ESTILO DE VIDA
17/11/2017 6:30 AM CST

¿Sabes si tienes una personalidad creativa? 4 formas fáciles de fomentar la creatividad

Si no lo sabes, ¿¡cómo sobrellevas la incertidumbre!?

¿Tienes una personalidad creativa?

La clave para contestar esta pregunta está en la principal característica de la creatividad. El pensamiento divergente. Divergente quiere decir 'tratar de ser diferente o desarrollarse en direcciones diferentes' y si eres un pensador divergente entonces puedes considerar un problema o una pregunta y generar muchas posibilidades de solución o de respuesta.

"Cuando alguien es creativo generalmente puede engancharse en este proceso de pensamiento divergente, así es que cuando encuentran el proceso para resolver un problema... pueden ver el panorama más amplio en donde existen muchas posibilidades en lugar de quedarse atrapado en el lugar en el que buscan una sola respuesta o una solución perfecta", dijo al HuffPost Australia el profesor adjunto David Cropley.

De hecho, las tendencias creativas tienen una relación con el tipo de personalidad que tiene 'apertura a la experiencia', que es uno de de los grandes 5 rasgos de personalidad. 'La apertura a la experiencia' describe a personas que buscan aventuras, son curiosas y tienen ideas poco comunes.

Esta persona también es imaginativa, independiente y da prioridad a una serie de experiencias que no sean el orden y la rutina. Cropley dice que estos elementos forman parte de la personalidad creativa y caracterizan a un individuo que puede sobrellevar la incertidumbre.

"Las personas creativas tienen también la capacidad de no apagarse frente a la incertidumbre o ante la falta de claridad", dice Cropley.

"Una persona creativa parece tener la habilidad de mirar al mundo y decir 'no me importa si hay falta de claridad o incertidumbre, eso me permite pensar en muchas ideas', mientras que otras personas consideran que esto es algo malo y tratan apagarse frente a la incertidumbre".

La creatividad es importante porque es una pieza clave en la innovación y el progreso. También nos ayuda en la vida diaria para adaptarnos a los retos o a un mundo dinámico que cambia rápidamente.

"El pensamiento divergente es algo pero puedes usarlo para resolver un problema para poder hacer mejor las cosas y para adaptarte a los cambios en tu vida... es un ingrediente vital para tratar con un mundo en donde el cambio es constante", dice Cropley.

"Puede ser algo como llegar a casa cuando el metro está descompuesto o cómo inventar una cura para el cáncer. Todo esto supone nuevos retos todo el tiempo".

¿Eres una persona que no busca aventuras o prefiere el orden y la rutina? Bueno, eso no es ningún problema. Cualquiera puede aprender a pensar divergentemente y a fomentar la creatividad. Cropley describe la creatividad como un hábito, lo cual puede mejorarse con práctica y refuerzos.

Cuatro formas fáciles de fomentar la creatividad

  1. Busca nuevas experiencias

Salte del camino para abrirte a nuevas experiencias y fortalecer tu capacidad para adaptarte a una nueva situación, ya sea una nueva ciudad cuando viajas o un proyecto nuevo en el trabajo. Cuando sales y buscas activamente nuevas experiencias, los problemas surgen y tendrás que pensar divergentemente para resolver el problema.

Cropley dice que aceptar la incertidumbre tendrá como resultado respuestas creativas y después de un rato esta reacción se volverá natural.

"Es básicamente un hábito y como cualquier hábito, puedes trabajar en él y mejorar. Se vuelve parte de tu rutina, así es que date permiso a ti mismo de experimentar cosas nuevas".

2. Cuestiona las suposiciones

Todo se resume en cuestionar el estatus quo.

"Así es que cuando te enfrentes a una nueva situación y digas, 'siempre hacemos lo mismo', detente y reflexiona. ¿Por qué siempre así? ¿Por qué siempre lo hacemos así? Y piensa, ¿lo podemos hacer de una mejor forma? Así es que no aceptes todas las suposiciones de entrada", dice Cropley.

3. Trata de exponerte a algunos riesgos

Se trata de decisiones de bajo riesgo que ayudan a fomentar el pensamiento creativo.

"Tomar riesgos es una parte inherente de la creatividad y construyes una especie de inmunidad ante el temor de tomar riesgos seguido".

Un ejemplo podría ser llegar a casa por un camino diferente y arriesgar una ruta que tarda menos tiempo. Estos pequeños riesgos te enseñan que tomar riesgos es necesario para experimentar cosas nuevas.

4. Aprende a tolerar la incertidumbre

La tolerancia a la incertidumbre y a la ambigüedad es vital para abrirse a la creatividad.

"A algunas personas no les gusta la incertidumbre y la evitan y a otras personas les encanta", dice Cropley.

"Hay ocasiones en las que las personas se enfrentan a situaciones en las que no saben qué hacer y en vez de apagarse y esperar a que las cosas se resuelvan, pues las aceptan. Esta es una oportunidad para aceptar e intentar algo".

Cropley dice que con tan sólo permitirte el ser creativo te ayuda a alcanzar el pensamiento divergente auténtico.

"Los que estudian la creatividad saben muy bien que con tan sólo decirle a alguien 'quiero que seas creativo en este momento', algo cambia en la creatividad de esta persona.

"Es casi como darle permiso psicológico a alguien de pensar que la creatividad puede fomentar la creatividad de manera positiva".