ESTILO DE VIDA
22/12/2017 5:59 AM CST | Actualizado 23/12/2017 12:27 AM CST

Escuchar música navideña puede resultar agotador mentalmente

Ya estamos hartos de “Feliz Navidad, próspero año y felicidad”...

Existe una buena razón por la que estás cansado de escuchar Campana sobre campana en el centro comercial. La música navideña puede ser mentalmente agotadora, de acuerdo con una psicóloga clínica.

"Las personas que trabajan en tiendas durante la Navidad se ven obligadas a desconectar la música de Navidad porque, de lo contrario, no son capaces de concentrarse en otra cosa. El motivo es muy sencillo, estás invirtiendo toda tu energía tratando de no escuchar esa música", cuenta Linda Blair a Sky News.

El espíritu navideño hace que los trabajadores decoren sus tiendas y que pongan música festiva cada año antes, esto es: a mediados de noviembre, todos se están volviendo locos porque les obligan a alegrarse de que se acercan las vacaciones. Y podéis imaginaros el efecto que tiene esto para las millones de personas que no celebran estas fiestas.

Según señala NBC News, esto genera una reacción psicológica llamada "efecto de mera exposición", de acuerdo con la experta en Psicología musical Victoria Williamson, que lleva a cabo investigaciones relativas a la psicología musical en la Universidad de Londres.

Según Williamson, existe una relación expresada con una gráfica en forma de U entre la cantidad de tiempo que pasamos escuchando música que nos gusta y nuestra reacción a la misma. Las primeras veces que escuchamos la música navideña, nos sentimos animados de verdad, pero una vez que hemos escuchado esa canción en repetidas ocasiones, acaba por cabrearnos.

"Cualquiera que haya trabajado en una tienda de artículos navideños en estas fechas sabe de lo que estoy hablando", cuenta Williamson a NBC News. Pero esta reacción depende de nuestro estado psicológico, apunta, ya que a algunas personas puede gustarles esta música, o al menos pueden tolerar este bombardeo de música navideña, mientras que otras personas sienten que "se están volviendo locos".

Para estos últimos no tenemos buenas noticias, porque la música navideña no va a dejar de sonar en las tiendas, ya que incita a los clientes a comprar más.

Algunos estudios han revelado que un equilibrio entre este aroma navideño y la música puede hacer que los clientes adopten una actitud más positiva respecto a su entorno, lo que les lleva a comprar más.

"Hemos visto que la música navideña adecuada, combinada con aromas navideños acordes, puede influir en los clientes, haciendo que pasen más tiempo en una tienda y tengan la intención de volver y comprar", señala Eric Spangenberg, doctor y decano de la Escuela de Negocios en la Universidad Estatal de Washington (Estados Unidos).

En una entrevista con el HuffPost en 2012, la terapeuta musical Jennifer Buchanan señaló que la música puede hacer que nos sintamos mejor con nosotros mismos, lo que explica que algunas personas tiendan a comprar más cuando escuchan villancicos.

"La música activa el centro de recompensas del cerebro. La mayoría de las personas solo tardan unos segundos en liberar ciertas hormonas, como la dopamina, que hacen que nos sintamos mejor", explica la terapeuta.

En cualquier caso, si no soportas los villancicos, quizá deberías plantearte hacer tus compras por internet en vez de pasearte por el centro comercial.

Este artículo fue publicado originalmente en el 'HuffPost' Canadá y ha sido traducido del inglés por María Ginés Grao.