ESTILO DE VIDA
23/01/2018 6:29 AM CST

Atacar una bacteria del intestino podría ser la clave para prevenir el Alzheimer

La dieta podría ser un método muy poderoso de prevención.

Una serie de estudios han servido para demostrar la relación entre la salud del intestino y del cerebro. Ahora, un estudio reciente de la Universidad de Lund, en Suecia, señala que la flora intestinal dañina puede acelerar el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer.

El reporte, publicado en la revista de Scientific Reports, demuestra que los ratones con Alzheimer tienen un perfil bacteriano en el intestino que aquellos que no tienen la enfermedad.

El microbioma del intestino depende enormemente de los factores del estilo de vida y de la dieta. Esto quiere decir que una dieta saludable para el intestino desempeña un poderoso papel en la prevención del Alzheimer, una de las enfermedades más temidas en el mundo.

Peter Dazeley via Getty Images
El Alzheimer suele afectar principalmente a los adultos mayores de 65 años.

"El Alzheimer se puede prevenir y en un futuro cercano podremos dar consejos sobre lo que se puede comer para prevenirlo", dijo al HuffPost. la autora del estudio doctora Frida Fak Hallenius, profesora adjunta del Centro de Comida para la Ciencia de la Salud de la universidad. "Cuida las bacterias de tu intestino comiendo muchos granos enteros, frutas y vegetales".

En un estudio reciente, Hallenius y sus colegas revelaron una asociación por causa directas entre las bacterias del intestino y las señales del Alzheimer en los ratones. Cuando un grupo de ratones libres de bacterias fueron colonizados con la bacteria de roedores con Alzheimer, desarrollaron placas en el cerebro que indicaban la presencia de Alzheimer. Cuando los ratones libres de bacterias fueron colonizados con bacterias de los roedores sanos, desarrollaron mucho menos placas en el cerebro.

Bacteria del intestino puede mejorar los efectos de la inmunoterapia en los tratamientos de cáncer

Las placas beta-amiloides entre las células nerviosas en el cerebro indican la existencia de esta enfermedad. Esta acumulación de proteínas pegajosas se quedan entre las neuronas del cerebro y afectan las señales y contribuyen a la muerte gradual de las células nerviosas.

"No sabemos todavía cómo afectan patológicamente las bacterias al cerebro. Es lo que estamos investigando", dice Hallenius. "Creemos que la bacteria puede afectar las cèlulas T en el intestino, las cuales controlan los procesos inflamatorios tanto en el intestino y en los sistemas, incluyendo el cerebro".

El microbioma del intestino está conectado íntimamente con el sistema inmune, ya que muchas de las células del sistema inmune del cuerpo se encuentran en esta parte del estómago, dice Hallenius.

Getty Images/iStockphoto
Una dieta rica en probióticos puede mejorar la salud del microbioma.

Cualquier cosa que suceda en el tracto digestivo puede afectar el sistema inmune, explica. "Cuando se cambia la composición de los microorganismos del intestino, se afecta en gran medida el sistema inmune del portador".

Los descubrimientos sugieren que el Alzheimer puede prevenirse más de los que los expertos en salud pensaban anteriormente. La composición de las bacterias en el intestino la determina una mezcla de genética y factores del estilo de vida. La dieta, el ejercicio, el estrés y la exposición a las toxinas juegan un gran papel en la formación de bacterias.

Ahora, los investigadores pueden empezar a investigar las formas de prevenir la enfermedad y retardar su aparición atacando desde un principio las bacterias del intestino. Mientras tanto, cualquier persona puede adoptar una dieta basada en vegetales, alimentos saludables y probióticos para mejorar la salud del microbioma.

Cómo comer acorde a tu edad: lo que necesitas a tus 20 o 50

"La dieta da forma a la comunidad de microbios en el intestino en gran medida, así es que una estrategia en la dieta será importante para prevenir el Alzheimer", dice Hallenus. "Por ahora estamos trabajando en el diseño de alimentos que modulen la microbiota para buscar un estado más saludable".

filadendron via Getty Images
Una dieta saludable, actividad física regular y actividades sociales son necesarios para estimular al cerebro.