MÉXICO
15/11/2017 6:15 PM CST | Actualizado 15/11/2017 6:17 PM CST

Mexicanas invierten horas en atención médica… sin paga

Una investigación destaca la desigualdad que existe entre mujeres y hombres, respecto a este sector.

Merck

En México, de cada 100 horas que las mujeres emplean en atención médica, en promedio 27 son remuneradas y 73 no remuneradas. En hombres los cálculos son 69 horas remuneradas y 31 horas no remuneradas, informó la Fundación Mexicana para la Salud (Funsalud) y la empresa Merck.

A través de la investigación "Valorando lo Invaluable: Las Contribuciones de las Mujeres a Familias Saludables y Economías Saludables", Funsalud y Merck destacaron los retos a los que se enfrentan las mujeres en este sector y la falta de apoyo a las mismas.

"El valor de las muchas horas — remuneradas y no remuneradas — que las mujeres invierten en atención médica en México es de al menos 1.6 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) del país en 2014, o 13.9 mil millones de dólares (casi 190 mil millones de pesos)", destaca la investigación.

Añade que las horas no remuneradas de atención médica equivalen a más del 55% del valor económico total de las contribuciones de las mujeres al área de salud, y que en promedio los doctores ganan 30% más que las doctoras.

En esta desigualdad, el 43% de las doctoras está desempleada o subempleada, mientras que en el caso de los hombres equivale al 21%.

"No podemos abordar debidamente los obstáculos que enfrentan las mujeres a menos que los entendamos, lo cual significa recolectar y evaluar los hechos", explica la doctora Belén Garijo, miembro del Comité Ejecutivo y CEO Healthcare en Merck.

Para lograr una mejoría, emitieron recomendaciones en las que es necesario ampliar y fortalecer los programas de seguridad social, entre los que subrayan alargar el permiso por maternidad a 14 semanas como lo recomiendan las agencias internacionales, así como el de paternidad que tan solo es de 15 días.

Asimismo insta a desarrollar los servicios de guardería que son escasos, y en el caso del apoyo social que aplica solamente al cuidado de niños durante los primeros meses de vida, prolongarse para cubrir enfermedad familiar grave sin importar edad, discapacidad y cuidado al final de la vida.

La investigación reitera la necesidad de apoyar equitativamente a ambos géneros y extender el servicio a familias que no tienen cobertura de seguridad social.