MÉXICO
11/12/2017 10:51 AM CST | Actualizado 11/12/2017 11:39 AM CST

La tibia postura de AMLO contra la Ley de Seguridad Interior

Aunque Morena votó en contra de la ley que busca darle facultades extraordinarias a las fuerzas armadas, la postura de López Obrador ha generado críticas... y más de un pleito con los titulares del Ejército y la Marina.

Henry Romero / Reuters

La tibia oposición de Andrés Manuel López Obrador frente a la Ley de Seguridad Interior que en estos días se discutirá en el Senado, revivió su enfrentamiento con los altos mandos de las fuerzas armadas. Al mismo tiempo, la postura que sostiene AMLO en torno a la militarización de la seguridad pública también le ha valido fuertes críticas de académicos y organizaciones civiles, quienes cuestionaron la propuesta en el llamado Proyecto de Nación, de formular una Ley de Seguridad Interior. Ambas situaciones, que además se contraponen con el comentario de aministía a los narcos, han provocado una fuerte confusión tanto al interior como a las afueras de su partido.

"De continuar el Ejército Mexicano en la calles, es necesaria la aprobación de una Ley de Seguridad Interior ya que es impensable que continúe realizando labores de seguridad pública, que no le corresponden, sin un ordenamiento legal apropiado", señala el Proyecto de Nación 2018-2014 presentado por Morena en noviembre pasado.

Esta propuesta desató críticas de parte de algunos integrantes del colectivo #SeguridadSinGuerra, tales como Alejandro Madrazo, investigador del CIDE, quien cuestionó el proyecto de seguridad presentado por Morena.

En este sentido, el diputado Vidal Llerenas reconoció que el proyecto de Morena no es definitivo, y que se redactó con el fin de ser consultado ante la sociedad. Por eso, a pesar de que Morena reconoció la necesidad de una Ley de Seguridad Interior, votó en contra al proyecto que se discutió en la Cámara de Diputados ante su desacuerdo con el dictamen impulsado por el PRI.

"Morena va a votar en contra, porque nosotros no podemos estar de acuerdo que el Ejército haga el trabajo de seguridad pública, pero ellos ya están afuera, ya están ahí y es necesario dotarlos de un asunto legal. ¿Qué vemos en este dictamen? Efectivamente es contrario a lo que dictan los tratados internacionales y las recomendaciones de la ONU y la CIDH", señaló la coordinadora de la bancada de Morena, Rocío Nahle, al fijar la postura de su partido durante la sesión de comisiones en que se dictaminó la Ley de Seguridad Interior aprobada en la Cámara de Diputados.

Tras lo ocurrido en la Cámara de Diputados, el líder de Morena, Andrés Manuel López Obrador se pronunció en contra de la Ley de Seguridad Interior e incluso aseguró que retiraría la ley en caso de llegar a la presidencia de la República en 2018.

"Todavía falta que se apruebe en el Senado, porque todavía hay posibilidad de mejorarla, pero de plano que no se apruebe, porque no hace falta, porque garantizar la seguridad pública es una obligación del gobierno. Lo que pasa es que Peña Nieto nunca ha asumido el mando, nunca se ha hecho cargo de garantizar la paz y la tranquilidad. Entonces no es indispensable esa ley", dijo López Obrador el pasado 1 de diciembre, de gira por la Costa Chica de Guerrero.

López Obrador opinó que si el presidente decide coordinar al gabinete de seguridad no haría falta ninguna ley.

"Lo que se necesita es trabajo de organización y mando único, pero que el mando único lo asuma, porque también ya está en la Constitución y está en las leyes que lo asuma el presidente, que el titular del Ejecutivo, que a su vez es el comandante de las fuerzas armadas del país, tenga todos los días una reunión con el gabinete de seguridad, eso es lo que vamos a hacer", planteó.

Por otro lado, se dio un nuevo encontronazo entre López Obrador y los secretarios de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, y la Marina, Vidal Francisco Soberón, luego de que el tabasqueño propusiera dar "amnistía" a las bandas del crimen organizado.

Una situación que provocó que López Obrador acusara a los mandos castrenses de hacer política en favor del PRI en pleno proceso electoral. Pero no es la primera vez que algo así ocurre, ya que López Obrador y Cienfuegos ya habían intercambiado señalamientos desde marzo pasado, cuando el líder de Morena criticó el uso excesivo de la fuerza con que fue abatido Juan Francisco Patrón Sánchez, "El H-2", identificado como pieza importante del Cártel de los Beltrán Leyva, durante un operativo realizado en Nayarit.

Sin embargo, a diferencia de lo que ocurrió con la reforma energética, López Obrador no hizo ningún llamado a protestar contra dicha iniciativa ni a sumarse a las propuestas del colectivo #SeguridadSinGuerra, que aglutina a más de 240 organizaciones civiles.

Mientras algunos simpatizantes de Morena y analistas cuestionaron en redes la postura de López Obrador en torno a la LSI, a pesar de que las implicaciones que ésta tendría como militarizar las elecciones de 2018, algunos legisladores de Morena se pronunciaron en contra de la iniciativa en el Senado.

El senador de la bancada Morena-PT, Mario Delgado Carrillo, reprochó que el Congreso quisiera aprobar al vapor y sin un debate a profundidad la iniciativa, dado que regular la participación de las fuerzas armadas en tareas de seguridad pública no es un tema que se pueda tomar a la ligera.

"La aplanadora del PRI pretende mentirnos otra vez para pasar sus iniciativas en lo oscurito. Nos dijeron que con la reforma energética bajarían los precios de la gasolina y pasó lo opuesto. Ahora nos dicen que con la Ley de seguridad interior no se van a violar los derechos humanos, en contra de lo que señala la evidencia. De nuevo son promesas falsas", puntualizó.

De igual forma, agregó que "hay advertencias de que la Ley es inconstitucional y como solución se propuso reformar la Carta Magna una vez más. Ya basta, una coyuntura no debe dar pie a la transformación de nuestro diseño constitucional".

::.