UN MUNDO MEJOR
15/11/2017 7:03 AM CST | Actualizado 15/11/2017 8:58 AM CST

Por qué los hombres se masturban frente a las mujeres sin su consentimiento

Una terapeuta y un psicoanalista hablan del perturbador patrón de las acusaciones contra Louis C.K.

Cinco mujeres acusaron a Louis C.K. de mala conducta sexual en un reportaje del New York Times. La mayoría de las acusaciones involucran actos de masturbación que el comediante realizó sin el consenso explícito de las mujeres.

Las comediantes Dana Min Goodman y Julia Wolov describieron cómo C.K. las invitó a la habitación de su hotel en 2002, en donde el comediante presuntamente se desnudó y se masturbó mientras ellas miraban "paralizadas".

La actriz y escritora Abby Schachner recordó escuchar cómo Louis C.K. se masturbaba ruidosamente, durante una llamada telefónica con ella en 2003. Lo mismo, sin su permiso.

La comediante Rebecca Corry le dijo al Times que Louis C.K. le preguntó si se podía masturbar delante de ella en 2005, petición que ella negó.

Otra mujer, quien habló en anonimato, afirmó que C.K. se masturbó mientras ella miraba en los 90s en el set del Show de Chris Rock. Tras eso, la mujer "cuestionó su comportamiento".

Estas no son ni de lejos los únicos relatos de hombres poderosos que utilizan la masturbación como un arma de ataque sexual.

La periodista de televisión Lauren Sivan le dijo al HuffPost que hace 10 años Harvey Weinstein la acorraló en un pasillo y se masturbó delante de ella para luego eyacular en una maceta cercana. La modelo Angie Everhart le dijo a TMZ que Weinstein se tocó a sí mismo de pie mientras ella dormía.

FilmMagic

Desde el mes pasado, un enorme número de mujeres ha hecho públicas sus acusaciones de acoso sexual por parte de hombres poderosos, en sus respectivas industrias. Algunos de esos encuentros incluyen actos de masturbación no consensuada, un comportamiento de abuso que no se discute tan frecuentemente.

En entrevista con el HuffPost, Quandra Chaffers, una terapeuta de San Francisco, especialista en comportamientos sexuales problemáticos, dijo que no hay nada inherentemente inusual o no saludable en la masturbación como un acto sexual: "La masturbación (en sí misma) es simplemente un acto de reconocimiento propio que nos hace sentir bien, que no difiere del acto de comer al sentir hambre ", dijo Chaffers.

Nuestra sociedad sigue siendo puritana y temerosa del placer. No quiero tomar el camino que lleva a satanizar a la masturbación. Quandra Chaffers.

Chaffers dice que la necesidad de masturbarse en frente de una persona sin su consentimiento, sin embargo, debería clasificarse como una expresión de violencia, no como un acto sexual perverso.

La persona utilizó la masturbación como un arma, no muy diferente a una pistola. Es violenciaQuandra Chaffers.

Chaffers ha dicho que el consentimiento es fundamental cuando se discute la materia de ataques sexuales.

La conducta expresada a través de un acto de masturbación no solicitado no deriva de una motivación psicológica, o de una intención diferente a la del abuso físico o verbal.

Algunas veces, dice Chaffers, los perpetradores optan por masturbarse en lugar de atacar sexualmente a sus víctimas como una forma calculada de evitar la rendición de cuentas.

Hay un gran esfuerzo ahí para evitar que los atrapen. No es muy diferente a un ladrón de bancos que utiliza una máscara. Ellos piensan: 'Si no la toco o si no termino, no quedará huella'. Quandra Chaffers.

Jean-Paul Pelissier / Reuters

Chaffers también reconoce que otro factor que pudiera alentar a algunos abusadores sexuales es su pobre entendimiento de qué es la violencia sexual: "Algunos hombres cometen una violación coercitiva sin darse cuenta de que lo han hecho".

De acuerdo con la experta, "ellos piensan, por ejemplo, que no hay problema con darle a una mujer un trago de más con la idea de que algo más sucederá. Los hombres están entrenados para pensar: 'Bueno, no la sometí'. En realidad, nuestras ideas sobre lo que es la violencia son muy estrechas".

Esta idea se confirma por algunas de las reacciones que inundaron Twitter tras las acusaciones en contra de Louis C.K.

Las autoridades del Departamento de Justicia de EU definen el ataque sexual como "cualquier tipo de contacto o comportamiento sexual, que ocurre sin el consentimiento explícito de la parte receptora".

La psicoanalista Daley M. Kramer dijo al HuffPost que ella cree que la necesidad de masturbarse, mientras se obliga a una persona no dispuesta a ver, deriva no sólo del deseo del poder y control, sino también de sentimientos de enojo, debilidad, humillación y vergüenza.

"No existe un término clínico para ello; es pura vergüenza", dijo Kramer.

"Y no se trata de un tipo particular de vergüenza. La gente tiende a sentirla de diversas formas. No sabemos si la persona en cuestión fue víctima de bullying o se avergonzó por algo en su niñez. No sabemos qué provocó que quisiera avergonzar a otros y avergonzarse a sí mismos".

Cuando le preguntamos si un desorden como el exhibicionismo —o actuar por una necesidad de exhibirse, acariciarse o estimularse frente a un extraño— era un probable factor que motivara esta situación, Kramer fue cauta al responder.

Lucas Jackson / Reuters
Beverly Young Nelson señala la fotografía de ella en el anuario de la preparatoria, mientras denuncia al candidato a senador de Alabama, Roy Moore, de acoso sexual cuando ella tenía 16 años.

"Tienes que fijarte en lo que el desorden del exhibicionismo realmente significa", dijo la especialista."¿Qué lleva a una persona a exhibirse a sí misma? ¿Qué obtienen con ello? ¿Qué es lo que pretenden? Se tiene que hablar con esa persona para saber qué pasa".

Uno no puede simplemente etiquetar a las personas. No soy fan de hacer esto sin antes hablar con ellos, pues creo que es peligroso. Nos precipitamos al decir que una persona es narcisista, que la otra es obsesiva... Estas etiquetas nos llevan a pensar que sabemos algo de alguien sin siquiera conocerlos.Daley M. Kramer

La masturbación sin consentimiento es una manifestación de "hostilidad sexual" en contra de la víctima, cuyo origen se puede establecer debido a un trauma infantil o un abuso, explicó la terapeuta sexual Alexandra Katehakis, en una entrevista para The Cut.

Kramer está de acuerdo con esa posibilidad: "En términos de desarrollo, todos pasamos por fases diferentes. La masturbación podría relacionarse con una fase en el desarrollo de una persona que no pudo completar o terminar. Vemos diferentes partes de nosotros atoradas en diversas partes y eso se refleja en nuestro comportamiento", dijo Kramer.

Sin embargo, a Chaffers le molesta la idea de que las víctimas de abuso sexual infantil, en particular, sean más proclives a convertirse en abusadores sexuales en su edad adulta: "En algunos análisis recientes se dice que una combinación de eventos traumáticos en la infancia se relaciona, pero no son predictivos de abuso sexual en algunos casos de ofensores. Sin embargo, el abandono, la negación o el abuso físico podrían ser indicadores más efectivos, dijo Chaffers.

De cualquier forma, Chaffers cree que la historia personal no es el factor principal que conduce al comportamiento de acoso.

Si pudiera identificar una razón para realizar ofensas sexuales, sería la falta de empatía. No historias de trauma, ni preocupaciones respecto de la masturbación. Se trata de falta de empatía.Quandra Chaffers.

Añadió que de manera recurrente le toca ver que los ofensores tienen una percepción distorsionada de sus víctimas.

Getty Images
El fin de semana pasado, California fue testigo de la marcha #MeToo Survivors, donde cientos de personas marcharon en respuesta a las múltiples acusaciones de acoso sexual que han surgido en los últimos meses.

"Ellos creen que el niño, que disfruta abrazos y atenciones, disfrutó o deseaba el abuso, a pesar de las evidencias contrarias. Ellos creen que su colega femenina simplemente quiere que la persiga sexualmente un hombre de poder, en vez de procurar hacerse un nombre por sus propios méritos, lo cual no difiere de su contraparte masculina", explicó.

Agregó que en sesiones pasadas con hombres abusivos, se dio cuenta de que ellos creen que las víctimas merecían el abuso, "sobre todo porque les faltaron el respeto a ellos, les gritaron, o hicieron algo similar que les diera ese permiso de detonar las cosas".

"Algunos ofensores sexuales son similares en cuanto a que eligen víctimas vulnerables, luego crean una historia falsa sobre el consentimiento de la víctima en su abuso. Y cuando se les presenta la evidencia de que la víctima salió lastimada en el abuso, ellos usan tácticas de negación como la justificación o la mentira, olvidan lo que sucedió, omiten información y culpan a la víctima a fin de convencerse a sí mismos y a los demás que no hay nada incorrecto con el abuso".

Una muestra de hombres poderosos, que incluye a Louis C.K., ha salido en las noticias recientemente por haber utilizado su privilegio y estatus para deshumanizar, acosar, y silenciar mujeres que no contaban con recursos. Sin embargo, los patrones de violencia sexual no se limitan a los ricos y famosos.

MARK RALSTON via Getty Images

Luego de que se conoció el caso de Louis C.K. la semana pasada,algunas mujeres compartieron en Twitter sus primeras experiencias de haber sido forzadas a mirar cómo un hombre se masturbaba.

"¿Cuándo fue la primera vez que un tipo se la sacudió delante de ti sin tu consentimiento?", preguntó a través de Twitter Eve Peyser, redactora de Vice. "La razón por la que pregunto es porque creo que a la mayoría de mujeres que conozco les ha ocurrido más de una vez".

Las respuestas cayeron en caudal: en el metro, en la parada del bus, en la cancha de tenis, en un puente en la noche... La mayoría de ellas era menor de edad cuando sucedió por primera vez.

"Piensen en lo que sucede en el metro, en el autobús, en el tren", dijo Kramer.

Alguien se frota contra ti con su erección, o mete sus manos en sus pantalones. Esas son formas de masturbación, no sólo lo es cuando se sacan el pene. Daley M. Kramer.

Kramer añade que debido a que la masturbación casi no se discute en la cultura popular, sobre todo en relación con los ataques sexuales, la víctima padece un impulso adicional para quedarse callada, lo que da a los abusadores una capa extra de protección".

Mientras más ambiguo y subrepticio sea el acto de violencia sexual, señala Kramer, será menos probable que la víctima lo declare. "La gente es muy buena para decir: 'Oh, vamos a mirar mejor a la izquierda' en lugar de fijar su atención en lo que realmente sucede", afirmó.

Un atacante sexual que elige masturbarse en lugar de atacar físicamente a una víctima lo hace simplemente a manera de preferencia. "Pudiera ser una fantasía particular que esa persona disfruta", dice Chaffers.

Como con el sexo consensual, todos tenemos preferencias. Sin embargo, la línea que divide tiene que ver con el gozo. Y en esos casos los ofensores se aseguran de que la otra persona no reciba placer. Es traumático o excitante atrapar a alguien con la guardia baja o perpetrar esto en contra de alguien quien no puede ejercer control.Quandra Chaffers

El ataque sexual no tiene que ver con el sexo, sino con el control, afirman tanto Chaffers como Kramer.

Si acaso, el acto de masturbarse delante de otra persona sin su consentimiento solamente enfatiza esa diferencia.

"El razonamiento no difiere de cuando alguien quiere robar a una persona a punta de pistola, pero no gastarse el dinero", dijo Chaffers.

"Se trata del poder, del poder sobre los demás".

Este artículo se publicó originalmente en The HuffPost EU.