MÉXICO
20/11/2017 6:26 AM CST | Actualizado 20/11/2017 6:26 AM CST

Entre la historia y la reconstrucción: la angustiante espera en Puebla

Metepec, Atlixco aún no puede pasar la página tras el sismo del 19S. El INAH ha tardado en permitirles a decenas de familias renacer debido a que la zona tiene un aval arqueológico.

En Puebla, epicentro del temblor del 19S, 46 personas perdieron la vida.
Elvia Cruz
En Puebla, epicentro del temblor del 19S, 46 personas perdieron la vida.

ATLIXCO, Puebla — A dos meses del sismo del 19 de septiembre, decenas de familias que perdieron sus casas en la localidad de Metepec, municipio de Atlixco, siguen viviendo en las calles. En algunos casos, voluntarios anónimos han acudido para construirles hogares temporales de lámina y en otros, duermen en casas de campaña que les hizo llegar la Fundación Telmex.

En este poblado, ubicado a una hora de la capital del estado, los damnificados no ven para cuándo puedan volver a dormir en sus hogares, pues la etapa de la reconstrucción está lejos y a diferencia de otras comunidades, requieren de permisos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) para demoler sus casas. De hacerlo, serán sancionados hasta con 90 mil pesos.

Elvia Cruz

La traza urbana de Metepec es parte del testimonio histórico urbano del Siglo XIX en la cual se estableció un concepto de caserío industrial que comprende 385 edificios históricos, por lo que para intervenirlos, debe existir el aval de dicho organismo.

"Ya nos cansamos de esperar la autorización del INAH para ver qué es lo que se puede recuperar. Ha pasado un mes y no tenemos respuestas. Nos urge saber qué va a pasar", dijo a HuffPost Laura Romero en la calle Benito Juárez mientras señala lo que quedó de su hogar.

Según el censo que realizaron las autoridades federales y locales, en Puebla hay 28 mil 371 viviendas dañadas, de las cuales, 5 mil 755 fueron pérdida total.

Voluntario anónimo lleva esperanzas

Elvia Cruz

Laura y su familia llevaban tres semanas durmiendo en una casa de campaña en el camellón, frente a su casa derrumbada, cuando a la zona llegó un hombre que llevó consigo, madera y láminas para ofrecerles un hogar temporal para esquivar la temporada de frío.

"Esas personas no se dan en cualquier lugar, son superespeciales porque es muy difícil que alguien que tiene las posibilidades económicas para ayudar lo haga (...) afortunadamente tuvimos esa suerte de conocerlo, de verlo y de que nos ayudara", dijo esta mujer de 35 años de edad, quien es la fuente de manutención de otros cinco integrantes de su familia: su hija, sus padres y dos hermanas menores.

Elvia Cruz
Uno letrero en una de las casas provisionales, en el que se agradece a los voluntarios.

Al igual que Laura, tan solo en esta calle, una veintena de familias viven en las casas de lámina de tres metros de ancho y cinco por largo, mientras luchan ante el INAH para que les permitan tirar las paredes. En algunas de las casas, personal del Fondo de Desastres Naturales (Fonden) marcó algunos folios, pero no informó a los afectados ante quién y a partir de cuándo podrán acceder a los apoyos económicos.

Elvia Cruz
Dos meses dentro de reducidos espacios, mientras esperan el permiso del INAH para derrumbar y reconstruir.

Según la información oficial, a quienes lo hayan perdido todo, recibirán una tarjeta con un fondo por 120 mil pesos y 40 mil pesos para quienes hayan registrado daños menores y parciales

Vivir en casas de campaña

El caso de Juana Rivas García, de 58 años de edad, es otra muestra de que la reconstrucción va a pasos de tortuga, pues a semanas del temblor tampoco sabe si su hogar debe ser demolido o no, aunque "se fue toda de lado" y es imposible entrar.

Aunque su hogar quedó inhabitable, se encuentra en la colonia Santa Elena en este mismo municipio, Atlixco. Juana salió en búsqueda de dónde pasar las noches desde el 22 de septiembre hasta que encontró un lugar en las canchas deportivas de Metepec.

Elvia Cruz
Algunas de las casas de campaña donadas por la Fundación Telmex.

Elvia Cruz

Junto con dos de sus nietas que recién dieron a luz, pernocta en una casa de campaña que les donó la Fundación Telmex.

La preocupación se ha vuelto alarmante para esta mujer de la tercera edad debido a que por el frío, los bebés se han enfermado.

"Yo sí quiero ayuda, que me reparen mi casa (...) no tenemos a dónde ir, ni a quién acudir", dice a HuffPost en entrevista, sin poder contener la nostalgia en que de un día a otro lo perdió todo, y ahora tiene que cocinar en la calle para sobrevivir.

HuffPost México