INTERNACIONAL
31/01/2018 12:08 PM CST | Actualizado 31/01/2018 12:29 PM CST

Lo que hay que saber sobre MS-13, la pandilla que Trump usa para aprobar su plan de inmigración

Sus tácticas son brutales, pero no está "acabando" con Estados Unidos.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, inauguró el tema de inmigración durante su discurso sobre el Estado de la Unión el martes con una anécdota. Dos niñas que fueron asesinadas dos años atrás en manos de una pandilla conocida como MS-13.

Con sus padres presentes, Trump habló de las amigas de 15 y 16 años que fueron asesinadas en Long Island, Nueva York en 2016. "Dos niñas hermosas fueron asesinadas de manera brutal mientras caminaban juntas a su casa", dijo. Cuatro hombrers asociados con la MS-13 fueron imputados con las muertes.

Trump utilizó la anécdota para dar pie a su plan de inmigración y su esperanza de fortalecer la seguridad en la frontera y construir un muro entre Estados Unidos y México.

"Esta noche le pido al Congreso que finalmente cerremos los huecos letales que han permitido a la MS-13, y otros criminales, entrar a nuestro país", dijo Trump. "Hemos propuesto nuevas legislaciones que corregirán nuestras leyes de inmigración y apoyarán a nuestros agentes fronterizos y miembros de ICE, para que esto no vuelva a ocurrir".

Su comparación entre la pandilla MS-13 y los millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos ―incluidos los cientos de miles de jóvenes conocidos como dreamers― generó reproches por parte de los demócratas.

"La MS-13 es un ejemplo de uno de los peores comportamientos de pandilla", dijo la senadora Kamala Harris a MSNBC tras el discurso de Trump. "Igualarlos con los dreamers y el DACA fue completamente irresponsable, los usó de chivo expiatorio, lo hizo para infundir miedo y estuvo mal".

Así que, ¿qué es exactamente lo que es l MS-13 y cómo se convirtió en un tema de conversación en el movimiento de inmigración? Echa ojo a lo siguiente.

The Washington Post/Getty Images
Bertha Morales sostiene la foto de su hijo, Christian Villagran Morales, que fue asesinado por miembros de la pandilla MS-13 en 2016.

La MS-13 es una pandilla brutal con raíces en Centroamérica.

MS-13, también conocida como la Mara Salvatrucha, comenzó en Los Ángeles en 1980 entre inmigrantes salvadoreños, de acuerdo con una investigación que publicó The Atlantic en junio del año pasado. El grupo ha crecido en los últimos años y ha desarrollada una reputación violenta. Sus miembros generalmente son hombres y mujeres jóvenes que son reclutados en escuelas con poblaciones altas de inmigrantes en EU.

"La violencia es un elemento fundamental de la MS-13, como evidencia está su lema 'mata, viola, controla'", escribió el Departamento de Justicia de Estados Unidos en una publicación en 2016.

Es cierto que la pandilla es responsable de un número inusualmente alto de homicidios en ciertos lugares de EU, incluidas 17 muertes en el condado de Suffolk, Nueva York, en solo 17 meses. Esto, a su vez, palidece en comparación con la actividad de la pandilla en El Salvador, donde la tasa general de homicidios fue de 103 por cada 100,000 personas en 2015, alrededor de 20 veces la tasa de EU ese mismo año.

Los miembros de la pandilla están diseminados en varias partes de Estados Unidos y Centroamérica.

Trump afirmó en mayo que la pandilla había "tomado literalmente ciudades y pueblos" en Estados Unidos. Esto es una hipérbole, en el mejor de los casos. El Departamento de Justicia calcula que hubo alrededor de 10,000 miembros de la MS-13 repartidos por todo el país el mes pasado, lo que representa aproximadamente el 1% del total de miembros de pandillas activos a nivel nacional (una categoría que incluye "pandillas callejeras violentas, pandillas de motocicletas y pandillas de prisioneros", de acuerdo con el FBI). Otros 30,000 miembros de la MS-13 operan internacionalmente en El Salvador, México, Honduras y Guatemala.

La pandilla ha podido reclutar a menores no acompañados que cruzan la frontera entre Estados Unidos y México y que son detenidos y luego colocados en comunidades alrededor del país, según descubrió The Washington Post. Algunos de estos adolescentes pertenecían a la pandilla en sus países de origen y llegaron a Estados Unidos buscando escapar de la violencia, pero terminaron atados nuevamente.

Sin embargo, aquellos que llegan a Estados Unidos y se unen a la MS-13 representan una pequeña fracción de la población total de inmigrantes.

Los demócratas no quieren que el dinero del presupuesto vaya para el muro a pesar de que detendría el flujo de drogas y miembros muy malos de la pandilla MS13.

El gobierno de EU ha tomado medidas drásticas contra grupos como MS-13.

Trump también dijo en mayo que los grupos de pandillas estaban siendo "diezmados por la Patrulla Fronteriza y por ICE y por las increíbles fuerzas policiales locales, y que están saliendo del país o, en algunos casos, yendo directamente a las prisiones de todo el país". " El fiscal general Jeff Sessions también prometió erradicar la pandilla.

Desde 2005, el Servicio de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos ha estado llevando a cabo una iniciativa llamada Operación Matador en un esfuerzo por frenar la violencia de las pandillas. El programa ha atrapado a docenas de miembros de MS-13 desde el año pasado. Durante un operativo de ICE contra pandillas la primavera pasada, 1,300 personas fueron arrestadas en todo el país, 104 de las cuales estaban relacionadas con MS-13.

Algunos se preguntan si la ofensiva del gobierno ha ayudado a alimentar la actividad de la pandilla en Estados Unidos, haciendo que la gente tenga más miedo de denunciar crímenes debido a la inminente amenaza de deportación.

"Creo que se les está animando, porque esto les da la oportunidad de decirle a los inmigrantes, '¿Qué van a hacer? ¿Van a reportarnos? Están deportando a otras personas inocentes ... [así] los van a asociar a ustedes si nos delatan", dijo a CNN Walter Barrientos, coordinador de Long Island de Make the Road, un grupo de defensa de inmigrantes.

Pero los inmigrantes jóvenes conocidos como Dreamers son un grupo de personas completamente diferente.

"Muchos de estos miembros de pandillas aprovecharon las flagrantes lagunas en nuestras leyes para ingresar al país como menores extranjeros no acompañados", dijo Trump durante el discurso del martes. Usó el ejemplo de la violencia de MS-13 para pedirle al Congreso que promulgue una serie de medidas reformistas, incluidas protecciones para los dreamers.

Sin embargo, el destino de los dreamers es un asunto completamente diferente al del MS-13, o de la violencia de pandillas en general. El programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia fue creado para los cientos de miles de personas que llegaron ilegalmente a Estados Unidos cuando eran niños.

Tampoco hay evidencia que respalde la afirmación de Trump de que los inmigrantes traen más crímenes.

Este artículo se publicó originalmente en The HuffPost.