INTERNACIONAL
19/12/2017 5:28 AM CST | Actualizado 19/12/2017 5:36 AM CST

Las protestas y la huelga no bastaron: el Congreso argentino aprueba polémica ley sobre jubilaciones

Después de días de intensas protestas, enfrentamientos con la policía y una huelga general de veinticuatro horas.

Pablo E. Piovano/Bloomberg/Getty Images

Después de días de mucha tensión en Argentina, el Congreso aprobó la polémica reforma previsional que busca reducir el déficit fiscal y que ajusta la fórmula para el cálculo de la actualización de las jubilaciones.

Con 128 votos a favor, 116 en contra y 2 abstenciones, quedó aprobada la ley impulsada por el gobierno de Mauricio Macri, en medios de fuertes protestas afuera del Congreso, que terminó con un saldo de 162 personas heridas, entre ellos 88 policías, y 61 detenidos, según reportó el diario La Nación.

Tras doce horas de debate intenso, el Congreso finalmente aprobó la reforma con la que el gobierno pretende ahorrarse 65 mil millones de pesos anuales, con lo que pone fin a la discusión acalorada que inició el jueves pasado, día que fue suspendida la sesión en medio de protestas y reclamos de la oposición.

Desde el lunes a mediodía, pocas horas antes de que iniciara la discusión en el Congreso, la Confederación General del Trabajo (CGT) anunció una huelga general de 24 horas.

A las 14 horas que comenzó la sesión, comenzaron los enfrentamientos de manifestantes con las fuerzas de seguridad, que en un principio habían anunciado que sólo contarían con el apoyo de la policía de la Ciudad tras la represión del jueves pasado por parte de la Gendarmería.

Marcharon diversos sectores de la sociedad argentina, como estudiantes, organizaciones sociales y sindicatos, en protesta por una reforma que significará una pérdida adquisitiva para los jubilados, según argumentan.

La huelga general y el clima de tensión que se vivió provocó que muchos restaurantes, cafés y librerías cercanas al centro cerraran por la tarde.

José Beltrán
La Avenida Corrientes luce semivacía mientras hay huelga general por la reforma previsional, en Buenos Aires, el 18 de diciembre de 2017.

La siempre bulliciosa avenida Corrientes lucía semivacía a las cinco de la tarde, con varios de sus icónicos teatros cerrados, como el teatro Presidente Alvear y el Teatro Astral.

José Beltrán
Muchos restaurantes, cafés, librerías y teatros de Avenida Corrientes cerraron durante la huelga general por la reforma previsional, en Buenos Aires, el 18 de diciembre de 2017.

En la noche, hubo "cacerolazos" en algunos barrios de la capital y afuera del Congreso, una forma histórica de protestar en Argentina en la que la gente sale a hacer ruido con las cacerolas de la casa.

En el transcurso de la madriugada, algunos automovilistas tocaban el claxon en señal de apoyo.