UN MUNDO MEJOR
23/11/2017 11:45 AM CST | Actualizado 23/11/2017 11:47 AM CST

Disney envía un hermoso mensaje a los pequeños con su primera "princesa niño"

"¡Las princesas pueden tener vello!".

Hay una nueva princesa en el reino y su historia es diferente a todas las que Disney nos ha contado antes.

En el más reciente episodio de Star Vs. The Forces Of Evil, la primera serie animada creada por una mujer, Daron Nefcy, para el canal Disney XD, uno de los protagonistas, Marco Diaz, asume la identidad de la Princesa Turdina para ayudar a salvar de las malvadas garras de la directora, la señorita Heinous, al Reformatorio St. Olga para Princesas Caprichosas.

Todo va bien hasta que la señorita Heinous vuelve a la escuela y se da cuenta de que la Princesa Turdina es... ¡un niño!

¿Su prueba? Un pelo rizado en su pecho, que se esconde tras el resplandeciente vestido morado de princesa.

"¡Eso no demuestra nada! ¡Las princesas pueden tener vello!", responde una princesa entre la multitud.

"¡Creemos en ti, Turdina!", aclama otra princesa, notablemente peluda.

Incluso cuando Marco admite que es un chico, la multitud se niega a considerar el género como un rasgo clave para definir quién puede o no ser una princesa.

"¿Y qué pasa si es un chico?", pregunta una princesa. "¡Nada de lo que ha dicho está mal!", exclama.

"Él puede ser una princesa si quiere serlo", afirma otra.

"¡Turdina es una actitud!", estalla alguien antes de lanzar el grito de guerra: "¡Libertad para decidir!", y las princesas empiezan a atacar a la directora y a sus minions.

Fue un hermoso momento, y además resultó increíblemente didáctico para los niños que buscan respuestas sociales sobre lo que significa ser un niño o una niña—o por pertenecer a cualquier otro género— y lo que supuestamente es o no posible según la identidad de género con la nos relacionen los demás.

No es extraño que Star Vs. The Forces Of Evil ofrezca contenido innovador; de hecho fue la serie que tuvo el honor de mostrar el primer beso en una serie entre personas del mismo sexo.

Este artículo se publicó originalmente en The HuffPost EU.