MÉXICO
29/12/2017 12:00 PM CST | Actualizado 02/01/2018 2:09 AM CST

El reportaje del New York Times que encendió la polémica sobre la relación entre medios y gobierno en México

A raíz del texto publicado en días recientes por el periódico estadounidense, hubo una avalancha de reacciones en Twitter por parte de académicos, organizaciones y medios aludidos que tanto celebraron como denostaron el trabajo periodístico del rotativo neoyorquino.

Twitter

Enorme polémica suscitó en México el reportaje del diario The New York Times sobre cómo "el gobierno mexicano controla los medios de comunicación" con su enorme presupuesto de publicidad oficial, luego de que los medios aludidos en el texto cuestionaron la calidad del trabajo periodístico del diario estadounidense.

En este contexto, el jefe de corresponsales en México y Centroamérica del NYT, Azam Ahmed, defendió su reportaje a través de preguntas del público realizadas a través de Twitter, señalando que el objetivo del texto era abordar el problema de una manera general para que los lectores estadounidenses comprendieran la problemática que se vive en México, abordando casos concretos que ejemplificaran la relación entre medios y gobierno. Un tema que cobró especial interés de Ahmed y el NYT a partir de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación emitió una resolución para que el Congreso regule la publicidad oficial.

Asimismo, las dos organizaciones citadas en el reportaje, aprovecharon la coyuntura y la polémica que generó el tema para ahondar en el gasto excesivo de publicidad oficial que condiciona la relación entre el gobierno y los medios de comunicación.

"Sale más barato comprar a los medios que hacer un buen gobierno", afirmó Ana Cristina Ruelas, directora de Artículo 19, una de las organizaciones referidas en el texto del NYT.

Por su parte, Justine Dupuy, investigadora de Fundar y una de las responsables del estudio sobre publicidad oficial, consideró grave que entre el 45% y 50% del presupuesto de publicidad del gobierno federal se concentre en cerca de 10 medios de un total de más de mil.

De este modo, el reportaje del NYT fue celebrado y criticado por diversos activistas, académicos y analistas que en general, coincidieron en resaltar la relevancia del tema aún cuando coincidieron en que los datos que sostienen el reportaje eran ya conocidos por el público mexicano.

La respuesta de los medios

Pero los medios de comunicación aludidos en el reportaje del New York Times también externaron su molestia ante lo que consideraron omisiones y falta de precisión del texto periodístico firmado por Ahmed.

"La línea editorial de El Universal no se vende, no tiene precio y nadie la puede comprar. Esta es la respuesta que este periódico hace a las críticas sin sustento de que la información publicada en el diario responde a la cantidad de publicidad oficial otorgada por el gobierno federal", respondió El Universal al texto publicado por el NYT.

"El reportaje del señor Ahmed exhibe enormes lagunas. La más importante quizá, que eludió referirse al rol que en este panorama juegan las empresas televisoras del país, en particular Televisa y Televisión Azteca, que juntas concentran al meneos 70% de cualquier presupuesto que autorice el gobierno mexicano a medios de comunicación masiva. Escandalosamente subordinadas al poder político. Estas empresas se benefician adicionalmente de contratos gubernamentales para servicios de telecomunicación, entre muchos otros. Pero el fenómeno no mereció un solo párrafo del reporte del "Times". Esto no puede ser considerado una omisión menor", señaló por su parte Roberto Rock, exdirector de El Universal, al criticar la "malicia" del reportero del rotativo estadounidense.

Por su parte, el diario Milenio reprochó que el reportaje no incluyera la respuesta del medio a solicitud de la periodista Paulina Villegas, quien colaboró en el texto del NYT, y lamentó que el editor responsable del mismo haya privilegiado los infundios y las conjeturas.

El diario La Jornada, señaló en su editorial Rayuela, publicado en su contraportada, dice lo siguiente: "¿De quién es la mano que mece la cuna del New York Times? Ahora, como cuándo apoyó a Bush para masacrar a los iraquíes, no aporta prueba alguna".

Al respecto, Luis Hernández Navarro, director de Opinión de La Jornada, cuestionó que el reportaje del NYT no incluyera ninguna prueba (más allá del informe de Fundar), para avalar el dicho de que el gobierno federal "rescató" al periódico mexicano con 1 millón de dólares en publicidad oficial. También criticó que las fuentes consultadas para el reportaje sean organizaciones financiadas por George Soros y que en los últimos reportajes del rotativo estadounidense, el panista Ricardo Anaya aparezca, según él, como el principal beneficiario.

Por su parte, Pascal Beltrán del Río, director del periódico Excélsior, respondió que el medio que dirige "se caracteriza por la pluralidad de opiniones y el equilibrio informativo".

PRI, PAN y PRD se suben al ring

Ante la polémica, los partidos políticos no dejaron pasar la ocasión para ponerse los guantes y subirse al ring a la hora de utilizar el tema de la relación entre medios y gobierno para el golpeteo político.

Uno de los más entusiastas críticos del reportaje del NYT fue el presidente del PRI, Enrique Ochoa, quien consideró que "el periodismo en México se lleva a cabo de manera libre, profesional, crítica y reflexiva, para el bien de la ciudadanía".

Damián Zapeda, presidente del PAN, consideró que a libertad de expresión y el libre ejercicio del periodismo son prioridad para lograr el cambio en México.

"Se necesita que la ciudadanía esté enterada de la realidad. Los gobiernos deben respetar e impulsar la libertad. Nosotros estamos comprometidos con ello".

El secretario general del PRD, Ángel Ávila, arremetió contra el PRI y e hizo un llamado al Congreso para que cumpla con lo ordenado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación y regule lo más pronto posible la publicidad oficial.

"El PRI se ha negado sistemáticamente, tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado, a emitir una ley reglamentaria que pudiera regular los altos costos de la publicidad oficial, este es un tema muy presente aquí en el País, el tema de la autocensura en el periodismo", señaló el perredista.

::.