MÉXICO
12/01/2018 1:47 PM CST | Actualizado 12/01/2018 3:50 PM CST

Abuso sexual en Colegio Williams: Colegio no siguió protocolo de abuso al menor

Protect your children wherever they are!!!!
Getty Images/iStockphoto
Protect your children wherever they are!!!!

El 21 de diciembre Tefany recibió de sus padres una noticia. "Hija, fuimos a una audiencia por el caso de tu profesor y ahorita un juez le dijo que se quedaría en la cárcel por lo que te hizo. Ahí se quedó en el reclusorio". La abogada Xóchitl Hernández, madre de la menor de cuatro años, dice que su hija -a pesar de su corta edad-, entendió sus palabras.

"La segunda audiencia se celebró el día 26 y duró casi doce horas con algunos recesos", relata ella. "Cuando regresamos mi hija estaba despierta y le contamos que el juez reconfirmó que su profesor de psicomotricidad se quedaría en la cárcel durante el juicio. Tefany no dijo nada, está muy pequeña, pero nosotros como sus padres vemos en su rostro que se siente protegida".

HuffPost México ha dado seguimiento a este caso, donde una menor fue llevada por su maestro de deportes a uno de los baños de alumnos del colegio Williams (plantel Mixcoac), para cometer abuso sexual contra ella según refiere la carpeta de investigación número CI-FDS/FDS-6/UI-FDS-6-03/00707/06-2017 que investiga la Procuraduría de Justicia capitalina a través de la Fiscalía Central de Investigación de Delitos Sexuales de la CDMX. En este caso, el delito es abuso sexual agravado en menor de 12 años. Y Carlos Morales, el juez de control número seis del sistema legal acusatorio oral, es quien lleva este caso en el reclusorio Oriente.

79 cámaras que no registraron nada

Baldomero Mendoza, abogado especializado en derechos humanos (y quien se desempeña como asesor jurídico de Xóchitl en mancuerna con el litigante Víctor Valle), explica en entrevista lo sucedido en estas audiencias.

"El actuar del juez fue determinante pues se habló del papel que jugó el colegio Williams en este caso, ya que Tefany era alumna suya".

Mendoza refiere que en la audiencia del día 21 el profesor (cuyo nombre no es posible replicar por respeto a sus derechos) declaró que lamentaba lo ocurrido a la niña y aseguró que él no era responsable. También aceptó que era su profesor, que estaba a cargo de la niña durante su clase; y que provenía de una familia con principios morales y éticos razones por las que, afirmó, no cometió delito alguno contra Tefany.

En la audiencia del día 26 debía probar su dicho. Por eso su abogado defensor presentó dos pruebas: el testimonio del representante legal del colegio Williams, Mauricio Rodríguez; y un perito en psicología que intentó (sin conseguirlo) desvirtuar el diagnóstico psicológico de Tefany realizado en la procuraduría capitalina, mismo que determinó, que "la menor sí presenta características compatibles con víctimas que han sufrido agresión sexual en la infancia y afectación en su desarrollo psicosexual".

En su testimonio el representante legal declaró al juez de control que el colegio Williams sí cubría todos los protocolos marcados por la Secretaría de Educación Pública (SEP) y se deslindó de responsabilidad en el caso al argumentar que dicho abuso sexual no sucedió en las instalaciones de la escuela "porque en el plantel siempre había gente, además de contar con un total de 79 cámaras de video distribuidas en patios, salones y pasillos", narró Mendoza. Además, el representante legal habló de una investigación que el colegio realizó al profesor y cuyos resultados arrojaron que no se había encontrado nada contra él; aunado a ello presentó también un par de videos de la escuela de los días 15 y 16 de junio.

"Después de escucharlo el juez le dijo que el colegio había acudido a la audiencia para proteger su propia imagen, más que para defender al maestro", precisó Mendoza. "De hecho, el juez no dio valor a los videos presentados por no tener relación con las fechas y lugar en que la niña fue agredida".

Xóchitl Hernández describe que en esta segunda audiencia el exprofesor de Tefany amplió su equipo de defensa pues además de su abogado Javier Hurtado, llegaron otros cuatro litigantes. Es decir, un total de cinco abogados. "Yo los vi preocupados, nerviosos, porque cuando en algún momento de la audiencia se dieron recesos para que revisaran su técnica de litigación, estaban fumando y hablando entre ellos. Me pareció muy obvio que el colegio Williams está facilitando elementos para la defensa del agresor de mi hija. De hecho, la escuela agregó a la carpeta de investigación testimonios de alumnos que hablan de lo que hacían durante la clase del maestro. Y tres niños refieren en algunas ocasiones era el propio profesor quien los llevaba hasta la puerta de baño".

Protocolo incumplido

El abogado Baldomero Mendoza refiere que la defensa del profesor de deportes presentó a su favor un documento que la SEP expidió sobre el caso de Tefany con el número de expediente 1718/21-005/17 de fecha 25 de octubre. Es el dictamen de intervención emitido por la Unidad de Atención al Maltrato y Abuso Sexual Infantil (UAMASI) de la SEP derivado de la investigación que realizó en el colegio Williams plantel Mixcoac.

En resumen, el documento señala varios puntos. Uno, que no le fue posible identificar la existencia de indicadores de abuso sexual en Tefany por parte de su profesor, porque Xóchitl Hernández no autorizó que entrevistaran a su hija por estar el caso en la PGJDF. Dos, que 13 alumnos suyos aseguraron a la autoridad escolar (en los meses de agosto y septiembre), no haber sufrido algún tipo de agresión o maltrato de parte de él. Tres, que la SEP revisó los baños de niños y niñas y determinó que no encontró situaciones de riesgo que dieran pie a conductas inapropiadas. Cuatro, que en la entrevista y pruebas psicológicas que practicó al profesor de deportes, no encontró indicadores de agresor sexual. Y cinco, que el colegio Williams no cumplió con el protocolo que marca la SEP en caso de abuso sexual.

"En este punto el juez consideró que la subdirección de educación preescolar del colegio fue la responsable de no haber activado el protocolo de intervención, porque en cuanto tuvo conocimiento de los hechos debió hacerlo para proteger a la víctima (Tefany) y tomar medidas sobre el profesor. Por eso la SEP hizo una recomendación al colegio en ese sentido porque prefirió hacer una investigación propia del caso en lugar avisar a la autoridad", refirió Baldomero Mendoza. "Al final de la audiencia el juez dijo que él encontraba elementos que robustecían lo dicho por Tefany y que él debía partir de una cuestión esencial que es creerle a ella, a pesar de su corta edad, para proteger sus derechos como niña".

Destaca que ese día el profesor de deportes (quien continúa en el Centro de Observación y Clasificación del Reclusorio Oriente) recibió un regaño del juez por haber hecho algunas muecas o risas mientras él estaba explicando sus argumentos. De ahí que fue advertido que, de no guardar compostura en lo futuro, sería multado con cien días de salario.

Durante los próximos tres meses, el juicio oral de este caso entrará a otra etapa de pruebas. Se prevé que la sentencia se dicte entre los meses de mayo y junio. Y mientras eso sucede, Tefany continúa bajo terapia psicológica para poder continuar con su vida y de ser posible, con su reintegración a la vida escolar.