ESTILO DE VIDA
22/01/2018 6:30 AM CST | Actualizado 22/01/2018 10:43 AM CST

Cómo pedir un aumento este 2018: solo consejos de profesionales

El momento en que lo pides importa, y otros consejos para que tu jef@ no pueda decir que no.

¿No te gustaría empezar el 2018 con un aumento? Le preguntamos a expertos sobre cómo pedir, negociar y obtener un aumento salarial.

AndreyPopov via Getty Images

Ten expectativas realistas e investiga un poco

La mayoría de los aumentos anuales van de uno a cinco por ciento de tu salario. Una investigación de la consultora de recursos humanos Aon Hewitt encontró que muchas compañías planean fijar los aumentos en un tres por ciento del salario base de 2018, de acuerdo con The Washington Post, dándole un aviso a los empleados con mal desempeño y un incentivo a los empleados estrella.

Nadie va a vivir cambios dramáticos solamente por un aumento, básicamente crece al ritmo de la inflación.

Para ver cambios más sustanciales en tu salario, tendrías que cambiarte de trabajo, puede ser tomando una posición de mayor responsabilidad dentro de la misma compañía o encontrar un nuevo puesto en otro lado. Lo justo es esperar compensaciones adicionales si buscas más responsabilidad en la misma compañía, dijo Rosemary Haefner, directora general de recursos humanos en CareerBuilder.

Pero no te precipites. Haefner dijo a HuffPost que lo primero que debes hacer es investigar las tendencias de salario en empleos similares al tuyo en la misma ciudad, antes de tocar la puerta de tu jefe.

Recuerda que los aumentos son por retención, no recompensa

Nadie te dará un aumento sólo porque lo quieres, necesitas, o incluso "mereces", dijo Day Merrill de 2BDetermined, una compañía de coaching de carreras. Un aumento de salario puede darse para reconocer las contribuciones de un empleado durante los últimos meses, pero su función más importante es retener el talento que la organización necesitará durante el próximo año.

"Une los puntos para tu jefe para demostrar que el valor que creaste en el pasado es un antecedente de los niveles de contribución aún mayores que estás dispuesto, preparado y que eres capaz de dar en 2018", dice.

La verdad es que tu poder de negociación llega a su máximo en el pequeño margen que se abre cuando se hace una oferta de trabajo y antes de que tú lo aceptes, dice Merrill. Es entonces cuando la compañía ya hizo sus pruebas y está convencida de que eres el mejor candidato para el trabajo. Probablemente no quiera reiniciar un proceso para el puesto, así es que puede ser más flexible.

Getty Images/iStockphoto

Demuestra tu valor en números reales no con trivialidades

Si quieres demostrar tus logros habla en específico. Haefner dice que necesitas dar ejemplos de los proyectos que completaste y explicar la forma en que tus esfuerzos ayudaron a la compañía o a tu equipo a lograr las metas.

Cuando dice "aumentó el tráfico", incluye cuánto y ofrece una ruta de seguimiento. Si "aumentaste las ventas", agrega un símbolo de pesos o un porcentaje.

Practica en el espejo

Ted Leonhardt, consejero y coach de negociaciones, recomienda que te prometas a ti mismo: "Reconoceré que las negociaciones me provocan ansiedad. Las negociaciones hacen que todos, a excepción del más experimentado, sientan ansiedad. Recordaré que no soy un cobarde, que no soy un inepto. Reconoceré que soy una persona con sentimientos".

Una vez que aumentaste la confianza en ti mismo y estás en control de tu cuerpo, dijo, tienes que "preparar tu siguiente negociación haciendo una lista de tus logros justo antes de el encuentro".

No sólo se trata de lo que se pide, también se trata de demostrar lo que vales.

El timing lo es todo

Si los escritorios de que se encuentran a tus lados pertenecían a personas que despidieron durante el último mes, tal vez no sea el mejor momento de pedir un aumento. Tampoco es bueno dirigirte a tu jefe al día siguiente de que se presentara un informe trimestral desalentador ya que eso te haría ver como una persona sin tacto, indica Salary.com.

"Alínea tu petición con el trayecto financiero de la compañía", aconseja The Balance. Los presupuestos de salario se hacen mucho antes de las reuniones cara a cara para revisar desempeños, por lo que Liz Ryan de Forbes sugiere hacer tu petición tres meses antes de tu revisión anual.

Ridofranz via Getty Images

Mientras estás en el intento también busca un bono

Los aumentos son saltos permanentes del salario que se forman con el tiempo. El aumento de 2% aumentará 3% el próximo año. Los bonos, por su parte, son saltos ocasionales que no son renovables.

En ocasiones los empleadores no quieren aumentar la base salarial del empleado pero pueden estar dispuestos a pagar un bono ocasional en efectivo o en acciones. Ken Abosch, quien encabeza el negocio de compensación de Aon, recomienda obtener un bono cuando se pide un aumento.

"La mayoría de las organizaciones otorgan bonos a empleados de cualquier nivel de la organización, lo cual debería ser una parte del pago por el proceso de desempeño", dijo al HuffPost.

Practica negociaciones con bases en el interés

En una negociación tradicional, cada parte hace lo necesario para maximizar sus ganancias o para minimizar sus pérdidas. Es algo así como "mi camino o la carretera".

Las negociaciones con base en el interés son diferentes y hacen que pedir un aumento sirva para tener feliz al jefe pero también para hablar de ti y de tus logros.

"Pregúntate, "¿qué quiere el jefe, necesita, teme, prefiere, o considera una prioridad? ", aconseja Victoria Pynchon, co fundadora de She Negociates, empresa de entrenamiento y consultoría. Entonces planea tu lanzamiento en torno a esos términos: explica por qué pagar más servirá a los intereses del jefe, no porque te subieron la renta o porque no has tomado vacaciones en tres años a pesar de que triplicaste las ventas de tu equipo".

Cecilie_Arcurs via Getty Images

Usa a un jefe difícil en tu favor

Si tienes un jefe difícil, te puede ser útil saber que el jefe favorito de Pynchon es el jefe "bully". Con este tipo de jefes es más fácil llevar a cabo una negociación con base en el interés.

"Portan en la manga lo que los motiva", explica al HuffPost.

Cuando se le pidió un ejemplo, Pynchon usa al Presidente Donald "Despedido" Trump. "Básicamente busca validación", dice.

"No tienes que mencionar tus necesidades ni decir que 'necesitas algo', dice. "No utilizas palabras como 'justicia' o 'equidad' porque eso hace que que un jefe bully se aferre más".

Mejor, cuida tu lanzamiento y explica cómo puedes lograr lo que él o ella quiera.

"Si fueras Steve Bannon y quisieras quedarte en la Casa Blanca, podrías decir algo como, 'La continuidad de mi empleo junto a usted en la Casa Blanca le da dará aún mayor legitimidad", dice Pynchon. Obviamente, Bannon nunca se enteró de este consejo.