ENTRETENIMIENTO
16/12/2017 1:43 PM CST | Actualizado 16/12/2017 1:44 PM CST

Ni se te ocurra regalar reliquias en Navidad: el Vaticano prohíbe su comercio

En los últimos años los sitios de comercio por internet de reliquias se han multiplicado y en numerosos casos engañan o abusan del comprador.

PA Archive/PA Images

El Vaticano advirtió este sábado a los católicos que desean regalar para Navidad reliquias y recuerdos de santos, que está "absolutamente" prohibido su comercio, en particular en el próspero mercado por internet.

"El comercio o la venta de reliquias está absolutamente prohibido", declaró la Congregación para la Causa de los Santos, que fijó nuevas normas para la exposición de reliquias.

Huesos, cabellos, dedos y trozos de trajes de numerosos santos de la Iglesia católica, algunos de ellos preservados y venerados durante siglos, como la lengua de San Antonio de Padua y la cabeza de Santa Catalina de Siena, atraen a multitudes de fieles a los santuarios donde son exhibidas sus reliquias.

Sin embargo, en los últimos años los sitios de comercio por internet de reliquias se han multiplicado y en numerosos casos engañan o abusan del comprador.

El Vaticano reiteró por lo tanto que no sólo ha sido prohibida la venta, sino que las reliquias no pueden exhibirse en las iglesias para la veneración de los fieles sin un certificado que acredite su autenticidad.

En el manual elaborado por la Congregación para la Causa de los Santos se explica que se consideran reliquias insignes "los cuerpos de beatos y de santos, las partes notables de los mismos cuerpos o todo el volumen de cenizas derivadas de su cremación".

Mientras que "son consideradas reliquias no insignes pequeños fragmentos del cuerpo de los beatos o de los santos o también objetos que han estado en contacto directo con sus personas".

Las reliquias además "deben ser posiblemente custodiadas en urnas selladas" y "conservadas y honradas con espíritu religioso, evitando toda forma de superstición y de comercialización", recalca el Vaticano.

Las nuevas disposiciones establecen que se evite dar publicidad a todo culto indebido, vigilar que no se sustraigan reliquias o material de las urnas y recuerda que no se pueden desmembrar los cuerpos para confeccionar reliquias.

El Vaticano advierte de que antes de emprender cualquier operación sobre las reliquias o sus restos mortales se debe observar todo lo que está prescrito por la ley civil.