INTERNACIONAL
23/11/2017 12:53 PM CST | Actualizado 23/11/2017 4:45 PM CST

Sirios que viven bajo asedio están comiendo basura para poder sobrevivir

Los niños están muriendo de inanición en la región controlada por los rebeldes del este de Ghouta.

Bassam Khabieh / Reuters
Hala al-Nufi, de dos años y medio, padece de un desorden metabólico que empeora con el asedio y escasez de comida en Ghouta.

A causa de la desesperación, los sirios atrapados en el este de Ghouta han comenzado a comer basura para sobrevivir mientras un asedio impuesto por el gobierno se fortalece aún más alrededor del ruinoso suburbio de Damasco. Muchos niños hambrientos en la región se han desmayado de hambre en las últimas semanas, según un nuevo informe del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas.

Las imágenes desgarradoras de Sahar Dofdaa, una niña demacrada que murió allí el mes pasado, llamaron la atención internacional sobre la difícil situación de los 400,000 residentes asediados de Siria. Otro niño que moría de hambre bajo el asedio se suicidó recientemente, dijo el PMA.

Mientras millones de familias estadounidenses se sientan a disfrutar de las fiestas de Acción de Gracias esta semana, los hombres, mujeres y niños del este de Ghouta, a merced del régimen del presidente sirio Bashar Assad, seguirán muriendo de hambre mientras recurren a "estrategias de adaptación", como consumir basura, forraje animal y restos de comida expirada.

Assad ha mantenido a la región controlada por los rebeldes a las afueras de Damasco bajo un asedio total desde 2013, poco después de que un ataque con gas sarín por parte de sus fuerzas matara a unas 1,429 personas. Cientos de civiles, más de la mitad de ellos niños, murieron por escasez de alimentos y medicamentos desde el inicio del asedio, dijo la Red Siria de Derechos Humanos en un informe el mes pasado.

El régimen ha intensificado su bloqueo en los últimos meses, evitando que sus propios ciudadanos desolados huyan y negándoles el acceso a los suministros de ayuda que se necesitan con urgencia. Solo seis convoyes de ayuda llegaron al este de Ghouta este año, según el sitio de noticias de Syria Deeply.

Bassam Khabieh / Reuters
Los residentes sirios reaccionan tras un ataque aéreo por el régimen de Bashar al Asad el lunes.
​​​​​​

Como se vio en la ciudad de Alepo, el asedio de Assad es una estrategia fuerte para ejercer el dominio y desafiar a quienes se oponen a su gobierno. El costo de civil es asombroso. Miles de personas murieron en Alepo cuando las fuerzas aliadas demolieron la ciudad con ataques aéreos y bombas de barril, convirtiendo la alguna vez vibrante metrópolis en una ciudad fantasma de escombros y cuerpos ensangrentados.

Ahora los expertos temen que Ghouta oriental, también bajo brutal ataque del régimen, se dirija hacia una transformación catastrófica similar. Informaron que decenas de civiles, sin tener a dónde ir, murieron a causa de una serie de ataques aéreos durante la semana pasada y que cientos más resultaron heridos. Más de una docena de niños estaban entre los muertos.

Se espera que la escalada de combates que comenzó el 14 de noviembre "deteriore aún más la terrible situación de seguridad alimentaria", advirtió el PMA. La gente del este de Ghouta, una vez una próspera zona agrícola, "ahora se ve obligada a depender únicamente de sus reservas de alimentos alarmantemente agotadas y de su producción propia limitada". Los precios de la escasa oferta de alimentos se han disparado a medida que la crisis se deteriora.

Mi hija llora porque sabe... que deberá irse a dormir con el estómago vacío. Residente del este de Ghouta

En muchos hogares con múltiples bocas que alimentar, "se da prioridad a los niños y los adultos a menudo pasan días enteros sin comer", agrega el informe. Algunas familias incluso han sido forzadas a adoptar "estrategias de rotación" en las cuales los niños que comen un día no comen al día siguiente.

"Me veo obligado a dividir la escasa comida que tengo, rotando entre mi hija de 13 años y mis nietos huérfanos de dos y tres años", dijo una mujer siria al PMA. "Mi hija llora cada vez que cierro la puerta porque sabe que hoy no es su turno y va a dormir con el estómago vacío".

Este artículo se publicó originalmente en The HuffPost.