ESTILO DE VIDA
21/11/2017 8:18 AM CST | Actualizado 21/11/2017 8:57 AM CST

Cómo el patriarcado daña a hombres y niños también

Con frecuencia es algo más sutil.

Todos los días surge otra historia sobre un hombre influyente que usa su posición influyente para salirse con la suya en casos de acoso sexual serial, o peor. En consecuencia vemos todos los días en las noticias recordatorios de la forma en que el patriarcado daña a las mujeres y niñas.

Pero los hombres y los niños, especialmente los que no caen dentro de las normas aceptadas de género, también resultan dañados por el patriarcado en formas que son obvias y más sutiles.

"Es un mito que la violencia en una cultura sólo afecte a los blancos específicos, y el patriarcado es una forma de violencia cultural", dice Amanda Lindamood, directora de entrenamiento y compromiso con la comunidad del Centro de Crisis de Violación de DC (DCRCC). "Cuando se limita la forma en la que puedes involucrarte en una relación, la forma en que te relacionas con tu cuerpo, y la forma en que sientes tu poder para que no sientas nada, entonces pierdes mucha autenticidad. También pierdes tu habilidad para reafirmar tus necesidades emocionales y manejar tus relaciones y no puedes desarrollar esas habilidades que son cruciales para mantener tus relaciones".

El DCRCC, junto con ReThink, una organización que trabaja con jóvenes y niños "para acabar con las normas culturales que provocan violencia sexual", y el grupo llamado Collective Action for Safe Spaces (Acción Colectiva por Espacios Seguros o CASS), una organización que "moviliza a la comunidad en contra del acoso y los ataques sexuales", se asociaron para lanzar un programa llamado Rethink Masculinity (Repensar la Masculinidad), un grupo que busca crear consciencia y en donde los hombres aprenden cómo la forma en que lo masculino se ha formado los daña a ellos mismos y a la gente que los rodea.

Aquí te contamos cómo el patriarcado afecta a los hombres y a los niños.

1. Puede reforzar normas de género rígidas

No siempre es claro cuando a los hombres o los niñoslos daña la violencia basada en género porque ese tipo de violencia podría no ser física o ser encubierta, dice Jessica Raven, directora ejecutiva del CASS.

"Me encontraba en un supermercado con mi hijo de tres años el otro día cuando un empleado le dijo burlonamente: 'En realidad tú no quieres esos stickers con florecitas', como si estuviera mal que a los niños les gustaran las flores", dice Raven. "Las interacciones cotidianas como esta refuerzan las normas de género rígidas, lo cual podría lastimar a personas de todos los géneros".

Este tipo de interacciones tienen efectos duraderos en los niños, quienes crecen creyendo que no pueden expresar lo que sienten, o tener un hobby o empleo que no sea lo "típicamente masculino". También influirá en sus relaciones a futuro, su autoestima y su salud mental.

2. Pueden estimular la masculinidad tóxica

Quizá hayas escuchado el término 'masculinidad tóxica´aplicado a las explicaciones de algunas de las normas y expectativas negativas que se aplican a los hombres y niños en nuestra sociedad. "La masculinidad tóxica es la forma en que la vida social se aplica a los niños y hombres para que ejecuten la masculinidad; es decir, a través emociones suprimidas, dominación y agresión", dice Raven.

"Para dejarlo totalmente en claro, la masculinidad tóxica es un modelo específico de la hombría la cual se encamina a crear dominación y control. Es una hombría que considera a las mujeres y a las personas LGBT como inferiores, que considera al sexo no como un acto de afecto, sino de dominación, y que valoriza la violencia como la ruta para probarse a uno mismo ante el mundo", escribió Amanda Marcotte en Salon.

Y añade: "La masculinidad tóxica aspira a la rudeza, pero es, de hecho, una ideología basada en vivir con temor: el temor de parecer suave, tierno, débil o algo menos que varonil. Esta inseguridad probablemente sea la más notoria característica de la masculinidad tóxica".

3. Podría forzar a los niños a apegarse a estereotipos dañinos de la masculinidad

Muchos de estos estereotipos masculinos dañinos se infiltran en niños cada vez más pequeños. De acuerdo con Lindamood, algunas de las formas en que la masculinidad tóxica afecta a los hombres y niños los llevan a ser insensibles a las emociones, presionarse a sí mismos a fin de parecer rudos y a parecer atractivos o ser atraídos por las niñas.

"A los pequeños se les enseña desde corta edad que expresar sus emociones es un taboo. Esto les provocará daños en sus relaciones de largo plazo entre ellos y con personas de otros géneros", dice Raven.

4. Dificultan ir más allá de estos estereotipos

"El patriarcado siempre es contextual y sus lecciones se acumulan en el tiempo" dice Lindamood. "Mientras internalizas por más tiempo algo, será más difícil escapar de la influencia sobre tu comportamiento". Y mientras más tiempo viva uno con las consecuencias de estas expectativas demostradas de forma interna y externa, será más difícil escapar de sus efectos", dice.

5. Fomenta la violencia

Los efectos negativos del patriarcado no sólo son emocionales. La masculinidad tóxica puede detonar violencia, tanto física como sexual, en contra de las mujeres, y seguido puede ser fatal.

"En la masculinidad tóxica hemos racionalizado y justificado el uso del control, la violencia y la fuerza para obtener satisfacción, además de que defendemos esa racionalidad en un nivel social", dice Lindamood.

"Lo vemos así en nuestras narrativas sobre la protección, el heroísmo, la nacionalidad o los valores familiares, y luego identificamos esos sistemas de valor como masculinos de manera inherente".

Ejemplos de los fatales resultados de la masculinidad tóxica los vemos a diario, desde asesinatos masivos con armas de fuego a la violencia doméstica e inclusive el suicidio.

6. Puede detonar problemas de salud mental

De acuerdo con CBC, la masculinidad tóxica podría estar cuadruplicando la tasa de suicidios de los hombres canadienses. Un estudio dirigido por el Dr. Joel Wong reveló una claro vínculo entre las normas de género y la mala salud mental de los hombres.

"Mi estudio da sustento y confirma las investigaciones realizadas los últimos 60 años sobre cómo la gente que se apega a la masculinidad tiene una mala salud mental", dijo Wong.

Debido a que los hombres tienen que asumir esas normas tóxicas de género durante todas sus vidas, ellos podrían terminar suprimiendo sus sentimientos, lo cual los puede lastimar a ellos y a quienes los rodean.

Los investigadores también descubrieron que los hombres que se adhieren a las normas de género dictadas por la sociedad disminuyeron sus niveles de salud mental y elevaron su tendencia a no pedir ayuda. Ocho hombres cometen suicidio cada día en Canadá, reportó CBC.

7. Hay maneras de escapar de la masculinidad tóxica

Programas como Repensar la Masculinidad ayudan a los hombres a identificar los estereotipos negativos y aprender a olvidarlos, así como a denunciarlos cuando ven a otros hombres seguirlos.

"Repensar la Masculinidad busca crear una cultura más robusta, ofrece a los hombres que hayan provocado o padecido daños un espacio para mejorar y les proporciona estrategias para evitar la violencia de género", dice Raven. "Hay investigaciones que demuestran que contar con herramientas para detener la violencia de género ayuda a disminuir la posibilidad de que los hombres incurran en comportamientos sexistas en la vida diaria".

Aunque puede ser difícil para los hombres identificar cómo los afecta el patriarcado y la masculinidad tóxica, depende de ellos reconocer las señales, comprender de dónde provienen los comportamientos negativos, y aprender cómo enfrentarlos.

"Cuando el patriarcado les dice a los hombres que está bien tocar el trasero de una mujer, o darle órdenes, o mirar mucho porno, o negar a ellas su espacio -y aceptar esto como una manera aceptable de tratar a otro ser humano- les niega la oportunidad de comprender porqué ansían esas ganas de poder. El ego quiere dominio y control. Y el ego masculino está hoy por todas partes", escribió Jordan Stephens en The Guardian.

Y añade: "Aceptar el patriarcado proveniente de algún lugar o con la promesa de un falso beneficio evitará que sientas un verdadero amor por tí o que comprendas a los demás. Está bien sentirse tristes. Está bien llorar. Está bien haber amado a tu mamá y a tu papá cuando crecías. Está bien extrañarlos o haber querido más afecto. Está bien que te des un momento para pensar en estas verdades, a fin de permitir a tu cerebro que procese estas emociones a fin de saber exactamente qué hacer. Así que nutre tu propio yo. Habla con honestidad con los que te rodean, y da la bienvenida a la noción de que con sólo entenderlos habrás hecho más de lo que hiciste en el pasado".

Con información de Chloe Tejada