MÉXICO
13/12/2017 2:30 PM CST | Actualizado 13/12/2017 5:19 PM CST

Diego Luna convoca a no quedarse con los brazos cruzados ante aprobación de Ley Seguridad Interior

El actor, junto a los colectivos #SeguridadSinGuerra y #FiscalíaQueSirva, además de un comunicado conjunto de la ONU y la CNDH, hicieron un llamado a no quedarse con los brazos cruzados ante el intento de legalizar de manera permanente la militarización del país.

Los colectivos #SeguridadSinGuerra y #FiscalíaQueSirva, junto al actor Diego Luna y algunos senadores del PRD y PAN hicieron un llamado a no aprobar la Ley de Seguridad Interior que pretende avalarse con cambios mínimos en el Senado.

Esto, luego de que un comunicado conjunto de la oficina del Alto Comunicado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos y la Comisión Nacional de Derechos Humanos, hizo un llamado a no aprobar la Ley de Seguridad Interior en Comisiones Unidas del Senado.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) hacen un llamado urgente al Estado mexicano para que, atendiendo a sus obligaciones constitucionales y convencionales relativas a la preservación y defensa de los derechos humanos, se abstenga de aprobar el proyecto de la Ley de Seguridad Interior que se someterá a consideración de las Comisiones dictaminadoras del Senado el día de hoy y, en su lugar, abra un diálogo nacional sobre el modelo de seguridad en México bajo un esquema que, sin inhibir la actuación legítima del Estado, preserve y garantice los derechos fundamentales de las personas.

"Aun cuando se han hecho públicos algunos cambios que se aplicarían al proyecto de Ley originalmente planteado, el mismo sigue presentando aspectos altamente preocupantes para la vigencia y respeto de los derechos humanos en México. La vasta mayoría de las observaciones hechas al proyecto original se mantendrían vigentes en tanto las eventuales modificaciones no implicarían cambios sustantivos", agrega el comunicado.

"Además, las observaciones son de tal envergadura y las voces en contra que se han manifestado de tal diversidad, que resulta indispensable la materialización de una deliberación amplia, honesta e inclusiva que atienda de manera efectiva los múltiples señalamientos formulados, en el marco del respeto a la dignidad humana", continúa el texto.

"Por lo anterior, la CNDH y la ONU-DH consideran que no existen las condiciones propicias para aprobar el Proyecto de Ley durante el proceso legislativo que termina el próximo viernes 15 de diciembre y hacen un respetuoso exhorto para que se amplíe su debate y discusión a efecto de prevenir situaciones que actualicen o propicien que se vulneren los derechos humanos al amparo de la ley antes mencionada", concluye el comunicado.

Una postura que también fue respaldada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, quien se sumó al llamado de no aprobar la iniciativa.

Mientras tanto, senadores del PRD como Luis Sánchez, coordinador de la bancada, y Angélica de la Peña, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Senado, coincidieron con las organizaciones civiles en que el llamado al diálogo fue una mera simulación.

Por su parte, el coordinador del PRI en el Senado, Emilio Gamboa, reiteró su interés de que la minuta se procese con rapidez para que sea votada en el pleno del Senado tras ser procesada en comisiones.

Hablé ayer con el diputado César Camacho Quiroz y dijo que ojalá y se los mandáramos hoy o mañana muy temprano. Si se tardan mucho las comisioones y llega muy tarde a la Mesa Directiva la minuta, vamos a tener que procesarla mañana y sería el priumer tema que tocaríamos mañana".Emilio Gamboa, PRI

Diego Luna pide a mexicanos no quedarse de brazos cruzados

Senadores PRD

El actor mexicano Diego Luna hizo hoy un llamado para que los ciudadanos no se queden "con los brazos cruzados" ante la posible aprobación de la Ley de Seguridad Interior, que está siendo discutida en el Senado, y pidió que se cree una norma "a la altura" del contexto que atraviesa el país.

Acompañado por integrantes del movimiento Seguridad Sin Guerra, el actor ofreció una rueda de prensa en la Cámara alta en la que llamó a la acción porque el país lleva once años -momento en el que inició la llamada guerra contra las drogas emprendida por el expresidente Felipe Calderón- "viviendo en el horror".

El proyecto de ley que hoy se somete a consideración de las comisiones dictaminadoras del Senado, después de haber sido aprobado por los diputados el 30 de noviembre, establece los parámetros para la participación de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública, y ha sido criticado por organizaciones defensoras de los derechos humanos.

Luna matizó que "no se trata de detener las cosas para que no haya una ley". El cambio, resaltó, es necesario, pero tiene que venir acompañado de la "pluralidad".

"Creo que los militares de este país, los policías, los ciudadanos, todos merecemos una ley a la altura de lo que estamos viviendo", mencionó, en referencia a que este año previsiblemente cerrará, según cifras oficiales, como el más violento desde la llegada al poder del presidente Enrique Peña Nieto (2012-2018).

Pidió a los senadores que se escuche a las "voces calificadas" para no repetir los mismos errores que se cometieron en Argentina o en otros países de Centroamérica. "La militarización de un país no es la solución", sentenció.

"Todos queremos vivir en un país donde no nos dé miedo viajar, recorrerlo por las noches, donde les podamos decir a nuestros hijos 'sí, sal al parque, no pasa nada'; yo quiero ese país", argumentó.

El actor recordó que hay numerosos pronunciamientos a favor de detener un "proceso acelerado que lo único que hace es levantar sospechas".

"Simplemente es un llamado a la cordura, a que piensen (los políticos) un poquito en quiénes representan, y no lo que les va a pasar el año próximo en las elecciones", apuntó Luna.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) pidieron hoy de forma "urgente" al Estado no aprobar el proyecto de ley y abrir un diálogo nacional sobre el modelo de seguridad en el país.

"Aún cuando se han hecho públicos algunos cambios que se aplicarían al proyecto de ley (...), sigue presentando aspectos altamente preocupantes para la vigencia y respeto de los derechos humanos en México", resaltaron las instituciones.

Posicionamiento de los colectivos #SeguridadSinGuerra y #FiscalíaQueSirva (íntegro)

Nuestro país atraviesa por una grave crisis de derechos humanos, corrupción e impunidad. Mientras en México muere una persona por homicidio doloso cada 19 minutos y la impunidad es de casi el 98%, pareciera que la clase política se empeña en alejarnos del orden constitucional; quieren tomar para sí mismos el país y sus instituciones.

El intento por avanzar en la aprobación de la Ley de Seguridad Interior por encima de las advertencias y propuestas que han hecho sociedad civil organizada, la academia y organismos nacionales e internacionales, para encontrar soluciones reales que garanticen la seguridad de las personas, pareciera una conmemoración siniestra de una estrategia que no ha funcionado ni funcionará. Once años de guerra son demasiados.

La claudicación de esta legislatura para hacer una reforma integral al artículo 102 constitucional, justo cuando la sociedad civil se encuentra más organizada y dispuesta que nunca para trabajar junto con sus legisladores y legisladoras para construir una Fiscalía General autónoma, eficaz e independiente del poder político, es el desdén mismo a su responsabilidad de Estado. Tuvieron en sus manos la propuesta del Dictamen Ciudadano para una reforma integral de la Fiscalía y la ignoraron.

El desmantelamiento de las instituciones de seguridad y justicia se acrecienta, y la agenda legislativa pareciera someterse a intereses distintos al interés público.

La inminente aprobación de una reforma deficiente al artículo 102 para eliminar el pase automático del procurador a la Fiscalía General, es evidencia del privilegio de la coyuntura política por encima del creciente rechazo a la impunidad y el clamor por contar con instituciones que realmente procuren justicia y combatan la corrupción. La eliminación del pase automático por sí misma no le dará a la Fiscalía la autonomía y fortaleza que necesita para romper con las deficiencias, burocracia y falta de resultados que hasta el día de enfrenta la PGR. La Minuta de la Ley de Seguridad Interior, enviada por la Cámara de Diputados a este Senado, refleja la validación de procesos legislativos lejanos a las personas a quienes se termina vulnerando en su vida y sus libertades, atendiendo urgencias que les son ajenas.

En los últimos días hemos visto lo mejor de nuestra sociedad:

A casi un cuarto de millón de personas que han firmado en la plataforma Change.org pidiéndole a sus 128 Senadoras y Senadores que detengan una ley que desincentiva el fortalecimiento de las instituciones civiles a las que constitucionalmente les corresponde garantizar la seguridad ciudadana.

A casi 25 mil personas que han enviado 2,995,200 correos electrónicos a los miembros de esta cámara, pidiendo responsabilidad para no legalizar un modelo que ha dejado un saldo de 213 mil homicidios dolosos y más de 30 mil 942 personas desaparecidas.

A cientos de personas, grupos de víctimas y organizaciones de la sociedad civil que han construido un Dictamen Ciudadano y han enviado solicitudes al poder legislativo exigiendo y proponiendo una reforma integral para una Fiscalía que sí sirva.

A una sociedad civil organizada que pide prudencia a los tomadores de decisiones, para escuchar las advertencias que han hecho la CNDH, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y el propio Alto Comisionado, desde Ginebra; así como las realizadas por órganos autónomos como el INAI, organizaciones empresariales como la COPARMEX, a juzgadores y legisladores de otros países, y a académicos de reconocidas instituciones como la UNAM y el CIDE, entre muchas otras voces más.

Pero también hemos visto lo peor de nuestra clase política:

A legisladores que pareciera no tienen problema para descalificar las voces que se oponen al proyecto de Ley de Seguridad Interior, diciendo que ni siquiera lo han leído e incluso faltando a la verdad en el debate público.

A este Senado, que incluso fue exhortado por el Presidente de la República a ampliar los espacios de diálogo, el cual se ha reducido a mera simulación al haber invitado a representantes de organizaciones de la sociedad civil a audiencias infructuosas, cuando en realidad solo se escucharon a sí mismos y a las voces concordantes".

A un poder legislativo renuente a construir bajo el esquema de Parlamento Abierto la creación de una fiscalía que ponga fin a tantos años de impunidad.

Lo anterior, queda evidenciado en un documento con 9 cambios cosméticos que hoy pretenden hacer a la Minuta de la Cámara de Diputados para que el proyecto de Ley quede aprobado esta misma semana. Palabras y comas que no alejan a la Ley de Seguridad Interior de la inconstitucionalidad, ni le dan a las Fuerzas Armadas el marco jurídico que necesitan, sino que mantienen el espíritu de convertirlas en el ejército discrecional del Presidente, en pleno proceso electoral. Igual de cosmético se mira la eliminación del pase automático del procurador a fiscal, sin tocar el resto del artículo 102 constitucional, manteniendo un esquema de designación y perfil que permite la llegada de otro #FiscalCarnal y sin cambiar aspectos necesarios para crear otro modelo institucional de procuración de justicia.

Hoy les decimos con claridad y contundencia que NO HUBO DIÁLOGO. ¿Cómo podría darse una reflexión nacional necesaria para construir un verdadero modelo de seguridad ciudadana en menos de una semana? ¿Qué clase de democracia admitiría la toma de decisiones sobre la vida, seguridad y libertad de las personas en menos de las 60 horas que le quedan a este periodo legislativo?"

Tampoco se generó el esquema de Parlamento Abierto que exigimos para discutir la Fiscalía Autónoma.

Reafirmamos como propio el pertinente llamado del Presidente de la República a un diálogo, pero advertimos que el mismo solo será real y eficaz si involucra a todos los actores políticos y sociales que deben ser escuchados para la construcción de justicia y paz, en el que podamos escucharnos y debatir como pares, para diseñar una agenda legislativa integral que permita avanzar a un modelo de seguridad no militarizado, compatible con la Constitución y que lleve a la formación de instituciones civiles capaces de asumir sus responsabilidades en materia de seguridad y justicia; así como la elaboración de una propuesta de regulación de las Fuerzas Armadas, compatible con nuestro régimen constitucional y democrático, que otorgue seguridad jurídica a los cuerpos castrenses y que incluya un plan regulado de retiro gradual.

Esta noche, a las 19:00 horas, nos encontraremos en el Ángel de la Independencia para llevar a cabo lo que hemos denominado "velada por la paz", contra el pacto de impunidad, a la cual invitamos a toda la ciudadanía. De ahí, marcharemos a este recinto legislativo. Esperamos que a nuestra llegada, la realidad sea muy distinta a la de este momento. Que al interior de sus grupos parlamentarios hayan decidido reducir la brecha con la sociedad y existan propuestas reales para construir una Fiscalía General verdaderamente autónoma, eficaz e independiente. Que reconozcan al diálogo como un valor democrático, aceptando que el DIÁLOGO NACIONAL SOBRE JUSTICIA Y SEGURIDAD CIUDADANA debe realizarse en condiciones distintas a las actuales, a partir de enero de 2018.

El sentido de sus votos y sus acciones frente a una agenda legislativa que hoy nos aleja de soluciones reales a nuestra crisis, nos dirán con claridad si están por perpetuar la impunidad o si se pondrán de lado de quienes representan.

(Con información de EFE)