UN MUNDO MEJOR
23/11/2017 1:46 PM CST | Actualizado 23/11/2017 1:52 PM CST

11 mujeres regresan al lugar en donde fueron acosadas sexualmente

“Exigen adueñarse de su sufrimiento”, dice la fotógrafa Eliza Hatch.

A principios de año, Eliza Hatch caminaba por las calles de Londres cuando un hombre pasó junto a ella y le dijo "alégrate un poco". Esas palabras provocaron que la fotógrafa de 23 años creara un poderoso proyecto de fotografía sobre el acoso sexual con el significativo nombre de "Cheer Up Luv" (Alégrate un poco, amor).

La serie de fotografías presenta a docenas de personas en diferentes lugares en donde las han molestado o acosado sexualmente. Cada mujer compartió su historia de acoso sexual. Muchas situaciones se dieron en lugares públicos como banquetas, esquinas y bancas públicas.

Hatch le dijo al HuffPost que después de que aquel extraño le dijo "alégrate un poco", ella se enojó muchísimo.

"Esa sencilla frase, que estoy acostumbrada a oír, me molestó tanto que tuve que hacer algo al respecto", dijo. "Me llevó a hablar con mis mejores amigas sobre nuestras experiencias con el acoso y terminamos intercambiando historias por cerca de una hora, como si el acoso sexual fuera algo de lo más normal".

Hatch decidió empezar el proyecto cuando sus amigos hombres expresaron su "incredulidad y horror" por el hecho de que sus amigas y ella sufrían mucho más acoso sexual del que ellos sufrían.

"Me di cuenta de que no sólo el acoso en sí mismo era problema, también la conciencia en torno a él", dijo.

"Iba en camino al trabajo y me quedaban unos minutos, así es que me senté en una banca. Un hombre estaba sentado a unas cuantas bancas de mí y se acercó y se sacó el pito para pasársela bien mientras me miraba fijamente a los ojos". Krupa

Hatch ha dicho que la serie ha sido muy bien recibida, y que una cantidad abrumadora de mujeres de todas las edades, tallas y etnias quiere participar.

"Ha sido tan terapéutico para las mujeres implicadas como para mí", explicó. "Las mujeres que fotografío han reaccionado de manera extremadamente positiva, están exigiendo adueñarse de su vivencia y convertir una situación de la que fueron víctimas a una de la cual quieren empoderarse".

Añadió que espera que esta serie ayude a que las voces de las mujeres que han sufrido acoso callejero sean escuchadas en las conversaciones.

"Este proyecto es para las mujeres que lo integran, y para quienes tienen historias qué compartir", le dijo Hatch al Huffington Post. Y agregó: "Quiero darle voz a las mujeres y hacer conciencia sobre un asunto del que se habla muy poco".

Más abajo podrás encontrar más imágenes que conforman la serie "Cheer Up Luv".

  • Jess
    Eliza Hatch
    "Iba camino a casa después del trabajo e iba hablando por teléfono mientras estaba por cruzar la calle. Un hombre detuvo su coche a media calle y me pidió que subiera. Le dije que no y traté de rodearlo, pero me impidió el paso. Trate de ir para atrás pero se movió de nuevo. Entonces gritó: '¡Sube al coche o te atropello!". Azoté mis puños en el toldo y le grité, lo que seguramente le sorprendió porque me dio tiempo de cruzar la calle y correr".
  • Florence
    Eliza Hatch
    "Durante el verano de hace dos años iba camino al supermercado en Marsella. Mientras un hombre bajaba de su auto, me dijo: 'La pute c'est magnifique (La puta es hermosa)', mientras pasaba".
  • Monica
    Eliza Hatch
    "Estaba en el metro y se me acercó un hombre mayor que empezó a hacerme preguntas. Éramos los únicos en el andén y empezó a decirme que si era soltera, que si era lesbiana, hasta que finalmente dijo: '¿Puedo enseñarte mi pene?'. Me estaba empujando hacia la orilla. Afortunadamente el tren pasó en ese momento, de otra manera ignoro qué me pudo haber hecho".
  • Gina
    Eliza Hatch
    "Me acababa de mudar a Nueva York y un día decidí ir al centro. Me subí a un tren y se subió un tipo que se paró frente a mí, agarró del tubo. Volteé mi cara y mi cuerpo al lado derecho, en vez de al cuerpo de ese hombre. Entonces vi de reojo un extraño movimiento a mi izquierda. Era su pene fuera de sus pantalones, y se lo estaba frotando. Rápidamente miré para otro lado. Sólo pensé que era enfermizo que hubiera hecho eso frente a mí. Soy bajita, así que siempre que alguien se para frente a mi mis ojos quedan al nivel de "esa" parte del cuerpo. Había muchos asientos libres y aún así él eligió permanecer de pie frente a mí. Así que sólo pensé en bajarme en la siguiente parada. No sabía qué hacer. Fue una experiencia muy rara".
  • Maya
    Eliza Hatch
    "Salíamos de un bar mis amigos y mi novia, y decidimos tomar un autobús para ir a otro lugar. Mientras esperábamos el camión, un hombre se me acercó, quería platicar conmigo. Sin dar más vueltas le dije que era lesbiana, y que estaba con mi novia. Él lo tomó como una especie de reto y empezó a decirme que yo sólo necesitaba su pito, y trató de enseñármelo. Afortunadamente uno de mis amigos se interpuso e hizo que el hombre se fuera. El incidente duró cerca de 20 minutos y fue muy traumático".
  • Gabriella
    Eliza Hatch
    "Tenía 15 años e iba camino a casa después de la escuela, como siempre hacía. Sólo que esta vez me topé con un hombre me mandaba besos desde su camioneta. Decidí ignorarlo porque me provocaba repulsión, pero él insistía en hacerlo y me gritaba cosas. Después de seguir por mi camino me di la vuelta y vi que se había estacionado, había abierto las puertas de la camioneta y se dirigía a mí. Afortunadamente estaba en la esquina de mi casa, así es que corrí hasta llegar a casa, sin mirar atrás".
  • Danielle
    Eliza Hatch
    "Iba en el tren rumbo a Croacia y cuatro tipos se sentaron a unos asientos de mí. Uno de ellos se sentó junto a mí sin pedir permiso y empezó a hacerme la plática. Durante las siguientes dos horas insistió en acercarse cada vez más a mí, tratar de tocarme y de acariciarme. Trató de poner la mano bajo mi chamarra. Yo le pedí una y otra vez que me dejara en paz. Había una pareja frente a nosotros, pero no hizo nada. Cuando se detuvo el tren, traté de moverme y pasé frente a él, tocó mi trasero".
  • Jess
    Eliza Hatch
    "Cuando tenía 12 ó 13 años, mis amigas y yo íbamos en camión rumbo a la escuela. Un hombre que tenía como 40 trató de tomar fotos con su teléfono bajo nuestras faldas. Le llamamos a la policía, pero dijeron que no podían hacer nada".
  • Dorina
    Eliza Hatch
    "Iba caminando en Manhattan cuando vi a un hombre que caminaba frente a mí. Llevaba a su hija de la mano, y su hijo venía detrás en su scooter. Mientras se acortaba la distancia, me di cuenta de que no dejaba de mirarme, mis piernas, mi vestido y mi escote. Cuando nos cruzamos se me acercó y me dijo, 'Mmmm, quiero probar tu chocolate'. Yo estaba horrorizada porque su hija estaba allí, viendo cómo su padre me agredía verbalmente y atrás su hijo aprendía sus acciones".
  • Juliette
    Eliza Hatch
    "Tenía 19 años y acababa de mudarme a París. El tren estaba atascado de gente y tenía a un tipo pegado a mi espalda que de repente comenzó a frotarse contra mí. Primero pensé que quería bajarse del tren, pero después comenzó a susurrarme en la oreja. Me di la vuelta para encararlo, muy enojada, pero él puso sus manos en mi cadera y empezó a moverse más. Pisé fuerte sus pies y salí corriendo del tren".

Visita el Instagram de Hatch para ver más imágenes de "Cheer Up Luv".

Este artículo se publicó originalmente en The HuffPost EU.