POLÍTICA
12/02/2018 5:00 AM CST | Actualizado 12/02/2018 9:27 AM CST

Mikel Arriola, el candidato del pulgar hacia arriba que está contra la adopción gay #Crónica

En la convención que avaló su candidatura al gobierno de Ciudad de México, dejó en claro que está contra la adopción entre parejas del mismo sexo y que someterá a consulta el uso de la mariguana recreativa, el aborto y el matrimonio gay.

Erika Flores.

Mikel Arriola es el candidato del pulgar hacia arriba. Así lo demuestran muchas de sus fotografías tomadas ayer en el Teatro Metropolitan, donde los priistas celebraron la convención que avaló su candidatura como único aspirante del tricolor al gobierno capitalino. "¡Si las familias quieren, yo puedo!", gritó feliz en su discurso ante 2 mil 140 delegados convencionistas y mil 500 delegados fraternos, quienes -a decir del maestro de ceremonias- estuvieron presentes aun cuando en este recinto caben solo 3 mil 165 personas; es decir, 475 menos de las señaladas. "El notario 241 da fe del evento y de los trabajos de nuestro proceso interno", agregó la voz.

Erika Flores.

Luego vino el procedimiento oficial. "¡Levanten la mano quienes estén de acuerdo con la candidatura!", gritó el orador. Y la mayoría de los presentes la levantó; los priistas VIP nacionales y líderes de sus principales organizaciones lo hicieron desde la primera sección cercana al escenario, mientras que los priistas capitalinos -provenientes de la mayoría de las delegaciones- les siguieron en el resto del recinto. "En consecuencia se declara la validez de la candidatura del maestro Mikel Andoni Arriola Peñalosa".

Erika Flores.

Erika Flores.

Erika Flores.

Aplausos, matracas y tambora. Sí, era el momento del también extitular de la Cofepris (Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios), por eso, cuando subió al escenario para recibir su constancia abrió los brazos, cual rockstar.Con el papel oficial en la mano derecha y el pulgar arriba en la mano izquierda, sin promter visible ni discurso en papel, Mikel arrancó con tres claras prioridades. "Saludo a nuestro próximo presidente de la República, Pepe Meade... Mi querida familia: mi esposa Jimena y mi hijo Santi... Saludo igualmente con emoción, a toda la familia priista".

Después continuó con la síntesis de su plataforma política. "No me salí del IMSS para dar discursos complacientes. La ciudad está en coma y la sacaré adelante como lo hice con el IMSS. Llevamos 20 años de malos gobiernos", sentenció. Y seguido de un discurso de 30 minutos, el hoy priista (y hasta ayer candidato ciudadano) describió así a sus rivales.

Erika Flores.

"La tibieza y falta de autoridad de Miguel Ángel Mancera nos han llevado al caos y se han empoderado a las mafias que deben dar a sus proveedores contra los ciudadanos. Abriré las cuentas del segundo piso para que Claudia Sheinbaum rinda cuentas por la opacidad en la que manejó las obras de los segundos pisos. Y a Marcelo Ebrard que explique por qué pagó el doble costo del costo de la línea 12. Voy a meter a la cárcel a los delegados que venden permisos de uso de suelo y construcción, y a dueños de empresas que han depredado la ciudad". Y adelantó, "en el caso el actual narco delegado de Morena en Tláhuac, Rigoberto Salgado, que no quede duda: Lo vamos a meter a la cárcel".

Encarrilado en las promesas y un tanto eufórico por el vitoreo de los priistas chilangos, amenazó algunas de las joyas de la corona de la izquierda en CDMX. "La familia será mi prioridad, la Ciudad de México será la ciudad de los valores. No a la mariguana con fines recreativos, sí a la medicinal. Y les digo Mikel Arriola está en contra de la adopción entre parejas del mismo sexo. Y vamos a someter a consulta pública los temas que dividen a los ciudadanos como la mariguana recreativa, el aborto, la adopción y el matrimonio entre parejas del mismo sexo".

Colosio resucitado

Erika Flores.

En 1994 cuando aquel candidato priista murió, Mikel Arriola tenía 19 años y se encontraba estudiando la carrera de Derecho en la Universidad Anáhuac; vivía en CDMX bajo la administración capitalina del entonces regente priista Óscar Espinosa Villareal. Años recordados por la corrupción y desbordamiento de los índices delictivos.

Quizás todavía Mikel no pensaba en hacer una carrera política y mucho menos una carrera como funcionario público, misma que según su biografía, comenzó en 2002 en Banrural bajo la administración del entonces presidente panista Vicente Fox y el jefe de gobierno perredista (hoy morenista), Andrés Manuel López Obrador.

Bajo este contexto, llamó la atención que Arriola (al igual que Meade durante su cierre de campaña en Tlalnepantla), resucitara a Colosio de manera discursiva en el Metropolitan, como si la repetición del discurso del sonorense causara, en automático, la redención del priismo a sus pies. "Hemos perdido el apoyo ciudadano que hoy estamos recuperando al abrirnos nuevamente a la sociedad. Lo dijo bien hace casi 24 años un ilustre priista, Luis Donaldo Colosio... Nadie podrá asegurarnos un papel en la transformación de México si nosotros no logramos antes un papel ante los ciudadanos".

Erika Flores.

Probablemente esta haya sido la razón por la que, durante la hora previa al inicio de su acto político, el ahora candidato se dedicara a recorrer la mayor parte del teatro para saludar de beso, de mano, con un abrazo y fotografiarse (pulgar arriba, claro) con los priistas de las delegaciones que lo acompañaron con la clara intención de querer hacerlos suyos.

Erika Flores.

Buscando un respaldo mayoritario para sacar al PRD del actual gobierno, el aspirante priista enumeró sus acciones en lo que aseguró, será su primer día de administración. Todas ellas enfocadas a propietarios de automóviles y choferes de transporte público y privado en la CDMX: acabar con el costo de arrastre por grúas, con las fotomultas, las arañas para inmovilizar vehículos, el cobro por renovación de licencia de conducir y tarjeta de circulación, así como reducir los requisitos para sacar vehículos del corralón. "Con eso tendremos ahorros de 900 millones de pesos al año", afirmó.

Asimismo (aprovechando la presencia del gobernador mexiquense, Alfredo del Mazo, prometió el desarrollo de una política metropolitana, 100 nuevos kilómetros en líneas del Metro, 450 mil nuevos empleos, mejoras de servicios públicos (como la desaparición de fugas de agua) y consolidación del nuevo modelo educativo en la capital del país. "Pasaremos de ser una ciudad grande, a ser una gran ciudad", dijo. Y por último, prometió sacar a la ciudad, en mancuerna con Meade, "del bache" en que se encuentra.

"Yo ofrezco a esta asamblea un candidato con experiencia y honestidad probada que se enfrentará brutalmente a las candidatas de los moches, de los delegados corruptos y de los libertinajes encubiertos" dijo refiriéndose a sus contrincantes Claudia Sheinbaum, de Morena, y Alejandra Barrales, del PRD; situación que paradójicamente se repitió hace seis años cuando Miguel Mancera hizo campaña por la jefatura de gobierno, entre las faldas de la priista Beatriz Paredes y la candidata panista, Isabel Miranda de Wallace (presidenta de la organización Alto al Secuestro).

En aquella ocasión Mancera ganó la elección en automático, como reflejo de la votación que los perredistas dieron a López Obrador como aspirante presidencial. ¿Podría obtener Mikel el mismo resultado con los votos que gane Meade en la capital? "¡Si las familias quieren, yo puedo!", concluyó, "¡Vamos a ganar!".

Erika Flores.

Erika Flores.