CONTENIDO PATROCINADO
19/11/2017 11:01 PM CST | Actualizado 06/12/2017 10:27 PM CST

Esto fue lo que aprendí en mi primer partido de futbol americano

Los jugadores no son tan altos como se ven la televisión, son mucho más.

Orlando Ramirez-USA TODAY Sports
USA Today Sports / Reuters
Orlando Ramirez-USA TODAY Sports

El desfile de jerseys de futbol americano empezó desde Calzada de Tlalpan. El tránsito comenzaba a hacer estragos en la paciencia de quienes ya querían llegar al Estadio Azteca.

Una vez adentro, los filtros fueron numerosos, pero no más que las personas que gritaron en cada anotación. Los caminos dentro del Azteca se llenaron de banderas, cerveza y música de Tom Jones porque el futbol americano es festejo y los mexicanos sabemos celebrar mejor que nadie.

Encontrar tu butaca fue solo un pretexto para apostar con desconocidos, porque la fe en el equipo no conoce de protocolos. El verde del campo te recordó a todas las veces que estuviste detrás de un televisor deseando estar aquí.

Bloomberg via Getty Images
Cesar Rodriguez/Bloomberg via Getty Images

Entonces, los jugadores salen a la arena esmeralda, los corazones palpitan y las gargantas se sincronizan.

Como una especie de ritual bélico antiquísimo, se entonaron los himnos, pero la casa se impuso porque es el hogar de todos.

Vino la primera patada y de ahí cientos de pisadas que nos sirven para crear nuevas estadísticas para los más técnicos y flamantes recuerdos para los emocionados.

Como te encontrabas en un estado muy parecido al trance, no viste venir que en el medio tiempo te hincharían el corazón de orgullo con los honores a todos los héroes que rescataron de los escombros a México el último septiembre. Personal de Protección Civil, del Heroico Cuerpo de Bomberos, policías y demás rescatistas, aparecieron a la mitad del Coloso de Santa Úrsula. Frida brilló una vez más.

Las rechiflas, los aplausos y las ovaciones no encuentran el silencio en ningún lugar de este inmueble jubiloso en que se convierte el Azteca cada que un equipo brilla, sin importar quién.

Getty Images
Buda Mendes/Getty Images

Patriotas perpetró 33 puntos frente a los ocho que apenas metieron -por la honra- los malosos de (todavía) Oakland. Con esa victoria, el equipo liderado por Tom Brady llegó a su octavo partido a favor. Brady completó 30 de 37 pases, Brady completó sus primeros 12 pases en fila, para 339 yardas, tres anotaciones y ninguna intercepción. Y como casi cada semana, el mariscal de Nueva Inglaterra volvió a romper un récord, ésta vez en ser el primer jugador en lograr más de tres pases por partido en tres países distintos.

Boston Globe via Getty Images
The Boston Globe via Getty Images

Cuando el final se acerca, los mariachis aparecen. Es una máxima en México. Y aunque ya acabó el encuentro después de tres horas y media de alborozo, la NFL parece saber que éste sólo es el principio de jornadas en las que el futbol americano parece más bien mexicano.

Bridgestone, patrocinador oficial de la NFL.

Cortesía.