NEGOCIOS
26/11/2017 4:08 AM CST

Los científicos finalmente encontraron una forma de cambiar tus gustos musicales

Puede corregir tooodos tus malos puntos de vista sobre música.

.
.

Si eres una de esas personas que (incorrectamente) cree que Coldplay es un poco 'meeeeeh', tenemos buenas noticias para ti.

Los científicos descubrieron que una estimulación magnética simple en la parte frontal del cerebro puede corregir tooodos tus malos puntos de vista y abrirlos a la bella musical, de hecho, una de las mejores bandas de los últimos 100 años.

Mauricio Santana via Getty Images

Ya sé lo que estás pensando, que esto definitivamente suena como algo que podrías encontrar en una novela de ciencia ficción, pero nos complace anunciar que es completamente cierto.

Investigadores del Instituto Neurológico de Montreal y del Hospital de la Universidad McGill descubrieron que, de hecho, es posible aumentar o disminuir nuestro disfrute de la música mejorando o alterando ciertos circuitos cerebrales.

En el pasado, aprendimos que al escuchar música que nos gusta activa áreas del cerebro relacionadas con los circuitos fronto-estriatales. Sin embargo, lo que no hemos explorado es si estos circuitos son realmente esenciales para nuestro amor por la música o si de hecho pueden ser modificados.

Para probar esta teoría, el equipo utilizó una técnica no invasiva llamada Estimulación Magnética Transcraneal (EMT), que envía pulsos magnéticos para estimular o inhibir partes específicas del cerebro. En este caso, el equipo utilizó EMT para estimular los circuitos fronto-estriatales.

El experimento en sí involucró tres sesiones separadas donde los investigadores excitarían esta parte del cerebro, lo inhibirían o no harían nada.

Después del procedimiento, los participantes tocaron su propia música favorita y también una selección elegida por el equipo de investigación. Mientras escuchaban, se les pidió que calificaran en tiempo real su disfrute y finalmente se les dio la opción de comprar la música como un medio para medir su motivación.

Increíblemente, el equipo descubrió que en todos los ejemplos en los que los circuitos se habían inhibido, las personas sintieron desagrado por la pista que antes habían calificado entre sus favoritas.

De la misma forma, el equipo observó cómo los participantes a los que les mejoraron los circuitos calificaban las canciones mucho mejor de que normal lo harían.

Ahora bien, mientras que el estudio gana mérito simplemente por ser fascinante, la investigación puede tener implicaciones notables en el mundo real también para las personas que sufren de adicciones.

"Muchos trastornos psicológicos como las adicciones, la obesidad y la depresión implican una mala regulación de los circuitos de recompensa", explicó Robert Zatorre, profesor de neurología y neurocirugía y autor principal del estudio.

"Mostrar que este circuito puede ser manipulado de manera específica en relación con la música abre la puerta a muchas posibles aplicaciones futuras, en las que el sistema de recompensa debe regularse hacia arriba o hacia abajo".