INTERNACIONAL
22/11/2017 5:55 AM CST | Actualizado 22/11/2017 5:58 AM CST

El exvicepresidente de Zimbabue será investido presidente tras destitución de Mugabe

Emmerson Mnangagwa será investido presidente el viernes, según información de la cadena local ZBC.

Jekesai Nijikizana/AFP/Getty Images

La presión obligó al poderoso presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, a dimitir el martes tras treinta y siete años en el cargo de esta nación africana.

En su lugar, el exvicepresidente destituido, Emmerson Mnangagwa, de 75 años de edad, será investido presidente el viernes, según información de la cadena local ZBC. "La investidura del camarada Mnangagwa está prevista para el viernes", afirma en su web.

Su nombramiento es una revancha para este cacique del régimen, apodado "el cocodrilo" por su carácter inflexible.

Mnangagwa, que ambicionaba el poder, fue destituido por Mugabe, de 93 años, porque quería favorecer las ambiciones políticas de su mujer Grace.

AFP/Getty Images
El expresidente de Zimbabue, Robert Mugabe, se dirige a miembros de su partido para mostrar su apoyo a su esposa Grace Mugabe, el 8 de noviembre de 2017.

Pero esta vez el veterano presidente calculó mal las consecuencias y la expulsión de Mnangagwa terminó finalmente con su propia caída.

Bajo la presión del ejército, que tomó el control del país la madrugada del 15 de noviembre de madrugada y de las manifestaciones en la calle para exigir su renuncia, Mugabe se resignó a lo que nunca pensó que tendría que hacer, dimitir.

Su dimisión fue anunciada el martes durante una sesión extraordinaria del parlamento y provocó un estallido de júbilo en las calles de una población exhausta por años de crisis económica y por un régimen autoritario.

"Con él en el poder la vida era un desafío. Ibas a la escuela, obtenías un diploma pero al final terminabas vendiendo crédito telefónico en las calles", dijo a Danny Time, una electricista.

El primer desafió del sucesor de Mugaba será poner en pie la economía, en un país donde el 90% de la población está en el paro.

"Un dictador por otro"

El ex número dos del régimen fue nombrado el domingo presidente del partido Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF, por sus siglas en inglés), y candidato para las elecciones presidenciales de 2018, en sustitución de Mugabe.

Pero el cambio de presidente no garantiza "más democracia", afirma el analista Rinaldo Depagne, del International Crisis Group (ICG).

Y la población es consciente de ello. "Con elementos del Zanu-PF todavía en el poder, tengo dudas de que haya avances", dice Munyaradzi Chihota, un empresario de 40 años.

"No queremos que cambien a un dictador por otro", dijo a la agencia AFP Oscar Muponda, otro habitante de Harare, la capital.

La Unión Africana se felicitó de la decisión de Mugabe "tras una vida dedicada al servicio de la nación zimbabuense", mientras China dijo respetar la decisión y prometió continuar las relaciones "amistosas" con el país.

Con información de AFP.