INTERNACIONAL
22/12/2017 7:33 AM CST | Actualizado 22/12/2017 7:35 AM CST

Se salva: Kuczynski, presidente de Perú, no será destituido

¿Cómo la libró? Es acusado de corrupción por caso Odebrecht

Mariana Bazo / Reuters

El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, logró un triunfo político: el Congreso de su país decidió rechazar un pedido de destitución por sus vínculos con la empresa brasileña Odebrecht.

Después de que el pleno del Congreso rechazó despojarlo de la jefatura del Estado, Kuczynski aseguró que "empieza un nuevo capítulo" en la historia de su país.

Tras una sesión de mas de 13 horas, la moción con el pedido de vacancia (destitución) solo obtuvo 79 votos a favor, cuando la ley peruana indica que necesitaba del apoyo mínimo de 87 de los 130 legisladores.

Se contaron, además 19 votos en contra y 21 abstenciones por lo que el pedido fue archivado y Kuczynski seguirá al frente de la Presidencia.

En la decisión final desempeñaron un papel decisivo los legisladores del bloque de izquierda Nuevo Perú, que se retiraron en bloque antes de la votación y exhibieron carteles que decían "Ni golpismo ni lobbismo".

¿Por qué se salvó?

También se produjo la sorpresiva abstención de 10 legisladores del partido fujimorista Fuerza Popular, que domina el Congreso y había anunciado una posición en bloque a favor de la destitución de Kuczynski.

Entre los legisladores de Fuerza Popular que se abstuvieron estuvo Kenji Fujimori, el hijo menor del encarcelado presidente Alberto Fujimori (1990-2000).

La congresista fujimorista Cecilia Chacón aseguró que su grupo respetará el resultado de la votación en el Congreso, pero anunció que su bancada pedirá explicaciones a sus colegas que no votaron a favor del pedido.

Según Chacón, la abstención de esos parlamentarios estuvo motivada porque el gobierno les prometió liberar al expresidente Fujimori.

La votación se dio tras más de nueve horas de debate en el Congreso, que a su vez estuvo precedido por la defensa que hizo Kuczynski ante el pleno durante más de dos horas, acompañado por su abogado, Alberto Borea.

En su alegato, Kuczynski pidió a los congresistas que "salven la democracia" y rechacen el pedido de destitución, a la vez que negó haber favorecido a Odebrecht o mentido en su relación con esa constructora.

El jefe de Estado se presentó ante el pleno para defenderse de la moción de vacancia por "permanente incapacidad moral", solicitada por la asesoría financiera que su empresa Westfield Capital dio a Odebrecht entre 2004 y 2007 por un proyecto de irrigación en Perú.

Kuczynski se disculpa

El jefe de Estado pidió disculpas porque, según dijo, debió "ser el primero en advertir las dificultades para sanar las heridas, tras la contienda democrática" de 2016, en las que venció por estrecho margen a la actual líder opositora, Keiko Fujimori.

"No está en juego mi permanencia en el cargo, está en juego la estabilidad democrática, no apoyen una vacancia sin sustento, porque el pueblo no olvida, ni perdona", expresó el mandatario.

Kuczynski reiteró que es propietario de Westfield Capital, dedicada a asesorías financieras desde 1992 y que cuando fue ministro del Gobierno de Alejandro Toledo (2001-2006) esa compañía era gestionada por su exsocio Gerardo Sepúlveda.

Remarcó que "la norma prohíbe que (un funcionario público) gestione intereses propios o de terceros, pero los dividendos que un empresario recibe por parte de una empresa son por la propiedad de la misma, no por su gestión".

Soy un hombre honesto, jamás he recibido un soborno que haya torcido mi voluntad. Ni mi empresa ni yo hemos contratado con el gobierno, jamás incurrí en conflicto de intereses", sostuvo.

El rechazo al pedido de destitución del gobernante cerró una intensa semana de crisis política en Perú, que comenzó el jueves pasado cuando Odebrecht remitió al Congreso un documento sobre las consultorías que hizo la empresa de Kuczynski.