INTERNACIONAL
18/12/2017 4:57 AM CST | Actualizado 18/12/2017 5:02 AM CST

Presidente de Perú se disculpa por caso Odebrecht y ruega a ciudadanos que lo apoyen

A pocos días de que el Congreso se reúna para definir la destitución de Pedro Pablo Kuczynski por "incapacidad moral".

AFP PHOTO/EITAN ABRAMOVICH

El presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, se disculpó el domingo ante al país por no haber explicado bien sus vínculos con la empresa brasileña Odebrecht, aunque aseguró que no incurrió en ningún acto de corrupción.

"Lo primero que quiero hacer es disculparme ante los peruanos porque no he explicado bien de qué se trata y estos son temas que tienen 10 o más años de antigüedad", dijo Kuczynski en conferencia de prensa con periodistas locales.

A pocos días de que el Congreso se reúna para definir la destitución de Pedro Pablo Kuczynski por "incapacidad moral", el presidente aseguró que "aquí no ha habido corrupción, no ha habido mentira" y advirtió que su destitución sería una consecuencia "que va ser terrible para el Perú, para la economía".

La empresa de construcción Odebrecht, acusada de corrupción en varios países de América Latina como México, Brasil y Argentina, informó la semana al Congreso peruano que transfirió 4.8 millones de dólares a dos consultoras vinculadas a Kuczynski, una de ellas cuando era funcionario del expresidente Alejandro Toledo entre 2001 y 2006.

Westfield Capital, una empresa unipersonal de Kuczynski, recibió de Odebrecht 782,000 dólares entre 2004 y 2007, incluyendo 60,000 dólares en los años en que fue ministro de Economía y Finanzas y Presidente del Consejo de Ministros.

Kuczynski aseguró que no ha pedido "absolutamente nada al Estado para Westfield, ni para Odebrecht, ni para nadie" y que recibió "dividendos" sólo por haber sido accionista de Westfield Capital.

Si el juicio contra Kuczynski continúa y es destituido, sería el primer presidente en funciones en ser removido por el escándalo de Odebrecht en América Latina.

El expresidente peruano Ollanta Humala (2011-2016), y su esposa, Nadine Heredia, cumplen desde el 14 de julio una orden de prisión preventiva por los delitos de lavado de activos y asociación ilícita para delinquir.

Ambos son investigados por la presunta recepción de 3 millones de dólares de la empresa brasileña Odebrecht para la campaña electoral de 2011.

El exCEO de la empresa, Marcelo Odebrecht, cumple una condena de 10 años de prisión desde hace dos años y medio, aunque la semana pasada salió para continuar con su proceso desde su casa.

Con información de Reuters.