevo enfoque de Weight Watchers es un gran paso en esa dirección".