INTERNACIONAL
28/11/2017 1:12 PM CST | Actualizado 28/11/2017 1:19 PM CST

Ivanka Trump visita la India en medio de críticas sobre prácticas laborales de su marca de ropa

La línea de ropa de la primera hija se fabrica completamente en el extranjero, incluso en la India.

Ivanka Trump llegará a Hyderabad, India, el martes para la Global Entrepreneurship Summit, una reunión de tres días patrocinada por el Departamento de Estado, en medio de preguntas sobre las prácticas de fabricación de su marca de ropa y el uso de instalaciones en el extranjero.

La primera hija y asesora presidencial encabeza la delegación estadounidense en la cumbre anual, que este año se centra en "apoyar el espíritu empresarial de las mujeres". Las noticias del viaje provocaron múltiples controversias, incluido el secretario de Estado, Rex Tillerson, que no envió altos funcionarios al viaje. La policía de Hyderabad acorrala a los mendigos de las calles de la ciudad en anticipación a la llegada de la hija de Trump.

La visita de Ivanka a la India también ha sido objeto de escrutinio debido a la relación que hay entre su línea de ropa y el país.

Como The Washington Post informó en julio, la marca de Trump —que reportó un aumento importante de US$47.3 millones en los ingresos de la marca en 2016— se fabrica completamente en el extranjero. La investigación del Post concluyó que algunas de las prendas de Trump se fabrican en la India, Bangladesh, China, Indonesia y Vietnam.

El uso de las instalaciones de su compañía en estos países choca con la promoción pública de la Casa Blanca de los productos fabricados en EU, que el presidente Donald Trump destacó durante la semana "Made in America" ​​en julio. (Ese movimiento también provocó mucha ira, y los críticos señalaron que muchos productos de la marca Donald Trump en realidad no se fabrican en EU). La fabricación de ropa en India y Bangladesh también ha suscitado dudas sobre el compromiso de Trump con el empoderamiento de las mujeres en el lugar de trabajo, una de las causas que, según afirma, es la campeona en la administración de su padre.

En India, por ejemplo, los 45 millones de trabajadores de la industria textil, la mayoría de los cuales son mujeres, enfrentan salarios extremadamente bajos (en algunos casos, tan bajos como US$100 al mes) y condiciones de trabajo peligrosas. Los casos de acoso y agresión sexual tampoco tienen límite. Un informe de 2016 reveló que una de cada siete mujeres trabajadoras de la confección en Bangalore afirma haber sido violada u obligada a realizar un acto sexual mientras estaba en el trabajo.

En la vecina Bangladesh, a los trabajadores de la industria textil se les pagan salarios aún más bajos, en promedio, que a sus contrapartes en la India. Y aunque las reglamentaciones para las fábricas han mejorado algo desde el colapso de la fábrica en 2013 en Rana Plaza que mató a más de 1,100 personas, muchas instalaciones tienen mucho más trabajo por hacer para mejorar las condiciones de trabajo.

La marca de Trump también fue criticada por un grupo de derechos laborales por producir bienes en instalaciones chinas que supuestamente les pagaban a los trabajadores aproximadamente un dólar por hora. Al igual que en India y Bangladesh, la fuerza laboral de la industria textil china es predominantemente femenina.

Ivanka Trump, como señaló The Washington Post el domingo, no ha comentado sobre las condiciones de trabajo a las que se enfrentan las mujeres que hacen la ropa de su marca, aun cuando ha hablado sobre el empoderamiento de las mujeres en otras industrias.

En respuesta a acusaciones de vínculos con fábricas inseguras donde los trabajadores están mal pagados, la compañía Ivanka Trump dijo en mayo que la marca está "comprometida a trabajar solo con licenciatarios que mantienen estándares laborales internacionalmente reconocidos en sus cadenas de suministro". Trump aún es dueña de la compañía. pero no está involucrado en sus operaciones diarias.

"Nuestros licenciatarios y sus fabricantes, subcontratistas y proveedores deben cumplir con todas las leyes laborales locales e internacionales aplicables y con las prácticas legales y éticas establecidas en nuestro código de conducta de proveedores", dijo Abigail Klem, presidenta de la marca.

La compañía, sin embargo, no respondió inmediatamente a las preguntas del HuffPost sobre qué instalaciones utiliza la marca en India y qué pasó con la investigación de la compañía sobre contratar un grupo sin fines de lucro enfocado a los derechos de los trabajadores para ayudar con los esfuerzos de supervisión en esas instalaciones.

Este artículo se publicó originalmente en The HuffPost.